La patética Comisión de Búsqueda de Personas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La patética Comisión de Búsqueda de Personas

COMPARTIR

···

La patética Comisión de Búsqueda de Personas

01/08/2018
Actualización 01/08/2018 - 10:00

Hace algunos días hablaba de dos ficciones. La primera era el Sistema Nacional Anticorrupción, un 'esfuerzo' que en realidad no llegó ni siquiera a intención por parte de este gobierno para combatir el tan citado cáncer social; la segunda ficción era la Unidad Comité de la Defensa de Derechos Humanos de la Segob, descrita por uno de sus responsables como una oficina rebasada. Dos temas sensibles que acapararon la agenda del sexenio despreciados u omitidos: la lucha anticorrupción y los derechos humanos. Hoy se suma una nueva simulación: la importancia que le da el gobierno federal a los desaparecidos. ¿Cuántas historias hemos contado en estas páginas de gente que no volvió? ¿Cuántos han dicho hasta el cansancio que no hay peor desamparo que los familiares que esperan a un ser querido? ¿Cuántas madres sólo quieren el cuerpo de su hijo para tener donde llorar? Sin duda es la mayor tragedia de este sexenio. Las cifras son inexactas; sin embargo, el gobierno ha reconocido más de 37 mil y ¿cuál es su respuesta? Ayer el periodista Jorge Ricardo, del diario Reforma, publicaba la situación en la que está la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas: “La Comisión tiene su nueva sede en un pequeño espacio de oficinas aún sin terminar y casi vacías (...) dispone de apenas 20 empleados. Esto equivale a que cada uno de los funcionarios de la Comisión debería rastrear a mil 871 desaparecidos. En un recorrido por la sede se ubicó a personal conectando computadoras y a técnicos instalando cables por los plafones; además se observaron sillas sin armar amontonadas, cables y mangueras, entre otros enseres”.

No puedo imaginar el dolor de un familiar llegando a estas oficinas, tratando de buscar respuestas en un cascarón incapaz de recibirlos con dignidad. Previo al primer debate recuerdo que en el programa Así las Cosas, de W Radio, entrevistamos a los especialistas en temas de seguridad, María Elena Morera y Ernesto López Portillo. Cuando les preguntamos cuál era la mínima exigencia en este tema a los candidatos, los dos coincidieron: “Que partan del dolor de las víctimas”. Que el primer paso sea el reconocimiento de la tragedia en la mirada de los que la sufren, esa era la exigencia a los candidatos porque el gobierno de Peña Nieto ha dejado claro que la suya ha sido la política de la indiferencia en estos casos.

El trabajo publicado por Reforma también recoge voces de los propios empleados de la Comisión Nacional de Búsqueda, “el Presupuesto de Egresos 2018 contempló la cantidad de 186 millones de pesos para que la Segob implementara la ley y la Comisión. Pese a ello, personal adscrito a la CNB confirmó que a la fecha no han recibido sus pagos y algunos asistentes a reuniones de trabajo confirmaron que el café y las galletas eran subsidiados por el mismo personal. La falta de recursos que padece no se debe a que los 186 millones fueran insuficientes, sino que el nuevo organismo no ha podido tener acceso a ellos, en parte por procesos burocráticos”. Así que no sólo se trata de 20 empleados insuficientes, sino que no tienen los elementos mínimos para trabajar, ninguno busca a nadie, la Comisión no será capaz de atender a las víctimas ni de encontrar a los desaparecidos por la sencilla razón de que está en el olvido y en un limbo presupuestal.

En medio de la transición se esconden estos problemas capitales, el gobierno de Enrique Peña Nieto ya ha cerrado la cortina definitivamente dejando en el desamparo a las víctimas y entregando un gobierno indigno ante los cientos de miles que han padecido los peores años de su vida.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.