El aire más tóxico del mundo está en la India
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El aire más tóxico del mundo está en la India

COMPARTIR

···

El aire más tóxico del mundo está en la India

Ya no es China, sino la India quien tiene el problema más grande de contaminación del mundo.

Bloomberg Por Iain Marlow
22/10/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

China, la mayor economía de Asia, se ganó hace rato una reputación por sus cielos con smog. Pero por estos días, la vecina India libra una batalla mucho mayor contra la contaminación: el país del sur de Asia tiene las 10 ciudades más contaminadas del mundo.

En las afueras de la capital de la India, Nueva Delhi, Kusum Malik Tomar conoce el precio personal y económico de respirar el aire más tóxico del mundo. A los 29 años, se enteró de que la contaminación era el probable causante del cáncer que crecía dentro de sus pulmones.

Ella nunca había tocado un cigarrillo. Su esposo Vivek vendió tierras para pagar su tratamiento y les pidieron prestado dinero a familiares. Sus ahorros desaparecieron lentamente.

"El Gobierno está pensando en el crecimiento económico del país, pero la gente muere de enfermedades o las padece", dijo Tomar. "¿Cómo se puede crecer económicamente cuando, dentro del país, los ciudadanos enfrentan problemas económicos debido a la contaminación del aire?".

India lleva largo rato tratando de adoptar el tipo de enfoque nacional coordinado que ayudó a China a reducir la contaminación. Ahora, el Gobierno del primer ministro Narendra Modi está impulsando nuevas iniciativas que, según afirma, empiezan a reducir el aire peligroso.

Pero los avances tendrían que ser lo suficientemente amplios como para superar otras facetas del crecimiento desenfrenado de la India, desde el polvo que dejan miles de obras de construcción hasta los escapes de millones de autos nuevos.

Si se implementaran con éxito políticas estrictas para combatir el smog, los ciudadanos y el Gobierno de la India serían mucho más ricos. Según cálculos del Banco Mundial, los gastos en atención médica y las pérdidas de productividad causadas por la contaminación le cuestan a India hasta el 8.5 por ciento del PIB. Con su tamaño actual de 2.6 billones de dólares, eso significa cerca de 221 mil millones de dólares por año.

Cuando Arvind Kumar, del Hospital Sir Ganga Ram de Nueva Delhi, comenzó a ejercer como cirujano de tórax en 1988, el 90 por ciento de sus pacientes con cáncer de pulmón eran fumadores varones de mediana edad.

Ahora, dice, el 60 por ciento de sus casos son no fumadores y la mitad son mujeres. Las diminutas partículas transportadas por vía aérea se han vinculado con enfermedades como el asma, las dolencias cardíacas y el cáncer de pulmón, lo que contribuyó a la muerte de más de 1.1 millones de indios en 2015, según el Health Effects Institute, una organización sin fines de lucro.

La cantidad de días “muy insalubres” o peores —cuando los niveles de partículas peligrosas llamadas PM2.5 superaron las 200— en Nueva Delhi aumentó de 66 en 2015 a 84 en 2017, según un análisis de datos de calidad del aire de AirVisual, que rastrea estos parámetros. En Pekín, la cifra bajó de cerca de 43 días a 20 en el mismo período.

Hay un reto adicional. En la democracia caótica de la India, donde se suele considerar la pobreza y el desempleo como preocupaciones más importantes, las diferentes ramas del Gobierno dirigidas por partidos políticos en competencia a veces tienen pocos incentivos para colaborar en materia de contaminación.

Raghav Chadha, un portavoz del Partido Aam Aadmi, que encabeza el Gobierno local de Nueva Delhi, se queja de que su partido tiene poderes limitados sobre la contaminación y solo puede tomar medidas pequeñas, como prohibir temporalmente la construcción.

"Lo que hace falta es coordinación entre los Gobiernos de varios estados bajo el liderazgo del Gobierno central", dijo, y agregó que su partido tiene "graves diferencias" con el Gobierno de Modi.