Los votantes de México deberían ser más exigentes
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los votantes de México deberían ser más exigentes

COMPARTIR

···

Los votantes de México deberían ser más exigentes

29/05/2018
logo Editores de Bloomberg
Bloomberg

El populismo está ganando, pero no tiene las respuestas.

Con un debate nacional y poco más de un mes antes de las elecciones de México del 1 de julio, la tercera vez parece ser la vencida para el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. El veterano político de izquierda y exalcalde de la Ciudad de México tiene una ventaja dominante en las encuestas.

López Obrador ha capitalizado la desafección pública con el establishment político de México.

Un asombroso 89 por ciento de los mexicanos les dice a los encuestadores que el país está en el camino equivocado. Pero sus políticas son inciertas, y su falta de consideración por las instituciones independientes del país es preocupante. Los votantes tienen razón al estar enojados, pero sería sabio exigir más claridad de su candidato puntero.

El año pasado fue el más mortífero del país, con casi 29 mil asesinatos. El periodo del presidente Enrique Peña Nieto ha estado plagado de escándalos y encubrimientos, y sus audaces reformas económicas no han logrado un crecimiento más rápido. Más del 40 por ciento de los mexicanos viven en la pobreza y en las regiones más pobres del sur, las tasas son mucho más altas.

Pero las soluciones propuestas por López Obrador son vagas. Ha hablado de la amnistía para los traficantes de drogas sin decir lo que esta significaría. Su respuesta a la corrupción generalizada aparentemente es predicar con el ejemplo: “Solo yo puedo luchar contra la corrupción”, dice. La victoria en esa lucha de alguna manera pagará un gasto social ambicioso. Sus asesores han tratado de aplacar las conversaciones para revertir las reformas económicas de Peña Nieto, pero el candidato no parece estar escuchando: emite feroces explosiones sobre el tema a partir de la campaña electoral.

Su mandato de cinco años como alcalde de la Ciudad de México sugiere que es un progresista moderado, aunque no reduce su populismo a medida que su liderazgo se solidifica. Y sus nuevos poderes como presidente serían mucho mayores. Garantizar los pagos de cultivos para los agricultores, congelar los precios de la gasolina en términos reales, limitar la participación extranjera en la industria del petróleo y gas de México, aumentar la matrícula en las universidades y los beneficios de pensiones y, en general, expandir el rol económico del estado significa grandes problemas fiscales para un país con una creciente deuda.

Igualmente alarmante es el punto de vista de López Obrador sobre la Suprema Corte, Instituto Nacional Electoral (al que atacó en sus anteriores carreras presidenciales) y la sociedad civil en general. Por ejemplo, una mejor regulación en áreas como la libertad de información, la competencia y las telecomunicaciones ha sido uno de los signos más prometedores para el futuro de México; alcanzar el potencial del país requiere más de tal dispersión de poder. Aislar al fiscal especial de nueva creación de México de la influencia política impulsaría de la misma manera y ayudaría en la lucha contra la corrupción. López Obrador desacredita a varios que piden tales cambios.

López Obrador dice que si gana el cargo, dará a los votantes la oportunidad de votarlo cada dos años. Eso no sustituye a los controles y equilibrios, y al gobierno competente y ordenado.

El esfuerzo del gobernante Partido Revolucionario Institucional de México por restaurar su dominio desde hace mucho tiempo casi ha colapsado en una nube de disgusto electoral. Sin embargo, el cambio del régimen de partido único por el de una sola persona que López Obrador parece pretender no es forma de reparar la confianza en el gobierno. El éxito de México depende de una mayor reforma de la economía y la construcción de instituciones sólidas de gobernabilidad democrática. Los votantes no deberían exigir menos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.