Hablemos del miedo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hablemos del miedo

COMPARTIR

···

Hablemos del miedo

10/04/2018
Actualización 10/04/2018 - 9:25

Qué injusto es el uso del miedo. Hace unos días el PRI lanzó una nueva serie de spots donde, a través de situaciones y conversaciones que buscan ser 'comunes', ligan la figura de Andrés Manuel López Obrador con el miedo. Una mujer le dice a otra: “¿Qué no oyó lo del Peje? Que quiere sacar a los narcos a la calle, que si el perdón, que no sé qué. Tengo miedo”. A lo que otra mujer responde: “Tranquila, va a ganar Meade”. Lo mismo sucede en otro spot cuando una mujer no puede dormir por su preocupación a la derogación de la reforma educativa: “El Peje quiere echar atrás la reforma, ni siquiera quiere que los niños aprendan inglés… Tengo miedo”. Su pareja le contesta: “Tranquila, va a ganar Meade”.

Del candidato ciudadano, al candidato anticorrupción; del candidato de la no confrontación, ahora a infundir miedo… el equipo de Meade sigue en la búsqueda de algo que haga bajar a AMLO en las encuestas, lo que sea es válido, incluso un argumento tan vacío como: “Que si el perdón, que no sé qué”, cuando se habla del México violento.

Y es verdad, hay muchas posiciones de López Obrador que infunden incertidumbre en ciertos sectores; pronunciamientos, actitudes y propuestas que hay que revisar a detalle. Sin embargo, ¿qué tan válido y ético de parte de un candidato que se dice ‘preparado’ y ‘capaz’, es el intentar ganar votos a través del miedo?

Pero pasemos del miedo como propaganda política, como una estrategia electorera (que no electoral) y vayamos al miedo real, al que sí se enfrenta una familia cada mañana en Reynosa, o un alumno de preparatoria al salir de sus clases en Guerrero, o un periodista que manda a la redacción una nota desde Veracruz, o una joven que sale de su trabajo en Ecatepec, ahí está el verdadero miedo. Y sobre cómo acabar con él, sobre ese no hemos oído nada en spots, al menos hasta ahora.

Con esta premisa sobre la mesa y porque del miedo es necesario hablar cuando se hace desde el cuestionamiento a los cuatro personajes que aspiran a gobernar a más de 100 millones de personas, Artículo 19 y Amnistía Internacional lanzaron ayer la plataforma #MéxicoSinMiedo2018, un espacio desde el que ellos y todos nosotros podremos monitorear qué tanto están hablando los cuatro presidenciables de los temas que realmente nos importan.

Y es que estos personajes se dan a conocer no sólo por lo que dicen y cómo lo hacen, sino también por lo que deciden no mencionar. Pero, sabiendo todos que vivimos en un México violento, donde hay más de 30 mil desaparecidos, donde los periodistas son asesinados y agredidos en total impunidad, donde la violencia contra la mujer tiene a más de la mitad de las entidades con una fallida alerta de género y donde la policía se ha caracterizado por detener sin protocolos y violando derechos, ¿qué tanto están preocupados por hablar de miedo los candidatos?

“(Los candidatos) deben dejar atrás la retórica sin sentido, el fuego cruzado de acusaciones y hablar directamente sobre lo que van a hacer para que podamos vivir en este país sin miedo a que nos detengan arbitrariamente, nos violenten por el simple hecho de ser mujeres, nos desaparezcan o nos asesinen por ejercer la libertad de expresión. Les estamos preguntando directamente: ¿Qué van a hacer para que vivamos sin miedo si los elegimos para ser nuestro o nuestra presidente?”, argumentó Tania Reneaum, directora de Amnistía Internacional México, durante el lanzamiento de la plataforma que estará disponible en www.mexicosinmiedo2018.mx.

A través de esta plataforma que se enfocará en lo que expresen en sus cuentas de Twitter, también se tendrá un registro del número de veces que Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Margarita Zavala mencionen algún tema relacionado con derechos humanos, sin importar su postura, pero sí que lo contemplen en su agenda.

Además, los ciudadanos, en el papel activo que debemos tener frente a una contienda tan importante para el país, podrán enviar tuits con mensajes específicos para los candidatos, dependiendo del tema que les interese que se posicione.

Y es que esta es la única forma en que es válido el uso del miedo en estas elecciones, aquella en la que obliguemos a los que se están postulando para el puesto de presidente de la República sobre el compromiso que adquirirán en uno de los rubros más dañados en los últimos dos sexenios. ¿Se van a posicionar, o les da miedo?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.