Brasil sigue siendo una apuesta arriesgada para inversionistas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Brasil sigue siendo una apuesta arriesgada para inversionistas

COMPARTIR

···

Brasil sigue siendo una apuesta arriesgada para inversionistas

Brasil se arriesga a cometer un error si elige a un populista o alguien sin la capacidad de implementar las reformas que tanto necesita.

Por joe leahy
06/07/2018
Placeholder block
¿Qué es lo que más le conviene a Brasil para detonar su desarrollo?Ilustración: Ismael Ángeles.

Neymar, el futbolista estrella de Brasil, ha sido blanco de críticas por caerse constantemente durante el Mundial. La economía y los mercados de Brasil también se han estado cayendo.

Un mes después de que una huelga de camioneros de 10 días paralizó la economía más grande de América Latina, llegó la cuenta: en mayo la producción industrial cayó 10.9 por ciento, un duro golpe para una economía que enfrenta crecientes desafíos. La huelga les recordó a los inversionistas las tendencias populistas de Brasil. El gobierno cedió, acordando un subsidio al combustible diésel y un precio mínimo de flete.

No podría haber sucedido en un momento más delicado para Brasil, con un aumento de la aversión al riesgo y una restricción cuantitativa en EU, que han contribuido a una caída del real. De los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), Brasil fue el de peor desempeño este año junto con Sudáfrica, medido por índices bursátiles MSCI en términos de dólares estadounidenses.

A esto se le suma la perspectiva de las elecciones presidenciales en octubre. No sólo no hay claros favoritos, sino que los inversionistas temen que no haya candidatos claramente favorables al mercado que tengan grandes posibilidades de ganar o que implementen las reformas imprescindibles y logren su aprobación en el engorroso congreso.

En una reunión de la Confederación Nacional de Industria de Brasil esta semana, los candidatos debatieron sus propuestas. Los resultados no animarán a los inversionistas.

Ciro Gomes, el candidato de centroizquierda, dijo que descartaría algunas reformas del gobierno de centroderecha de Michel Temer, incluyendo uno de sus pocos logros, una modernización de las arcanas leyes laborales.

El candidato de la extrema derecha Jair Bolsonaro dijo que colocaría oficiales militares en los ministerios, “no porque sean generales, sino por su competencia”. El Sr. Bolsonaro marcha al frente en las primeras encuestas.

La ambientalista Marina Silva, quien ocupa el segundo lugar en las primeras encuestas, habló sobre la reforma política, pero se refirió vagamente a la economía, con promesas de aumentar la inversión a pesar de que la crisis presupuestaria brasileña implica que no hay más fondos para el gasto discrecional.

Brasil se arriesga a cometer un error si elige a un populista o alguien sin la capacidad de implementar las reformas que tanto necesita.