¿Por qué el gas está como lumbre?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué el gas está como lumbre?

COMPARTIR

···
Opinión

¿Por qué el gas está como lumbre?

08/01/2018
1
 

 

gas LP. (Especial)
,

Le sigo echando 600 pesos al tanque, pero me dura mucho menos. Ésa la escucho con frecuencia.

Las propuestas en la oficina van desde la de comer tortillas frías hasta la de bañarse en pareja para bajarle al gasto. En días en los que pensamos en gasolina cara, resulta que lo más encarecido es el gas. El gas LP, por cierto. No hablamos aquí de gas natural.

Los precios registrados por Pemex se acercan a 20 pesos por kilo. En enero de 2017 se vendía en 15.05, de acuerdo con la empresa del Estado. El Inegi dice otra cosa, que el aumento fue mayor y que en un año el precio se elevó 44 por ciento. Eso coincide con las empíricas versiones callejeras que pregonan que el gas ya coquetea con los 11 pesos, ojo, por litro en este caso. Un litro de este gas pesa poco más de medio kilo.

Muy cerca del Zócalo, al inicio de este invierno pregunté a un alto funcionario influyente en la economía del país: ¿Ya vieron a como está el gas? Sí, me dijo. ¿Piensan hacer algo al respecto? El gobierno no debe intervenir, me aclaró, pues esto es obra del libre mercado.

Coincido. Mal nos trata el mercado justamente cuando nos decidimos a abrirlo, pero es preferible un mercado abierto a uno controlado que nos deje en la calle de López Portillo esquina con Venezuela.

Bien, pero ¿no será que los 'gaseleperos' hacen su agosto mientras nosotros optamos por tortas de atún para que no nos muerda la estufa?, insistí. Su respuesta no fue contundente, pero me dejó entrever que gente en el gobierno sí trae a ese gremio entre cejas y que habrá algunas llamadas a la Cofece por si ese gas huele a colusión… a que se pusieron de acuerdo para subir precios, vaya.

¿En dónde compran los gaseleperos el gas que venden? ¿Cuánto pagan por éste?

Una parte la compran en México, a Pemex, sin duda. Lo inconveniente es que Pemex cada vez produce menos y los mexicanos cada vez consumimos más casi de todo.

La petrolera dejó de invertir seriamente en sus refinerías desde hace unos tres años y ya para noviembre de 2017 produjo apenas 128 mil barriles diarios. Eso es menos que los 135 mil barriles de octubre y 17 por ciento menos que un año antes, de acuerdo con sus propias cifras.

En cualquier caso lo que le compren a esta empresa los distribuidores deben pagarlo más caro que 12 meses atrás, como quedamos al inicio.

¿Y cómo complementan el gas nacional? Adivine usted. Fueron 4.8 millones de barriles los que compraron a los estadounidenses sólo en octubre del año pasado para ponerlo en ese tanque de gas que descansa en el techo de su casa. Eso es 160 mil barriles diarios, de acuerdo con la Energy Information Administration (EIA) de Estados Unidos.

Lo que ocurrió hace tiempo con la gasolina, en 2017 nos pasó con el gas LP. Desde el año pasado la mayoría de ese combustible ya viene del país vecino al norte.

¿A qué precio lo venden los vecinos? Hasta el 1 de enero, al equivalente de 5.50 pesos por litro, al mayoreo. Es un precio 30 por ciento superior al de hace un año. Para traerlo, los gaseleperos mexicanos deben pagarlo allá más caro, también. Anticipo que esto va a ponerse peor. Pronto.

Al inicio del invierno de 2014, unas heladas inusuales azotaron a Estados Unidos, lo que motivó a sus ciudadanos a prender cada calentador en casa. Consecuentemente, en esos días el precio al mayoreo de gas LP alcanzó el equivalente a 17 pesos el 27 de enero de ese año. Más del triple del precio actual. ¿Y cómo está el clima en estos días de 2018 en Estados Unidos?

Para este periodo postrecalentado, hay más razones para consumir una dieta abundante en ensaladas. Suerte con los regaderazos fríos.

,

Twitter: @ruiztorre

También te puede interesar:
¿Es buen momento para poner un restaurante?
El día en que México va a enseñarle algo a Alemania
El asesor de AMLO se distrae con este proyecto

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.