Alemán quiere volar más alto con Interjet
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Alemán quiere volar más alto con Interjet

COMPARTIR

···

Alemán quiere volar más alto con Interjet

14/09/2018

Estará de acuerdo en que uno de los sectores de mayor crecimiento en México y el mundo ha sido el aéreo en los últimos años. Tan sólo en México, el tráfico total de pasajeros aumentó 7.5 por ciento en los primeros siete meses de 2018 respecto a igual lapso de 2017, resultado de los avances de 8.8 por ciento en el mercado doméstico y 6.2 por ciento en el foráneo.

Y la expectativa es que se mantengan tasas atractivas para los próximos años, pues la IATA y la OACI consideran que aumentará en alrededor de 4 por ciento en Latinoamérica hacia el 2034.

Esto lo tienen muy claro las aerolíneas mexicanas, que han demando más aeronaves para hacer frente a la mayor demanda. En 2012 Aeroméxico anunció un pedido de 100 aviones Boeing, y este año hicieron lo propio Volaris y Viva Aerobus al encargar 80 aeronaves A320Neo y 25 equipos A321Neo, respectivamente.

Nos adelantaron que este viernes Interjet anunciará que decidió sumar a su pedido existente de 35 equipos Airbus, 20 aviones más A320Neo.

Así, la firma que preside Miguel Alemán Magnani busca hacerle frente a la fuerte demanda de pasaje que observa a nivel internacional con aeronaves más grandes.

En el periodo enero-julio de 2018 la aerolínea aumentó en 13.3 por ciento su tráfico de pasaje total, apoyado en los crecimientos de 6.5 por ciento en México y 38.2 por ciento en el mercado internacional.

Nos dijeron que los nuevos aviones de 150 asientos, tienen motores que ahorran hasta 20 por ciento el consumo de combustible y reducen la emisión de gases.

Sobre las versiones de que Interjet daría de baja a los aviones SuperJet 100, nos dijeron que no hay tal intención, más bien la compañía seguirá con el programa de dichas aeronaves bajo nuevas y mejores condiciones contractuales con el fabricante.

Como usted sabe, esta semana BP y Chevron anunciaron contratos para utilizar la infraestructura de almacenamiento y entrega de IEnova en el norte de México, lo que les permitirá importar gasolina y ofrecerla en condiciones más competitivas en las estaciones que operan en el país.

Estos convenios, se suman a las iniciativas de ExxonMobil para empezar a traer combustible de Estados Unidos por ferrocarril, la de Valero Energy para comprar capacidad de los ductos de Pemex y de Glencore, quien se asoció con la mexicana G500.

Nos dicen que hay una sexta empresa que pronto se sumará a las que el próximo año empezarán a traer combustibles de otros países, incluso, también firmará un acuerdo para usar el resto de capacidad que tiene IEnova, que dirige Tania Ortiz, en su terminal de Topolobampo, Sinaloa. Ojalá todo esto genere una real competencia que se traduzca en menos precios del combustible.

Es muy probable que lo último que recuerde de Bachoco sean sus resultados del segundo trimestre de 2018, cuando fueron débiles. Su flujo operativo (EBITDA) cayó 24 por ciento respecto al mismo lapso de un año antes por el encarecimiento de sus materias primas en México. Aunque los analistas creen que la tendencia desfavorable se extenderá al tercer trimestre, también avizoran que en el último cuarto vendrá su recuperación ante mejoras operativas.

En lo particular, los de Santander estiman que en el periodo 2018-2020 el grupo que dirige Rodolfo Ramos Arvizu registrará un crecimiento anual compuesto de 11 por ciento en su flujo operativo en pesos.

Tras el máximo histórico que tocó el pasado 2 de octubre de 2017, la acción de Bachoco ha perdido casi 11 por ciento de su valor y el sondeo de Bloomberg con analistas le ve un potencial de subida de 19 por ciento para los próximos 12 meses. ¿Comprará?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.