López Trump
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

López Trump

COMPARTIR

···

López Trump

07/05/2018
Actualización 07/05/2018 - 15:35

Al candidato de Morena no le gusta que lo comparen con Trump. Ciertamente, hay muchas diferencias en su personalidad, aunque también haya paralelismos. Sin embargo, si López Obrador llega a triunfar en las elecciones de julio, lo hará siguiendo el guion de la campaña de Donald Trump, ni más ni menos.

Donald J. Trump ganó la presidencia en Estados Unidos por cuatro razones principales: el enojo de la población contra algo que ni siquiera podían definir bien; un discurso diferenciado para cada clientela; la irresponsabilidad de los medios masivos, en busca de sobrevivir; y una exitosa campaña en redes sociales. Justo eso mismo está dando a AMLO una ventaja aún considerable, faltando ya menos de dos meses.

Primero, el enojo de parte de los votantes en Estados Unidos se ha atribuido, en mi opinión de forma errónea, a cuestiones económicas. No es así, y ya lo he comentado con amplitud en otras ocasiones. Se trata de un cambio de actitud propiciado por una nueva forma de comunicación que aún no entendemos bien, y ha provocado que, en los últimos dos años, en todo el mundo, los políticos tradicionales no puedan ganar elecciones. Ganan ideas de fuera, como el Brexit, o recién llegados como Trump, Macron, Babis, Kunz o de plano nadie, y se sufre para formar gobierno, como en Alemania, o de plano no se logra, como en Italia. En México, nos dicen algunos, ese enojo viene de la desigualdad económica, pero eso no tiene sentido, en tanto que dicha desigualdad se ha mantenido por veinte años, y en el nivel más bajo registrado. Con más frecuencia se atribuye a la violencia o la corrupción el origen del enojo. Creo que eso es más acertado, pero es también un fenómeno de redes sociales, como veremos en un momento.

En segundo lugar, Trump tuvo la habilidad de darle a cada quién el discurso que quería oír. Sin escrúpulo alguno, llegó a proferir cuatro opiniones diferentes (contradictorias) en un mismo día, acerca del mismo tema (en ese caso, el aborto). AMLO ha hecho lo mismo, y por eso la semana pasada me preguntaba, ¿en qué quedamos? ¿Qué es creíble de lo que ha dicho? Me parece que, como Trump, al final AMLO sigue siendo el mismo de siempre e intentará sacar adelante las ideas que ha mantenido desde hace décadas, y que parece haber definido desde su juventud, en los años setenta.

En tercer lugar, el papel de los medios masivos es deplorable. En ambos países. Frente a un serio problema de supervivencia, se decidieron a utilizar a Trump para ganar rating y lectoría, y le dieron una exposición gratuita que le permitió ganar. Acá, lo mismo, pero adicionado de la gran dependencia de los medios al presupuesto público. En Estados Unidos, los ataques de Trump a la libertad de expresión han sido constantes, y apenas logran evadirlos. Dudo que acá tengamos esa suerte.

Finalmente, las redes. Trump obtuvo muchos votos, posiblemente decisivos, gracias a una estrategia de redes sociales muy eficiente, cuyos detalles estamos conociendo paulatinamente. En México, el genio creativo detrás de AMLO, Epigmenio Ibarra, lleva más de una década construyendo una red muy exitosa. De ahí las campañas 'No más sangre', 'Somos 132', 'Nos faltan 43', que no sólo minaron la credibilidad de Peña Nieto y del gobierno en pleno, sino que han colocado a AMLO en la posición de liderazgo que hoy tiene.

Hubo en Estados Unidos un quinto factor que en México es muy diferente. Allá, sólo hubo dos candidatos. La adversaria de Trump fue incapaz de entender el momento, y de quitarse ataques excesivos. Lo de acá es distinto, pero lo platicamos mañana.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.