Se avecina otra gran crisis financiera, advierte Soros
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se avecina otra gran crisis financiera, advierte Soros

COMPARTIR

···

Se avecina otra gran crisis financiera, advierte Soros

El multimillonario sostiene que la UE enfrenta tres grandes problemas que deben ser resueltos: crisis de refugiados, desintegración territorial ejemplificada por el Brexit y la política de austeridad.

Financial Times Por Camilla Hodgson
30/05/2018
Placeholder block
Soros dijo que solucionar la crisis migratoria europea 'puede ser el mejor lugar para comenzar'.Fuente: Ismael Angeles

La política mundial amenaza con provocar “otra enorme crisis financiera”, advirtió George Soros el martes mientras que a la vez pidió una “reinvención” de Europa para solucionar sus cada vez mayores defectos.

En un discurso inaugural típicamente cáustico en una reunión organizada por el grupo de estudios Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, el multimillonario financiero dijo que la UE enfrentaba tres grandes problemas: la crisis de refugiados; la desintegración territorial ejemplificada por el Brexit; y la política de austeridad, impulsada por la crisis financiera, la cual ha “obstaculizado el desarrollo económico de Europa”.

“La UE se encuentra en una crisis existencial. Todo lo que podía salir mal ha salido mal”, dijo. Para escapar de la crisis, “necesita reinventarse a sí misma”.

Soros, nacido en Hungría, es el fundador y presidente de la fundación pro-europea Open Society Foundations (OSF), la cual donó 400 mil libras al grupo anti-Brexit Best for Britain después de las elecciones anticipadas del Reino Unido el año pasado. La Open Society Foundations también donó 303 mil libros a dos organizaciones pro-Unión Europea, el Movimiento Europeo del Reino Unido y Científicos por la UE.

Soros dijo que solucionar la crisis migratoria europea “puede ser el mejor lugar para comenzar”, pero hizo hincapié en la importancia de no forzar a los países europeos a aceptar cuotas fijas de refugiados. Dijo que la Convención de Dublín -la cual decide qué nación es responsable de procesar la condición de asilo de un refugiado, en gran medida basándose en el país al que ingresa en primer lugar el individuo- había impuesto una “carga injusta” sobre Italia y otros países mediterráneos, “con desastrosas repercusiones políticas”.

Aunque al principio las políticas de austeridad parecieron haber funcionado, dijo Soros, la “adicción a la austeridad” había dañado el euro y ahora estaba empeorando la crisis europea. La retirada del presidente estadounidense Donald Trump del acuerdo de armas nucleares con Irán y la incertidumbre sobre los aranceles que amenazan el comercio transatlántico perjudicarán las economías europeas, particularmente Alemania, dijo, mientras que la fortaleza del dólar estaba provocando la “huida” de las economías de los mercados emergentes.

“Es posible que nos estemos encaminando a otra gran crisis financiera”, dijo.

Mientras tanto, muchos años de políticas de austeridad han llevado a las personas trabajadoras a sentirse “excluidas e ignoradas”, un sentimiento que ha sido explotado por los políticos populistas y nacionalistas, dijo Soros. Pidió un mayor énfasis por parte de las organizaciones de base para que se comprometan más profundamente con los ciudadanos.

En cuanto al Brexit, Soros dijo que las negociaciones estaban desviando la atención de la UE de la crisis más amplia. “El Brexit es un proceso muy perjudicial para ambas partes”, dijo.

Aunque los argumentos a favor de que el Reino Unido permanezca en la UE son fuertes, dijo, el bloque “necesita transformarse en una asociación a la que países como Gran Bretaña quieran unirse, con el propósito de fortalecer los argumentos políticos”.

Para lograr esto, la UE debería diferenciar más claramente entre la UE y la eurozona y reconocer que el euro tiene “problemas no resueltos” que “no se les debe permitir que destruyan la UE”, dijo. La legislación “obsoleta” según la cual se espera que los nuevos miembros se unan al euro debería ser revocada, dijo, y a los países fuera de la eurozona no se les debe hacer sentir que han sido relegados a posiciones de segunda clase o “inferiores”.