Red de protección
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Red de protección

COMPARTIR

···

Red de protección

05/04/2018
Actualización 05/04/2018 - 10:23

La violencia que ha marcado estas elecciones no se limita sólo a los candidatos o políticos que han sido asesinados o amenazados, los periodistas y defensores de derechos humanos también están en constante riesgo.

Ante este foco rojo, las organizaciones Artículo 19, R3D y Data Cívica hacen un llamado fundamental: Rompe el miedo. Por tercer año consecutivo y en el contexto de la elección presidencial más grande y compleja en México, estas tres organizaciones y una veintena de colectivos más, decidieron activar esta red que pretende ser un monitor constante de seguimiento y vigilancia ante las agresiones a la prensa que cubrirá el proceso electoral.

De acuerdo con los convocantes, quienes activaron esta iniciativa el día de ayer, desde que se formó se han documentado al menos 131 agresiones contra comunicadores, periodistas y defensores de derechos humanos que se encontraban en una cobertura electoral.

Cuarenta en los procesos de 2016, de las que la mitad se dieron el propio día de las elecciones; 41 en 2017 y 13 más en los primeros días de 2018, incluidas aquellas que sufriera la prensa en la CDMX con aquellos sillazos de Coyoacán.

Estas agresiones no se dan sólo por simpatizantes molestos, ni por los tradicionales golpeadores, sino que aumentan también las agresiones físicas o verbales de parte de integrantes de los partidos políticos y funcionarios públicos.

“La red #RompeEIMiedo se constituye como una plataforma nacional de articulación de medios de comunicación y colectivos de periodistas y personas defensores de derechos humanos que busca proteger la seguridad de las personas de las cuales depende el ejercicio del derecho a la información de la sociedad. Durante el proceso electoral 2018, la red #RompeElMiedo coordinará acciones de prevención frente a posibles agresiones a periodistas, personas defensoras de derechos humanos y observadores electorales y desarrollará e implementará estrategias que permitan mitigar los efectos de las agresiones realizadas. La red también emprenderá acciones que hagan frente a las campañas de desinformación que busquen inhibir el voto o el ejercicio periodístico”, dice el comunicado de activación de este monitoreo.

En seis días de campaña formal, después de tres meses de una simulación de propuestas a través de un periodo de precampañas e intercampañas, ninguno de los cuatro candidatos a la presidencia de la República ha hecho una sola propuesta enfocada en la defensa de la libertad de expresión, sobre la protección urgente a un gremio indispensable en una democracia y en medio de una guerra que ha dejado, sólo este sexenio, más de 40 periodistas asesinados.

El problema de la violencia contra periodistas, ya lo he dicho antes en este espacio, no radica sólo en lo individual, sino en lo que significa acallar una voz que es la voz de muchos, que es la voz de los problemas de una comunidad. ¿Quién será el primero en pasar del demagógico discurso de acabar con la impunidad a explicar estrategias concretas para atacar este problema?

La red #RompeElMiedo busca ser eso: una red de protección para la prensa nacional y local que no ha encontrado en las instituciones de procuración de justicia un espacio seguro de denuncia.

“El domingo 1 de julio, día de la jornada electoral, la red #RompeElMiedo establecerá un centro de monitoreo nacional, así como estatales en al menos diez entidades de la República. A partir de estos centros se establecerán y coordinarán redes de protección (nodos) conformadas por periodistas, defensores de derechos humanos y observadores electorales. Estos nodos permitirán articular medidas de prevención y protección, así como documentar, verificar y visibilizar las agresiones, así como los actos que pretendan entorpecer el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y a la información”, explican las organizaciones convocantes.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.