La tragedia de la reconstrucción
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La tragedia de la reconstrucción

COMPARTIR

···

La tragedia de la reconstrucción

31/07/2018
Actualización 31/07/2018 - 8:39

La peor tragedia que ha vivido esta ciudad en los últimos años no sirvió para que el gobierno local se tomara en serio sus responsabilidades. Han pasado 315 días después de que la Ciudad de México se sacudiera violentamente y los únicos que reaccionaron fueron los propios habitantes en el periodo de la urgencia, lo que hizo el gobierno de Miguel Ángel Mancera y lo que ha hecho el gobierno actual de José Ramón Amieva ha sido un despliegue de trabas y opacidad desorganizado. El colectivo de ciudadanos Nosotrxs publicó ayer su tercer comunicado de seguimiento a las labores de reconstrucción, ahí se hacen una pregunta muy simple: ¿Y dónde está el dinero de la reconstrucción? La respuesta es contundente y demuestra la torpeza del gobierno en medio de la desesperación. Diez meses después no se sabe con certeza la ruta del dinero y aún existen miles de damnificados que exigen una respuesta jurídica sobre sus pérdidas.

Así que a pesar de la creación de la Ley para la Reconstrucción, Recuperación y Transformación de la Ciudad de México y de la puesta en marcha del portal digital Plataforma CDMX “no existe hoy un panorama claro sobre cuánto se ha aprobado, cuánto se ha ejercido, en qué y cuánto queda disponible”, ahí la situación a tan sólo mes y medio de que se cumpla un año del sismo.

Lo importante es conocer el porqué, y aquí el colectivo Nosotrxs plantea cuatro respuestas de cómo llegamos a esta nebulosa realidad con el dinero de la reconstrucción:

1) La multiplicidad de orígenes de los recursos no ha sido organizada ni transparente, no se sabe de manera clara cuánto dinero se destina actualmente a tareas de reconstrucción.

2) “No se logró la claridad que debió haber dado el Fondo para la Reconstrucción, pues los recursos se siguieron etiquetando en el Presupuesto de Egresos 2018 (PE2018) a distintas dependencias, órganos, niveles de gobierno y demás unidades ejecutoras de gasto”.

3) Tal vez este punto es el más grave. Por increíble que suene, el gobierno local no tiene un censo de inmuebles y personas afectadas, tampoco un diagnóstico de necesidades públicas. ¿Cómo hablar de reconstrucción si ni siquiera sabe qué reconstruir?

4) Lentitud en la aplicación del presupuesto asignado a la reconstrucción, la desorganización lleva a una pobre reacción: “Según la Secretaría de Finanzas, de las 43 acciones autorizadas por la Comisión para la Reconstrucción hasta el 4 de julio de 2018 (equivalentes a seis mil 17.04 millones de pesos) sólo se ha logrado comprobar el ejercicio de 4.7 por ciento (286.3 millones)”.

Aquí un corte de caja necesario y a la vez doloroso. Quedan muchísimas preguntas sin respuesta. ¿Cuánto se ha ejercido? ¿Cuánto está disponible? ¿Cómo se reasigna la reconstrucción de vivienda? El gobierno de Claudia Sheinbaum ha designado a César Cravioto como nuevo responsable de la Comisión para la Reconstrucción de la Ciudad de México, ojalá antes de su llegada evalúe estos esfuerzos de la sociedad civil para transparentar el uso de recursos y no empiece desde cero en la planeación de un fondo más ágil y transparente. Aplaudo la labor de Nosotrxs y agradezco este esfuerzo, muchas manos se sumaron los primeros días después del sismo, pocos han hecho la labor de darle seguimiento puntual a las promesas de los fondos anunciados y mal ejercidos, ya vamos para un año y la exigencia debe ser mayor, los damnificados no pueden quedar en el olvido ni en el desprecio de un gobierno que ha sido superado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.