AMLO, entre Trump y Echeverría
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO, entre Trump y Echeverría

COMPARTIR

···
Opinión

AMLO, entre Trump y Echeverría

30/01/2018
1
   

  

ME AMLO, Trump y Echeverría. (Especial)
,

López Obrador carece de ideas para México, que no sean volver al pasado.

Su tema es echar abajo las reformas 'salinistas' y las de este sexenio.

Está perdido, pero el país acabará por destrozarse si de veras hace lo que dice y lo que piensa.

A ver, las reformas salinistas:

¿Va a echar abajo el Tratado de Libre Comercio? Esa fue una reforma salinista y López Obrador, si gana, va a hacer lo que Donald Trump
–muy a su pesar– no ha logrado: tirar el TLC.

El viernes dijo en La Fraylesca (Chiapas) que “vamos a establecer precios de garantía y se producirá en México lo que consumimos”. Igual que Trump y Echeverría.

Otra vez al país del autoconsumo, sólo que en era de globalización. Como pretende Trump y como fue el sueño durante el echeverriato.

Su discurso es atractivo para los desilusionados por el presente, con la oferta de un pasado que fue terrible y desembocó en el caos del 82.

Entonces, va a revertir las reformas salinistas que “hundieron al país”.

¿Va echar abajo la autonomía del Banco de México? Esa es una de las reformas salinistas.

¿Va a echar abajo la privatización de la banca? Esa es una reforma salinista y sólo se puede revertir con la estatización. ¿Le entramos?

¿Va a destruir el INE? Es otra reforma salinista, que puso a ciudadanos a organizar las elecciones y quitó el voto a los partidos en ese Instituto. ¿Volvemos a la Comisión Federal Electoral, dominada por el gobierno y su partido?

¿Va cerrar la Comisión Nacional de Derechos Humanos? Ahí está otra reforma salinista. ¿La clausuramos? ¿Para qué? ¿Cuáles son sus intenciones?

¿Va a quitarle la personalidad jurídica a las iglesias? Porque la hizo Salinas, es mala. ¿Regresaremos al siglo antepasado? Entonces, para qué se alía al PES y pide apoyo de las iglesias.

¿Le quitará los títulos de propiedad a los campesinos? Esa es otra reforma salinista. El fin del reparto agrario. ¿Van a regresar las expropiaciones?

Y la nueva ola de reformas, las de este sexenio, también ha prometido echarlas abajo.

¿Va a entregarle otra vez la rectoría de la educación al sindicato? Sí, se lo prometió a la CNTE y a su campaña se sumaron los allegados a Elba Esther Gordillo.

¿Para atrás las evaluaciones de la reforma educativa y se va a volver a ascender por méritos sindicales? ¿Olvidamos el proyecto de inglés intensivo en las escuelas a partir de profesores bilingües surgidos de las Normales? Sí, eso piensa su aliada la CNTE.

¿Adiós a la reforma energética y renunciamos a los miles de millones de dólares en inversión –y empleo especializado– que llegarán y ya han comenzado a llegar? Sí, es su oferta. Para López Obrador es correcto vender el petróleo a extranjeros arriba del mar, y una traición a la patria venderlo abajo del mar, con inversión y riesgo a cargo de los compradores.

¿Va a tirar la reforma de telecomunicaciones? Eso dice. Va a echar abajo “las mal llamadas reformas estructurales”. Y volveremos a pagar por la larga distancia nacional, entre otras cosas.

¿Regresaremos a una sola cadena de televisión privada y el resto para el Estado? ¿Adiós a la competencia? Todavía circula el exdirector de Imevisión (el emporio televisivo del gobierno) que corrió al conductor Pepe Cárdenas por ganarle una exclusiva a Televisa. Y está en Morena, por cierto.

En síntesis: el salto al pasado que encarna López Obrador es porque no tiene ideas para encarar el futuro. Y ofrece volver a épocas remotas que mucha gente aprueba por la falsa conseja de que 'todo tiempo pasado fue mejor'.

La pobreza intelectual de López Obrador para proyectar a México hacia un futuro mejor es evidente. De dar miedo.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:

AMLO, su verdadera pobreza
Sorpresa (positiva): coinciden PRI y Morena
Ferriz, el ocaso de un merolico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.