Radiografía para Sheinbaum
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Radiografía para Sheinbaum

COMPARTIR

···

Radiografía para Sheinbaum

27/09/2018
Actualización 27/09/2018 - 10:24

La información es poder. Siempre. Y en el caso de la información sobre incidencia delictiva no es sólo un arma, sino una oportunidad para generar políticas públicas específicas para atender uno de los mayores problemas de Ciudad de México: los homicidios.

Hace unos días, derivado de una colaboración conjunta de la organización México Evalúa y medios de comunicación como El País y México.com, conocimos a detalle los homicidios que se han cometido en esta capital a nivel manzana y calle. El esfuerzo de reunir datos de entre 2009 y 2016 es casi un regalo para el nuevo gobierno.

¿Cómo se mata y se muere en la Ciudad de México? Dice el periodista Elías Camhaji que, en esta ciudad, cada ocho horas ocurre un crimen violento que termina con la vida de una persona. Tres homicidios al día. A pesar de los más de nueve millones que habitan la CDMX y los 10 millones más que están de tránsito todos los días, es una cifra altísima, por encima de la media nacional. ¿Por qué? Es la pregunta recurrente.

La respuesta fácil del anterior jefe de Gobierno, hoy senador, Miguel Ángel Mancera, era que se debía a hechos aislados, a la reincidencia de personas que salían de prisión, etc… A pesar de haberse encargado de la Procuración de Justicia por años no sólo no encontró la manera de contener la ola de violencia que iba creciendo, sino que la dejó desbordarse por negligencia y desatención.

México Evalúa se dio a la tarea de georreferenciar los homicidios capitalinos para ver si eso les daba un panorama más detallado, con información desagregada que les permitiera entender el fenómeno y así generar recomendaciones en espera de que el nuevo gobierno preste oídos y trabaje sobre una nueva forma de enfrentar los crímenes que, además, quedan en un 75 por ciento en la impunidad, de acuerdo con los propios datos oficiales.

Este estudio, que también se hizo en coordinación con los reportes de la Secretaría de Seguridad Pública, permitió con un universo de cinco mil 13 asesinatos, generar el primer reporte en lo local, el más detallado y microgeolocalizado del que se haya contado antes.

Y aunque muchos dirán que el hallazgo de que sean las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc en las que el homicidio se concentra (50 por ciento de los casos analizados) no es algo sorpresivo por el tamaño de la región, es una premisa errónea que deja de lado una de las grandes ventajas de este trabajo de la sociedad civil: desmitificar la idea de que hay que tener una política pública de atención general para combatir estos crímenes. ¿Por qué tomaríamos una medicina para todo el cuerpo si sabemos que el dolor viene de una parte específica? Igual acá. Tratar de la misma forma la seguridad en Benito Juárez, que en Tláhuac, que en Milpa Alta, que en Iztapalapa, es fracasar de una manera tan estrepitosa como lo que ha hecho esta última administración perredista.

“La geografía del crimen en la mayoría de los casos tiene relación con desorganización social, el hacinamiento y grado educativo de los lugares con más homicidios. Las probabilidades de que un crimen se denuncie y se esclarezca en la capital mexicana son menores al 1 por ciento y ocho de cada 10 homicidios no se resuelven, de acuerdo con la organización Impunidad Cero”, dice el trabajo de El País hecho con los datos de este estudio.

Y es que no se trata de inundar la ciudad de policías, sino de generar datos que desarrollen inteligencia policial que les permita hacer operativos y estrategias en las zonas en las que la incidencia nos marca un foco rojo. Y aunque esto parece obvio y lógico, no es la forma en que han actuado hasta ahora las corporaciones capitalinas encargadas de cuidarnos.

México Evalúa concluyó con este desagregado de información que hay medidas urgentes que podrían tomarse ya como base para una nueva estrategia de seguridad, como mejorar la calidad y desagregación de los datos delictivos, usar fuentes de información adicionales como las encuestas de percepción o los datos que se generan en hospitales, fortalecer un modelo de proximidad de la policía y redefinir el criterio de división de cuadrantes que se basen en evidencia y no en una repartición de zonas.

Es primordial considerar las condiciones de infraestructura y de nivel social y educativo de las zonas que hoy sabemos son focos rojos, porque los crímenes de la Ciudad de México no son multifactoriales sino multidinámicos. ¿Cómo atacar un problema que no entendíamos?

Y aquí la insistencia que desde hace mucho tiempo hacen los expertos en seguridad: la capacitación y desarrollo de las policías locales es clave para empezar a tener una ciudad en la que no tengas miedo de salir de tu casa y ya no volver. ¿Ahora sí estarán las autoridades dispuestas a escuchar?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.