Búnkeres en Nueva Zelanda, el plan de escape de millonarios de Silicon Valley en caso de apocalipsis
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Búnkeres en Nueva Zelanda, el plan de escape de millonarios de Silicon Valley en caso de apocalipsis

COMPARTIR

···

Búnkeres en Nueva Zelanda, el plan de escape de millonarios de Silicon Valley en caso de apocalipsis

En los últimos meses, dos búnkeres de supervivencia de 150 toneladas viajaron por tierra y mar desde un almacén de Texas hacia las costas de Nueva Zelanda.

Bloomberg Por Olivia Carville
09/09/2018
Actualización 09/09/2018 - 15:58
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Aquellas conversaciones apocalípticas que se escuchaban en las fiestas de Silicon Valley ahora han llegado al plano de la realidad.

En los últimos meses, dos búnkeres de supervivencia de 150 toneladas viajaron por tierra y mar desde un almacén de Texas hacia las costas de Nueva Zelanda, donde están enterrados a más de 3 metros bajo tierra.

Siete empresarios de Silicon Valley compraron búnkeres de Rising S Co. y los 'sepultaron' en Nueva Zelanda en los últimos dos años, dijo Gary Lynch, gerente general del fabricante.

Placeholder block

A la primera señal de un apocalipsis -guerra nuclear, un germen asesino, un levantamiento estilo Revolución Francesa que apunta al 1 por ciento- los californianos planean tomar un avión privado y resguardarse, dijo.

"Nueva Zelanda no es enemigo de nadie", dijo Lynch en una entrevista desde su oficina en Murchison, Texas, al sureste de Dallas. "No es un objetivo nuclear. No es un objetivo para la guerra. Es un lugar donde las personas buscan refugio".

La remota nación insular, que se aferra a la parte sur del globo a 2 mil 500 millas de la costa de Australia, tiene 4.8 millones de personas y seis veces más de ovejas. Tiene una reputación de belleza natural, fácil conexión en red, políticos de bajo perfil que viajan en bicicleta al trabajo, y precios de alquiler la mitad que los del área de la Bahía de San Francisco. Eso hace que sea un destino cada vez más popular no solo para aquellos que se preocupan por una distopía inminente, sino también para los emprendedores tecnológicos que buscan incubadoras para fomentar nuevas empresas.

"Se ha convertido en uno de los lugares para la gente en Silicon Valley, principalmente porque no es como Silicon Valley en absoluto", dijo Reggie Luedtke, un ingeniero biomédico estadounidense que se mudará a Nueva Zelanda en octubre para Sir Edmund Hillary Fellowship, un programa creado para atraer innovadores de tecnología.

Luedtke, de 37 años, dijo que las personas en California le han preguntado si se está mudando como parte de un plan de contingencia del apocalipsis, porque "eso es por lo que el país es conocido".

Placeholder block

Tal notoriedad ha hecho que el aislamiento de Nueva Zelanda, una vez considerado una desventaja económica, sea uno de sus mayores activos. La nación permite a los emigrados esencialmente comprar residencia a través de visas de inversionistas, y los estadounidenses ricos han invertido una fortuna en el país, a menudo adquiriendo propiedades palaciegas.

El millonario fideicomisario de fondos de cobertura Julian Robertson posee una cabaña con vista al lago Wakatipu en Queenstown, el destino turístico de lujo de la Isla Sur. El presidente de Fidelity National Financial, Bill Foley, tiene una casa en la región de Wairarapa, al norte de Wellington, y el director del Titanic , James Cameron, compró una mansión cerca del lago Pounui.

La Visa Investor Plus, que requiere una inversión mínima de 6.7 millones de dólares en tres años, atrajo a 17 solicitantes estadounidenses en el año fiscal 2017, después de la elección del presidente Donald Trump. Anteriormente, promediaba seis solicitantes por año.

Más de 10 estadounidenses de la costa oeste han comprado propiedades multimillonarias en la región de Queenstown en los últimos dos años, dijo Mark Harris, director general de la oficina local de bienes raíces de Sotheby's.

En agosto, en parte en respuesta a que los estadounidenses devoraban grandes extensiones de bienes raíces de primer orden, el gobierno de Nueva Zelanda prohibió a los extranjeros comprar casas, con las restricciones establecidas para entrar en vigencia en los próximos meses.

Peter Thiel, el cofundador multimillonario de PayPal, encendió un alboroto cuando se le concedió la ciudadanía después de pasar solo 12 días en el país, lo que provocó las acusaciones de que el pasaporte de Nueva Zelanda estaba a la venta. Thiel, de 50 años, posee una casa de 477 acres (193 hectáreas) en la ciudad de Wanaka, con vistas a las montañas nevadas, y compró otra propiedad en Queenstown, equipada con una habitación segura.

"Si eres el tipo de persona que dice 'Voy a tener un plan alternativo cuando ataque Armagedón', entonces elegirías la ubicación más alejada y el entorno más seguro, y eso equivale a Nueva Zelanda si lo buscas en Google", dijo el exprimer ministro de Nueva Zelanda, John Key, dijo en una entrevista telefónica.

"Se conoce como la última parada de autobús en el planeta antes de llegar a la Antártida", dijo. "He tenido mucha gente que me dijo que les gustaría tener una propiedad en Nueva Zelanda si el mundo se va al infierno en una cesta de mano".

"Vivimos en un mundo donde algunas personas tienen cantidades extraordinarias de riqueza y llega un punto en el que, cuando tienes tanto dinero, asignar una muy pequeña cantidad de eso para 'Plan B' no es tan loco como suena".

Placeholder block

En tres fiestas recientes en Silicon Valley, los invitados discutieron acerca de las molestias a Nueva Zelanda si hay problemas, de acuerdo con los asistentes que pidieron no ser identificados porque los eventos eran privados.

En una charla, se decía que un prominente capitalista de riesgo les había dicho a sus compañeros comensales sobre sus planes de fuga. En el garaje de su casa en San Francisco, dijo a los invitados, hay una bolsa de pistolas colgando del manubrio de una motocicleta. La bicicleta le permitirá moverse a través del tráfico en el camino a su avión privado, y las armas son para la defensa contra los zombis invasores que pueden amenazar su escapada.

Tiene la intención de volar a una pista de aterrizaje en Nevada, donde un avión se encuentra en un hangar, con el único propósito de llevarlo a él y a cuatro copropietarios multimillonarios a un lugar seguro. Su destino: Nueva Zelanda - o Aotearoa, que significa "Tierra de la larga nube blanca" en maorí.

En el caso de una pandemia, Sam Altman, presidente de la incubadora emergente de Silicon Valley, Y Combinator, planea escaparse a Nueva Zelanda con Thiel, informó el New Yorker en 2016. Ahora dice que solo estaba bromeando.

"El mundo está tan interconectado ahora que si algo sucediera, todos estaríamos bastante mal, desafortunadamente", dijo Altman, de 33 años, en una entrevista telefónica. "No creo que puedas escaparte y tratar de esconderte en un rincón de la Tierra".

Aún así, Altman dijo que la guerra biológica es la mayor amenaza para la civilización y que las personas no están "tan asustadas como deberían".

Él tiene una bolsa de viaje llena de pistolas, antibióticos, baterías, agua, mantas, una tienda de campaña y máscaras de gas.

Placeholder block

Las fantasías del Día del Juicio son profundas en la cultura estadounidense.

Piense en las prácticas durante el apogeo de la Guerra Fría. Los cultos religiosos apocalípticos nunca parecen terminar bien, desde el Templo de los Pueblos de Jim Jones en la década de 1970 hasta la Puerta del Cielo y la Rama Davidiana en la década de 1990. Hace solo seis años, muchos estadounidenses creían que el mundo estaba por terminar debido a una profecía maya.

Lo que es diferente acerca de Silicon Valley es que tienen los medios para poner en práctica planes elaborados.

Robert Vicino, fundador del Proyecto Vivos, un constructor de enormes búnkeres subterráneos, dijo que las élites de Silicon Valley discutieron planes detallados para huir a Nueva Zelanda el año pasado en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza. Dijo que previeron "una revolución o un cambio en el que la sociedad irá después del 1 por ciento". En otras palabras, ellos.

Nueva Zelanda no es la mejor solución, dijo, porque un tsunami causado por un asteroide en el Pacífico podría sumergir el punto más alto de la isla.

Pero Vicino es un hombre de negocios, y la demanda exige que trabaje en un búnker en el extremo norte de la Isla Sur que acomodaría a unas 300 personas. El precio: 35 mil dólares por cabeza.

Es una ganga en comparación con el búnker más caro que Lynch's Rising S ha enviado a Nueva Zelanda: 8 millones de dólares.

Los dos bunkers de mil pies cuadrados enviados a principios de este año tuvieron que dividirse en secciones y cargarse en 19 tractocamiones para comenzar la caminata desde Texas, dijo.

Uno aterrizó en Picton, al otro lado del estrecho de Cook desde Wellington, para ser transportado a una ciudad adormecida en la costa oeste. El otro llegó al puerto Waitemata de Auckland y se instaló en la tierra en algún lugar de Northland, una región escarpada rodeada de playas salvajes.

Una portavoz del Servicio de Aduanas de Nueva Zelanda se negó a confirmar que los búnkeres habían llegado al país, citando razones de privacidad.

Se necesitan alrededor de dos semanas para excavar la tierra y enterrar el búnker promedio, dijo Lynch. Todo se hace en secreto, por lo que los residentes locales no lo saben. Una vez instalados, los transeúntes no tendrían manera de saber que están allí.

"No queda ninguna pista, ni siquiera una puerta", dijo Lynch.

Entonces, ver a un multimillonario estadounidense vagando por los prados de las ovejas consultando su GPS y pateando la tierra solo puede significar una cosa: debe ser Nueva Zelanda.