Compra de casas se han agilizado tras sismo del 19-S
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Compra de casas se han agilizado tras sismo del 19-S

COMPARTIR

···

Compra de casas se han agilizado tras sismo del 19-S

Según el portal Propiedades.com, la adquisición de viviendas tuvo una desaceleración tras el movimiento telúrico en algunas zonas, como Narvarte.

Redacción
14/09/2018
La adquisición de vivienda fue a un ritmo menor tras el sismo del 19 de septiembre del año pasado.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Tras el sismo que afectó a la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017, los capitalinos tardaron más tiempo en elegir qué propiedad comprar. No obstante, a un año del temblor, el ritmo se ha recuperado y las ventas son más ágiles, de acuerdo con el portal inmobiliario Propiedades.com.

Esto revela el Time on Market (ToM) o Tiempo en el Mercado, un indicador que revisa el tiempo que está en el mercado un inmueble antes de cerrar una compra o venta.

Según datos de Propiedades.com, destaca el caso de la colonia Del Valle, donde en junio de 2017 (antes del sismo), los departamentos permanecían 70 días en oferta. Para diciembre (después del temblor) se incrementó a 150. Actualmente, con datos hasta junio de este año, está en 31 días.

“Después de este acontecimiento, el interés por estas colonias se ha incrementado notablemente, por lo que hoy se compite intensamente por ocupar un nuevo espacio en estas zonas”, dijo Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.

En Narvarte, en junio de 2017 los departamentos estaban 59 días en el mercado. En diciembre de ese año, permanecían 155 días. Actualmente sólo se anuncian 47 días.

El portal inmobiliario revisó ocho zonas, las cuales presentan un número menor de días en oferta a los que reportaron en diciembre del año pasado. Por ejemplo en Santa Fe es de 78 días, y en Condesa de 80.

De hecho, se podría observar un menor ToM durante el segundo semestre de 2018, lo que responde a un nuevo ciclo inmobiliario con mejores expectativas a largo plazo, agregó González Tejeda.

“Para los desarrolladores esto es útil para diseñar mejores esquemas de planes comerciales, tal que incremente su ritmo general de absorción y las ventas durante las fases preventa o postventa. Para inversionistas sobre todo, es relevante para estimar los flujos de capital de trabajo esperados antes de estabilizar cada inmueble”, detalló el experto.

Los usuarios pueden usar este indicador para medir su margen de espera antes de pujar una nueva oferta o revisar un precio hacia otro rango de negociación.

“Con la disminución durante 2018, vemos que el apetito comercial de usuarios se ha incrementado, lo que refleja un estado más optimista de los desarrolladores e inversionistas que optan por seguir edificando. Por lo que la liquidez de la nueva oferta también se capitaliza con mayor rapidez que el semestre anterior”, puntualizó.