Serie W, la competencia de monoplazas femenina que quiere llevarlas a la F1
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Serie W, la competencia de monoplazas femenina que quiere llevarlas a la F1

COMPARTIR

···

Serie W, la competencia de monoplazas femenina que quiere llevarlas a la F1

El campeonato internacional se lanzará en 2019, con el objetivo de ayudar a las mujeres en su avance hacia la Fórmula 1, la categoría máxima del automovilismo.

10/10/2018
El objetivo es apoyar a las mujeres en su avance hacia la Fórmula Uno.

En un futuro las carreras de la Fórmula Uno ya no estarán dominadas por los hombres. Nace la Serie W, el nuevo campeonato de monoplazas internacional femenino que se lanzará el próximo año con el objetivo de ayudar a las mujeres en su avance hacia la competencia reina del automovilismo.

El próximo año comenzará una nueva serie de carreras de exclusividad femenina, que estará respaldada por el expiloto de F1 David Coulthard, que dará a las mujeres la experiencia y aptitudes para una posible temporada en el más alto nivel del deporte.

Las pilotos no tendrán que pagar para participar en la Serie W, en la que competirán 20 mujeres por una parte de los 1.5 millones en premios. Todos los autos serán idénticos en cuanto a su mecánica, lo que tendrá como resultado carreras estrechas y emocionantes, según los organizadores.

La competencia automovilística iniciará con seis rondas en mayo de 2019, y presentará carreras de 30 minutos en toda Europa, con una ronda que se realizará en el Reino Unido. Los organizadores esperan una expansión futura en Australia, Asia y América a más largo plazo.

La última piloto femenina en participar en F1, considerada el pináculo del deporte motorizado, fue la italiana Lella Lombardi en la década de 1970. Desarrollar a un conductor joven por lo general implica invertir millones, lo que desalienta a muchos a seguir el deporte en serio.

La noticia de la serie femenina generó una variedad de respuestas. En una publicación de Twitter, la piloto británica Pippa Mann calificó el hecho como un "día triste para el deporte motorizado”, y dijo que el proyecto era una forma de segregación.