La banca y las finanzas acaparan a los talentosos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La banca y las finanzas acaparan a los talentosos

COMPARTIR

···

La banca y las finanzas acaparan a los talentosos

El auge de los servicios financieros en la década previa a la crisis de 2008 atrajo a los más prometedores ingenieros y científicos informáticos estadounidenses... y la tendencia continúa.

La mayoría terminó dejando de lado sus habilidades en ingeniería y trabajando como operadores y como analistas.

Financial Times Por Andrew Hill
27/03/2018
Placeholder block
Alrededor del 10% de ingenieros y científicos se trasladó al campo de las finanzas dentro de los cinco años siguientes a su graduación.Ilustración: Ismael Angeles

“A diferencia de la mayoría de la gente, yo realmente disfruto la fabricación”, ha comentado James Dyson, “pero sinceramente creo que la clase media británica la desprecia, en gran parte gracias al libro ‘Tiempos difíciles’ de Charles Dickens y a los ‘oscuros molinos satánicos’ de William Blake”.

El diseñador de aspiradoras y secadoras de manos del Reino Unido disfruta criticar el “desdén cultural nacional por las fábricas”.

Durante los premios “Boldness in Business” (Audacia en los negocios) del Financial Times, donde hizo estas declaraciones, él también criticó al director de cine Danny Boyle por su ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Sir James dijo que la ceremonia transmitió una imagen de “la tierra verde y apacible de Blake siendo mancillada” por las chimeneas de la revolución industrial.

Sir James tiene parcialmente razón en cuanto a Dickens y Blake. Dickens fue uno de los numerosos escritores y pensadores del siglo XIX consternados por las consecuencias sociales y ambientales de la rápida industrialización. En el Reino Unido, sus novelas aún forman parte de los exámenes de los adolescentes.

Sin embargo, yo creo que él está equivocado en lo que respecta a Boyle. Es cierto que el director llamó a la dramática sección industrial de su ceremonia de apertura “Pandemonio”. Pero él también les dijo a sus artistas voluntarios que eran los trabajadores quienes habían “construido las ciudades que ahora son escenarios para cada juego”. Y él también convirtió a Isambard Kingdom Brunel, un ingeniero de principio a fin, en el héroe de la pieza.

Si la ceremonia molesta a los burgueses británicos uniéndose a la marcha de los fabricantes es tan difícil de determinar como lo es saber si ellos le prestan atención a la “Jerusalén” de Blake -actualmente parte de la música ambiental en todas las ocasiones deportivas nacionales- y mucho menos si leen “Tiempos difíciles” y su versión de la ciudad industrial del norte, “Coketown”.

Una razón más verosímil de por qué la energía innovadora está siendo canalizada fuera del campo de la fabricación pudiera ser el sonido de ‘succión’ proveniente de la City de Londres. Las recompensas que ofrecen la banca y las finanzas aún ‘absorben’ a los graduados talentosos.

Adair Turner, el entonces regulador financiero principal, implicó este hecho en 2009, cuando comentó que el sector había “crecido más allá de su tamaño socialmente útil”.

“Consideren qué porcentaje de personas altamente inteligentes de nuestras mejores universidades se incorporó a los servicios financieros”, dijo él durante una mesa redonda acerca de “Cómo contener las finanzas globales” organizada por la revista “Prospect”.

Dos académicos ahora lo han considerado, aunque analizaron datos de EU, no del Reino Unido, y los hallazgos son fascinantes.

El auge de los servicios financieros en la década previa a la crisis de 2008 de hecho atrajo a los más prometedores ingenieros y científicos informáticos estadounidenses, ellos han concluido. Alrededor del 10 por ciento se trasladó al campo de las finanzas dentro de los cinco años siguientes a su graduación. A su vez, era mucho menos probable que esos ingenieros fundaran sus propias compañías o que se convirtieran en innovadores empresarios dueños de patentes. La mayoría terminó dejando de lado sus habilidades en ingeniería y trabajando como operadores y como analistas.

Y la tendencia continúa. “Después de una breve calma posterior a la crisis, los ingenieros están nuevamente volviendo a las finanzas”, me comentó Nandini Gupta, coautora del estudio.

La profesora Gupta e Isaac Hacamo, ambos de la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana, no juzgan de ninguna manera el valor relativo de tener iniciativa empresarial, de la ingeniería y, por ejemplo, de la banca de inversión. Ellos señalan que su muestra de ingenieros incluía al fundador de la plataforma educativa en línea Khan Academy, quien anteriormente había trabajado en la industria de las finanzas.

Cuando contacté a Lord Turner, me dijo que él todavía creía que el auge de principios de la década de 2000 se había llevado a las estrellas a áreas menos útiles de las finanzas de alto nivel. Algunos de ellos probablemente desplegaron sus habilidades empresariales allí. Pero él reiteró que “si básicamente están jugando al póker, eso no aumenta la totalidad del bienestar humano”.

Sin embargo, el fenómeno no era tan marcado en el Reino Unido. Incluso cuando la burbuja estaba en su máximo nivel en 2007, el porcentaje de graduados en ingeniería que entró al campo de finanzas y seguros dentro de los tres años posteriores a la culminación de su educación superior no alcanzó el 5 por ciento.

Fue el gran éxito y la petulante despreocupación de los fabricantes victorianos lo que los convirtió en un blanco para Dickens. Conforme el Sir James continúa acumulando éxitos, él debe tener cuidado con lo que desea. Él ha establecido un Instituto Dyson para capacitar a una generación de ingenieros.