¿Por qué Chedraui, Coppel y Walmart se quedaron con las ganas de entrarle a la telefonía?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué Chedraui, Coppel y Walmart se quedaron con las ganas de entrarle a la telefonía?

COMPARTIR

···

¿Por qué Chedraui, Coppel y Walmart se quedaron con las ganas de entrarle a la telefonía?

Los Operadores Móviles Virtuales no han despegado como se tenía esperado cuando empezaron en 2014, pues apenas tienen 1.3 por ciento del mercado, lo que se traduce en 1 millón 363 mil 403 clientes.

Itzel Castañares
12/04/2018
Actualización 12/04/2018 - 7:09

A cuatro años de la llegada de los Operadores Móviles Virtuales (OMV), Virgin Mobile, Weex, Flash Mobile, Soriana Móvil y OUI Mobile de Elektra siguen en el mercado. Sin embargo, otras han tenido ‘interferencias’ para mantenerse o dejaron ‘colgados’ a sus potenciales clientes.

Según cifras oficiales, actualmente hay 14 OMV en el mercado mexicano, muy por encima de las tres que empezaron en 2014 con Virgin Mobile, MAZ Tiempo y Cierto.

En los últimos años este segmento no logró despegar como se esperaba, pues los OMV tienen apenas 1.3 por ciento del mercado, lo que se traduce en 1 millón 363 mil 403 clientes, de acuerdo con los últimos datos disponibles del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Rolando Alamilla, analista de The Competitive Intelligence Unit (CIU) consideró que el principal factor que incidió en el bajo crecimiento de estas telefónicas radica en las ambiciosas metas y propuestas no acotadas de las empresas.

Coppel, Walmart o Chedraui mostraron su interés por sumar un OMV como complemento a su negocio principal, pero no lo hicieron.

Efrén Páez, analista de Mediatelecom, Policy & Law, consideró que el principal problema para que las ofertas de los operadores móviles no ‘cuajen’ se debe a que desde su estrategia no logran ‘conectar’ dos negocios diferentes: la venta de abarrotes con el servicio de telefonía móvil.

Adicionalmente, otras marcas como Tuenti llegaron a México y se fueron como llegaron: sin hacer ruido. Mientras que Lycamobile, con toda y la autorización del IFT, no ha iniciado operaciones.

Coppel planteó en 2015 la posibilidad de integrar un operador a su oferta de servicios, cuyo lanzamiento se esperaba para el primer trimestre de 2016. No obstante, a dos años de distancia, no contempla entre sus prioridades un servicio de telefonía, comentó una fuente con conocimiento del caso que pidió el anonimato.

Agregó que en 2015 la posibilidad de tener un OMV fue más mediática que real al ser Coppel una firma con condiciones a nivel de infraestructura, distribución y presencia en el país, además de ser un distribuidor de equipos celulares relevante.

El grupo comercial anunció desde 2015 su interés por tener su propio OMV, con un lanzamiento esperado para el último trimestre de ese año bajo la red de Telefónica.

Sin embargo, dos años después la estrategia de Chedraui no es clara pues, aunque cuenta con un portal web, ni en redes sociales ni el personal de la empresa tiene claro en qué consiste la oferta, constató El Financiero.

En 2014, el operador británico Lycamobile prometió aterrizar en México con una oferta de llamadas internacionales a menor costo, un nicho altamente atractivo entonces.

Sin embargo, el proyecto se desvaneció con la caída en tarifas que trajo la reforma de telecom, tanto en conferencias foráneas como locales, lo que pudo orillarlo a no entrar al mercado mexicano.

Víctor Pavón Villamayor, presidente de Oxford Competition Economics, estimó que el operador enfrentó el desafío de contar con una estructura de costos competitiva y una estrategia de penetración rápida que permitiera hacer viable el negocio.

Durante junio de 2014, este operador de origen español llegó a México de la mano de Telefónica con una oferta que incluía paquetes de 80 pesos semanales dirigidos a jóvenes de entre 14 y 24 años para que tuvieran acceso a servicios de voz y datos a un bajo costo.

Sin embargo, estuvo poco tiempo en el mercado mexicano y se fue prácticamente sin dejar rastro.

Este tipo de esquemas se alejan de ofrecer un valor agregado o un diferenciador respecto a lo que ya brindan los carriers (operadores tradicionales) lo que dificulta que puedan ganar mercado, de acuerdo con los expertos del sector.

Pese a que los OMV no han logrado despegar, hay jugadores, principalmente los más nuevos, que ganan clientes con estrategias más definidas que complementan su negocio principal, como son los casos de OUI Mobile (de Elektra) y Soriana Móvil.

Con apenas 10 meses en operación, OUI ya superó los 100 mil suscriptores, un servicio complementario para los clientes de Elektra; mientras que Soriana ya tiene 5 mil usuarios de los más de 9 millones de abonados que están afiliados a su programa de lealtad.

Para Páez, el futuro de los OMV está en que los operadores entiendan que las redes móviles deben interconectar con otros sectores. “Si se explora la parte de la digitalización, podría surgir una oferta atractiva de un OMV desde un sector totalmente distinto. El impacto debe ir más allá que tener un teléfono”, dijo el analista de Mediatelecom, Policy & Law.