Ellas buscan a las niñas que podrían ser las científicas de México
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ellas buscan a las niñas que podrían ser las científicas de México

COMPARTIR

···

Ellas buscan a las niñas que podrían ser las científicas de México

Un grupo de mentoras se dieron a la tarea de encontrar niñas con talento para la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, para impulsarlas en esas áreas.

Queremos que los estereotipos tradicionales de que estas carreras sólo son para varones se superen, dijo la directora de la Academia de Ingeniería de México.

Redacción
08/03/2018
Actualización 08/03/2018 - 17:42

El proyecto denominado NIÑASTEM PUEDEN: Red de Mentoras OCDE-México, respalda y acompaña a niñas interesadas en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, actividades que han sido tradicionalmente atribuidas como exclusivas para hombres.

El trabajo, impulsado por la Academia de Ingeniería de México (AIM), la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), ha servido para desarrollar acciones que inciten el interés de las jóvenes de secundaria en las áreas STEM (por las siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

“Lo que hemos hecho es acercarnos a las escuelas, sobre todo a las secundarias técnicas, a identificar a jóvenes que ya traen esa vocación y que están empezando a atreverse a ejercer ese liderazgo; a decir ‘sí puedo’, a no tener miedo”, comentó la directora ejecutiva de la AIM, Patricia Zúñiga, en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

La directiva añadió que lo que se desea es que se comiencen a superar los estereotipos tradicionales de que las carreras STEM solamente son para varones. Por ejemplo, la matrícula femenina en el área de la ingeniería en México aún es significativamente menor que la masculina.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de cada 10 ingenieros, dos son mujeres; además que las áreas con último lugar en ocupación femenina son las relacionadas con mecánica, electrónica y mecatrónica.

Placeholder block
Especial

Patricia Zúñiga resaltó que a nivel nacional, la matrícula promedio de todas las carreras de ingeniería es aproximadamente de 35 por ciento mujeres y 65 por ciento hombres. Dichos porcentajes se preservan para la titulación, pero son más bajos en el caso de las mujeres en empleabilidad.

La especialista explica que las mentoras, apoyadas en actividades y materiales gráficos, introducen a las jóvenes fuera del aula, exponiendo de manera directa el quehacer de científicas e ingenieras. Con lo anterior, pretenden inspirar en las jóvenes estas otras opciones viables para su futuro.

Por un futuro promisorio

En México, se ha iniciado la reflexión acerca de la desigualdad de género como problemática existente en las áreas STEM y en otras carreras críticas para la construcción de una sociedad del conocimiento.

“Las mujeres representamos un conocimiento igual de valioso que el de los varones, pero no hemos sido debidamente consideradas, igualmente reconocidas ni remuneradas”, indicó Patricia Zúñiga, quien se muestra optimista al cambio a través de los esfuerzos.

Asimismo -señaló la experta-, los retos a enfrentar son la resistencia social al cambio, ya que la igualdad de género es un cambio social y generacional. Por tal razón, recalcó prioritario promover el reconocimiento de las estudiantes y tratar de infundirles seguridad.

“El mensaje principal que queremos transmitir a las niñas y las jóvenes con vocación STEM es: Sí puedes”, explicó.

Patricia Zúñiga es física egresada de la UNAM, su especialidad en procesamiento industrial por radiación le ha permitido colaborar y convivir la mayor parte de su vida laboral con ingenieros e ingenieras y tener un panorama amplio del quehacer y retos a los que se enfrentan las mujeres en las áreas científicas y tecnológicas.

Entre las mujeres que la inspiraron a estudiar ciencia y desarrollarse profesionalmente, están su profesora de secundaria que impartía la materia de física y una investigadora del Instituto de Física de la UNAM. Sin embargo, comenta que desde los cinco años tuvo el interés por estudiar ciencias.

“Las mujeres llegamos día a día a demostrar que estamos en un lugar de trabajo porque sí podemos, porque sí nos lo ganamos por nuestros propios méritos. Cada acción, cada decisión, cada peldaño es con ese objetivo. No he encontrado a mujeres matemáticas, físicas, ingenieras o de otras profesiones que sean muy distintas. El compromiso es superarnos a nosotras mismas... Eso es lo que quiero compartir con las niñas y jóvenes con vocación STEM”, concluyó.