Que le vaya bonito
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Que le vaya bonito

COMPARTIR

···

Que le vaya bonito

El buen deseo es obviamente para el Presidente electo (aunque aún falten las formalidades). La razón también es obvia: si no le va bien a él, no le va bien al país.

Opinión MTY Wiki-litico Miguel Moreno Tripp
09/07/2018
Placeholder block
Miguel Moreno TrippFuente: Cortesía

Parafraseando la letra de la canción Que Te Vaya Bonito, de Vicente Fernández: “Ojala que le vaya bonito / Ojala que se nos acaben las penas / Que conozcamos personas más buenas / Que nos den lo que no pudieron darnos / Aunque dicen que nos hayan dado de todo…”

El buen deseo es obviamente para el Presidente electo (aunque aún falten las formalidades). La razón también es obvia: si no le va bien a él, no le va bien al país. Se supone, aunque si juzgáramos por cómo le fue al Presidente Peña Nieto en las redes sociales prácticamente desde el inicio de su gestión- concluiríamos que México es un estado fallido, al borde del colapso económico y con matazones por todos lados. Hay quien piensa que el país está así.

No me malinterprete. Desde luego que no se pueden negar los niveles de pobreza, ni de desigualdad (aunque no estoy muy convencido de que sea un objetivo deseable por lo menos en el corto plazo: primero hay que acabar con la pobreza extrema y luego nos preocupamos de si Slim et al. dejan de ser súper ricos para igualarnos todos). Tampoco se puede negar la violencia en varias zonas del país.

Con todo y todo, este será un buen caso para analizar. ¿Cómo es que se pasó del “peligro para México” a tener una votación de más de 30 millones de personas? Pensemos que aun cuando hubiera segundas vueltas en México, ¡no hubieran sido necesarias al ganar con más del 50 por ciento! ¿Cómo es que se pasó de un temor hacia su persona hasta casi una idolatría para algunos?

Por contra, para muchos, el sexenio del Presidente Peña Nieto ha sido el peor de la historia. En plan sarcástico: para muchos, si Peña Nieto dice “buenos días”, no se harían esperar los memes y los reclamos: “Ccómo es posible que diga buenos si no hay nada bueno?” Y “¿días?, ¿que no se da cuenta de que en China es de noche?”

Creo que se presentó una situación de que hiciera lo que hiciera o dijera lo que dijera, Peña Nieto solo tendría reclamos. Por contra, para AMLO, diga lo diga o haga lo que haga, es todo veneración.

Considero que los extremos son malos: ni todo el sexenio de Peña Nieto fue malo, ni creo que todo el sexenio de AMLO será perfecto. Ojalá así fuera y se nos acabarían los males.

Va una semana de haber ganado las elecciones y -que bueno- ya hay propuestas positivas. Vamos, propuestas pragmáticas. Creo que esa es la palabra clave. Sin embargo, el tema de fondo será el grado de cumplimiento de sus promesas de campaña. Por ejemplo, la promesa de bajar de precio la gasolina. Seguramente le llegó el meme que dice “¿Saben a qué hora empieza a bajar la gasolina? Es que solo traigo un cuarto de tanque” Pues no, de acuerdo con el próximo Secretario de Hacienda, “solo subirá lo que suba la inflación”, lo cual es (nótese, antes de tomar posesión) bueno porque es más realista, pero va en contra de sus promesas de campaña: ¿hasta cuánto le tolerarán sus bases el que no cumpla a rajatabla con las promesas?

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA.

Opine usted: morenotrip@gmail.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.