Fascinación por el vuelo inspira a artistas mexicanos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fascinación por el vuelo inspira a artistas mexicanos

COMPARTIR

···

Fascinación por el vuelo inspira a artistas mexicanos

Tania Candiani y Pablo Vargas presentan en el Museo del Chopo exposiciones inspiradas en el deseo de dominar los aires y su bellaza.

Ambas podrán ser disfrutadas a partir de este martes en diferentes salas del recinto.

Lizbeth Hernández / Enviado
06/02/2018

El deseo de conquistar el aire y de perpetuarlo en un instante es lo que llevó a los artistas Tania Candiani y Pablo Vargas a desarrollar trabajos, en los que el vuelo y el ingenio son los motores creativos de las exposiciones, que ambos inauguran a partir de hoy en el Museo Universitario del Chopo.

Ascensión cautiva es el nombre de la instalación interactiva que Candiani organizó en tres etapas, primero en un taller de costura abierto al público en donde se confeccionará un globo aerostático. Con ello se pretende que los visitantes se involucren en el proceso creativo y que el trabajo de las costureras que realizarán las tareas de corte, confección y costura sea valorado.

Después, se planea la elevación del aerostático dentro de la galería central del museo, lugar en el que será suspendido y se integrará a la exposición sobre la historia de ese instrumento de vuelo en México.

El trabajo de Candiani se caracteriza por la intersección de lenguajes, ya sea gráficos, lingüísticos, simbólicos y tecnológicos.

Pablo Vargas eligió el video como medio de expresión para presentar su fascinación por el vuelo de las mariposas. Siguió el movimiento de 25 diferentes especies que después replicó con una secuencia familiar para muchos espectadores, la denominada Star Gate, que apreció en la cinta Odisea en el Espacio del director Stanley Kubrick.

Su pieza se llama Atlas; en ella colaboró con el fotógrafo Rafael Ortega, quien ayudó a agrandar el tamaño de las alas de las mariposas hasta 10 x 10 centímetros. Completa el resultado final la música de Cristóbal Cerrillo.

Esta pieza pertenece a una colección en la que Vargas ha indagado en la diversidad de los patrones del vuelo de esos insectos. Seducido por la secuencia de su tiempo y ritmo, Vargas reproduce recorridos imperceptibles, a simple vista, por el ojo humano.