Los inversionistas apuestan a que AMLO va a perder la elección
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los inversionistas apuestan a que AMLO va a perder la elección

COMPARTIR

···

Los inversionistas apuestan a que AMLO va a perder la elección

El candidato de Morena aventaja a Anaya y Meade, pero podría reducir su avance conforme los votantes se familiaricen con sus rivales.

Bloomberg Por Justin Villamil y Eric Martin
09/03/2018
Actualización 09/03/2018 - 1:24
De ganar AMLO, el índice bursátil de referencia podría caer hasta 15 por ciento, de acuerdo con BBVA Bancomer.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A cuatro meses de que se celebre la elección presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato de Morena, ha logrado una ventaja considerable en la mayoría de las encuestas. Y, sin embargo, las élites empresariales y financieras del país parecen impasibles con esa situación.

El 85 por ciento de los ejecutivos de alto rango encuestados por Banco Santander en febrero pasado dijo que López Obrador será derrotado en los comicios de julio próximo, tal como ocurrió en 2006 y 2012. Esta confianza en lo ocurrido en el pasado explica por qué los mercados mexicanos están sobrellevando muy bien el hecho de que el exjefe de gobierno capitalino (quien durante años ha hecho del “neoliberalismo” el principal enemigo en sus discursos, aunque ya no plantea revertir los esfuerzos para abrir la industria petrolera estatal) supere en los sondeos a un par de candidatos más convencionales. El peso es la segunda mejor moneda en todos los mercados emergentes este año y las acciones se han comportado mejor que la mayoría de sus pares.

Pero en una época que no ha sabido anticipar las sacudidas políticas (la elección de Donald Trump, el voto del brexit, el sesgo cada vez más nacionalista de Polonia) este exceso de confianza parece peligroso, según algunos. Y que AMLO perdiera en el pasado no significa necesariamente que volverá a perder esta vez.

Alejandro Cuadrado, estratega del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), advierte que el peso podría debilitarse alrededor de 7 por ciento desde sus niveles actuales si AMLO sigue a la cabeza en los días previos a la votación. La firma de investigación Exotix, especializada en los activos de más riesgo, dice que de ganar Morena las elecciones el índice bursátil de referencia podría caer hasta 15 por ciento y el rendimiento de los bonos locales podría subir unos 4 puntos porcentuales.

“No creo que los inversionistas estén preparados”, señaló en una entrevista Rafael Elías, jefe de investigación crediticia para América Latina en Exotix. “Hay que empezar a mirar seriamente las encuestas”.

Las mediciones de preferencia electoral más recientes revelan que AMLO tiene una ventaja importante. Suma un apoyo del 40 por ciento, por delante del candidato Ricardo Anaya de la coalición Por México al Frente, con 31 por ciento, y del exsecretario de Hacienda José Antonio Meade del PRI, con 20 por ciento, según el seguimiento de encuestas realizado por Bloomberg.

De acuerdo con la última encuesta de El Financiero, publicada a inicios de febrero, AMLO aventajaba con 38 por ciento de las preferencias de los electores; seguido de Anaya con 27 por ciento, Meade con 22 por ciento y el resto de los candidatos independientes quienes no consiguen llegar al 10 por ciento en la medición.

El ascenso del líder de Morena se produce en medio de un recrudecimiento del descontento contra el PRI y, particularmente, contra el presidente Peña Nieto por acusaciones de corrupción. Al mismo tiempo, las amenazas de Trump de desmantelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y restringir la inmigración han exacerbado el orgullo nacional en México, una dinámica que favorece a AMLO por sus promesas de iniciar una nueva relación bilateral con Estados Unidos.

Evidentemente aún faltan meses para las elecciones y las campañas oficiales apenas están por comenzar a finales de este mes. Los aspirantes presidenciales también se enfrentarán en tres debates, el primero de ellos está previsto para el 22 de abril.

Y AMLO, cuyo nombre ya es bastante conocido en todo el país tras sus dos intentos presidenciales fallidos, podría ver reducidas sus posibilidades conforme los votantes se familiaricen con sus rivales.

También es posible que de ganar, la agenda económica de López Obrador no sea tan radical como algunos anticipan.

El candidato se ha reunido en los últimos meses con líderes empresariales y directivos bancarios internacionales, entre ellos Citigroup Inc. y JPMorgan Chase & Co., en un esfuerzo para tranquilizarlos de cara a su eventual gobierno.

“No estamos en contra de los empresarios, estamos en contra de los políticos corruptos”, declaró López Obrador en noviembre pasado en un evento con simpatizantes realizado en el Auditorio Nacional.

Y pese a la posibilidad de que una presidencia de AMLO afecte a los mercados mexicanos, vale la pena recordar que las predicciones apocalípticas sobre el impacto de Trump en los mercados antes de su elección y las funestas advertencias sobre los posibles estragos del brexit nunca llegaron a cumplirse.

AMLO estuvo cerca de ganar la presidencia en elecciones pasadas. Lideró las encuestas antes de los comicios de 2006, provocando el descenso del peso, y terminó perdiendo por menos de un punto porcentual ante Felipe Calderón. Seis años más tarde, en los comicios de 2012, Peña Nieto llevó siempre la delantera. Pero esta vez, algunos inversionistas han visto la posición de AMLO en las encuestas, que lidera consistentemente o en el peor de los casos empata con Anaya, como una señal de su tenacidad.

Placeholder block

Son pocos los inversionistas que están atentos a los números y se preparan para las consecuencias. El mercado de opciones del peso mexicano muestra un repunte de la preocupación al aproximarse la fecha de las elecciones.

“El escenario base no es un triunfo de López Obrador, pero sí creemos que las probabilidades son lo suficientemente altas como para que nos preparemos”, dijo Rob Turner, gerente de cartera de Invesco, una gestora de inversión que ha evitado buena parte de la deuda corporativa y soberana de México. “Nos estamos preparando para una mayor incertidumbre porque todavía hay muchas cosas en el aire, muy poca concreción”, indicó.

Luis Maizel, cofundador de LM Capital Group en San Diego, comenta que en estos días su inversión se limita a las empresas mexicanas que generan la mayoría de sus ingresos en el extranjero, como Grupo Bimbo SAB, Mexichem SAB y Gruma SAB.

“Si hoy fueran las elecciones, López Obrador ganaría”, dijo Maizel. “Creo que la gente debe prestar mucha atención a lo que dice AMLO”, añadió.