La comisión de la verdad
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La comisión de la verdad

COMPARTIR

···

La comisión de la verdad

25/07/2018
Actualización 25/07/2018 - 9:34

Hace poco más de un año tuve la oportunidad de platicar con Patricia Colchero, responsable de la unidad para la defensa de los derechos humanos de la Secretaría de Gobernación. Hablamos de la situación de esta oficina en un sexenio en el que ha habido una larga lista de casos de agresión y violación a los derechos humanos y de la manera en que lidiaban con la resolución de los mismos. Aunque se hacía un gran esfuerzo, el número de personas que trabajaban en este lugar y el presupuesto que recibían eran insuficientes por la cantidad de casos diarios que llegaban. Recuerdo dos momentos de la conversación:

JR: ¿Cuánta gente se acerca a esta unidad? Porque son los encargados de ver informes de tortura, desaparición forzada, ejecuciones, decisiones arbitrarias, agresión a periodistas, etcétera. ¿Cuántas denuncias llegan con ustedes?

PC: Pues muchas, porque vienen de todos los estados de la República, porque vienen temas distintos. Es muy amplio el tema. Nuestro papel es más de coordinación que de entrar a la solución de los problemas.

JR: ¿Están rebasados?

PC: Sí, hay demasiados casos.

Así que la oficina se encargaba de coordinar los casos que alcanzaban a procesar, fueron seis años en los que estuvimos lejos de abarcar las denuncias, pero sobre todo estuvimos lejos de la verdad.

Y saco el tema de la verdad porque ayer la Plataforma Contra la Impunidad y la Corrupción propuso al virtual presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, un modelo de comisión de la verdad nacional. En primer lugar la memoria, recopilar información sobre casos de violaciones de derechos humanos que han sido cometidos de diciembre de 2006 al 30 de noviembre de 2018. Aunque podría parecer una tarea titánica, recuperar los expedientes del olvido debe ser un primer paso necesario, no habrá reparación sino se traen al presente los casos que se creen perdidos.

Guillermo Trejo, profesor de la Universidad de Notre Dame, lo expuso de manera contundente ayer en la presentación: “En la justicia transicional el orden de los factores sí altera el producto. Los casos más exitosos de justicia transicional en el mundo empiezan con búsqueda de verdad, la verdad es el punto de partida; sin verdad, la justicia penal es superficial y la reparación del daño es limitada”. Cuando varios defensores de derechos humanos y activistas en las últimas semanas decían que no podía empezar de cero el nuevo gobierno, se refería a esto. Los foros planteados por el equipo de transición pueden acercar a las víctimas, pero esto ya es un planteamiento que pasa a la acción, a los hechos, en la búsqueda de justicia.

La propuesta que será entregada a Andrés Manuel López Obrador sugiere que la comisión esté formada por diez o doce comisionados, expertos nacionales y con cercanía a las víctimas, y que sean apoyados por 500 investigadores y personal administrativo. Los primeros resultados se plantean a los dos años y medio de su conformación. En temas legales esta comisión de la verdad tendría que ser aprobada por mayoría legislativa y conformada en un organismo autónomo financiado con recursos del erario, pero independiente del gobierno. Por último, es fundamental la observación de organismos internacionales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos.

Lo dice muy bien Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado para Derechos Humanos de las Naciones Unidas: esta comisión “es una ventana de oportunidad histórica para que la justicia transnacional pase de un sueño a una política”.

La defensa de los derechos humanos en este país no merece una oficina rebasada. Ojalá el nuevo gobierno abrace esta propuesta y trabajemos en la memoria y la justicia para recuperar este país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.