¿En busca de un buen socio? Este test te ayudará a elegirlo bien
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿En busca de un buen socio? Este test te ayudará a elegirlo bien

COMPARTIR

···

¿En busca de un buen socio? Este test te ayudará a elegirlo bien

Puede representar más capital y una mayor red de contactos, además de que aportaría conocimiento, asesoría y soporte a tu empresa.

Una decisión equivocada podría ser desastrosa, por eso es necesario hacerse estas preguntas por el bien de tu empresa.

Redacción
12/07/2018
la sociedad en una empresa es para los buenos y los malos tiempos.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

¿Te has preguntado cómo sería un socio ideal para tu empresa? Elegirlo es una decisión tan importante y compleja como elegir una pareja para el matrimonio. La decisión correcta puede traer muchas alegrías tal vez para el resto de la vida, pero una decisión equivocada podría ser desastrosa.

Para muchos empresarios conseguir un socio podría ser la oportunidad para concretar con éxito un negocio. Este personaje puede representar más capital, mayor red de contactos, más y mejores ideas, nuevos conocimientos, habilidades operativas y de gestión, entre otras ventajas.

Un socio equivocado puede crear problemas, conflictos, disputas de poder y divergencias insanables. Por lo tanto, antes de elegir es necesario hacer las preguntas correctas para tomar una buena decisión. Totvs, el proveedor de soluciones de negocios para empresas, recomienda realizarse las siguientes cuestionamientos:

1. ¿Qué va agregar el socio al negocio?

Primera e importantísima cuestión. El nuevo socio puede traer simplemente más dinero o aportar conocimiento para la empresa. La cuestión aquí es evaluar en cuánto tiempo se dará ese retorno, y cuál es el tamaño de la participación que él ganará a cambio en el negocio.

2. ¿Cuál es el perfil de ese socio?

Un error muy común es enfocar la búsqueda entre amigos y parientes. Otro, es creer que el socio debe seguir el mismo estilo y tener la misma calificación profesional que tú. En el primer caso, porque las personas más cercanas no siempre serán las más calificadas, y en el segundo, porque lo ideal es buscar a alguien con un perfil complementario. Si tú eres bueno en la gestión, pero malo en las ventas, un socio que es buen vendedor sería más valioso que otro buen gestor que no sabe vender.

3. ¿Cuál es tu nivel de confianza con ese socio?

Comprueba todos los antecedentes legales y de negocios del candidato a socio. Habla con antiguos empleados, socios, clientes. Recuerda que esta persona va a compartir un negocio contigo y tomará decisiones que van a interferir de forma determinante en el futuro de la empresa. Además de ser una cuestión de seguridad, tener confianza en el socio es fundamental para una relación más transparente y productiva.

4. ¿Cuáles son los objetivos del socio?

Es fundamental saber lo que el socio espera de la empresa y si sus objetivos están alineados con los tuyos. No sirve, por ejemplo, que el socio quiera un crecimiento orgánico, constante, para luego pensar en expansión; mientras que tú deseas expandirte rápidamente, valorar la empresa y vender tu parte en el negocio dentro de un año y medio. Los objetivos muy lejanos de los demás no podrán ser traducidos en un plan de negocios que satisfaga a los dos asociados.

5. ¿Cuál será el papel de cada socio?

Es necesario saber de antemano cuál será el papel a ser desempeñado por cada uno de los socios en la empresa. Saber esto es fundamental para averiguar si el socio tiene el perfil que necesitas y evitar futuros conflictos. Además, una división de tareas y de liderazgo claro es importante para la gestión de los equipos.

6. ¿Cómo se relaciona el socio con divergencias?

Aunque todo haya sido bien planificado, las tareas y atribuciones divididas claramente, habrá divergencias y opiniones contrarias en algún momento. Por eso es importante saber cómo el socio lidia con ese tipo de situación, para evitar que se convierta en una crisis. También haz un autoanálisis para saber cómo manejas las diferencias, porque si no sabes manejarlas, colocar a un socio en la empresa tal vez no sea la mejor decisión.

Finalmente, trata de conversar seriamente sobre todos estos temas con el futuro socio. Si uno de los dos no está preparado para hacer o responder estas preguntas, es muy probable que la sociedad no deba ni empezar. Al final, así como un matrimonio, la sociedad en una empresa es para los buenos y los malos tiempos. Y necesita ser lo suficientemente sólido para hacer frente a preguntas y situaciones difíciles.