Los Foros NO escuchan (II)
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los Foros NO escuchan (II)

COMPARTIR

···

Los Foros NO escuchan (II)

09/10/2018
Actualización 09/10/2018 - 8:51

Las explicaciones resultaron peores que la cancelación de los Foros Escucha en los estados de Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas. Envuelta en una maraña de argumentos sin sustento, Loretta Ortiz, coordinadora nacional de los Foros por la Paz y la Reconstrucción, ayer dio un mensaje poco alentador a las miles de víctimas que ha dejado de lado el nuevo gobierno en la necesaria tarea de escuchar sus exigencias.

Ayer por la mañana, en el noticiero matutino Así las Cosas, de W Radio, tuvimos la oportunidad de escuchar el porqué de la cancelación de los Foros en voz de Ortiz Ahlf y hay que detenernos en algunas de sus justificaciones:

  • “Básicamente se canceló porque debemos sumar todas las propuestas que se han hecho en los demás y tenemos que entregar el resultado el día 24 para dárselo al presidente de la República, se van a sumar de todas formas las propuestas e iniciativas que se hagan en la plataforma digital”.
  • “Otro factor que intervino es que el no ser gobierno nos puede dificultar la visita por la realización de Foros en esos estados, entonces no es una cancelación definitiva, es una suspensión”.
  • “No hay condiciones de ‘ESCUCHA’, lo que pasó ahorita en el Foro de Educación”.
  • •“Podría decir lo que nos pasó a nosotros en Oaxaca, yo ya no pude decir palabra, entonces sino se dan las condiciones de ‘escucha’ no se pueden dar los Foros”.
  • “Antes había las condiciones, no pensamos que hubiera algún problema, empezaron a partir de Oaxaca”.
  • “Ya siendo gobierno electo, porque no es lo mismo ser gobierno en transición, buscaríamos la forma de hacer este ‘escucha’”.

Y siguen preguntas aún sin respuesta:

¿Cómo se va a entregar un documento al presidente –supongo que es a Andrés Manuel López Obrador, aunque ella dijo que al “presidente de la República”, que sería Enrique Peña Nieto, pero seguro fue un desliz del lenguaje– sin las voces de las víctimas de estados que habían sido previamente incluidos en los Foros?

¿No esperaban manifestaciones y protestas en un foro que tiene como objetivo escuchar a víctimas que han sido ignoradas por el gobierno actual? ¿No esperaban un ambiente hostil dada la situación del país?

¿Por qué se tendría que repetir lo ocurrido en Oaxaca y no la disponibilidad de diálogo que hubo en las otras sedes donde se pudieron realizar los otros encuentros?

¿Por qué sin ser “gobierno en funciones” pudieron realizar 14 Foros y para los últimos cinco estados no pueden hacerlo siendo “gobierno electo”?

¿Por qué la urgencia del 24 de octubre y no esperar al 22 de octubre para terminar los Foros de acuerdo al calendario publicado?

El error de la cancelación de los Foros en estados clave para el asunto de seguridad nacional es un paso en falso para un gobierno que tanto presume el respaldo ciudadano. El que públicamente se admita que no han sido capaces de garantizar condiciones de diálogo en un momento en el que AMLO goza de su mayor punto de aprobación, ¿cómo va a tratar los temas difíciles cuando ya estén en funciones? ¿Van a evitar la confrontación? ¿Tanto daño les ha hecho la tan tersa transición que ahora les asusta un diálogo donde haya argumentos que contradigan sus propuestas? ¿Esa es la forma de cumplir ‘que escucharán al pueblo’?

Habría que recordarles que estos Foros no eran sólo la oportunidad de generar lineamientos para iniciativas legislativas y políticas públicas, sino una deuda de años con estas víctimas a las que nadie ha querido oír por años. Tamaulipas, una región que ha sido tan golpeada por el crimen organizado y donde hasta los crímenes contra periodistas los ha dejado sin voz, ahora vuelve a quedar en silencio.

Escuchar no es un favor ni una concesión, es parte del trabajo que aceptaron el 1 de julio. Que no se les olvide y que no se nos olvide recordárselos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.