El desastre electoral, sin explicación ni responsables
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El desastre electoral, sin explicación ni responsables

COMPARTIR

···

El desastre electoral, sin explicación ni responsables

11/07/2018
Actualización 11/07/2018 - 8:41

Por lo visto nadie se va a hacer cargo de la tremenda derrota que tuvo el PRI el domingo uno de julio, pues hasta ahora sólo hemos visto gestos de apoyo al próximo presidente.

Eso último no está mal. Lo inaceptable es que hayan destrozado a un partido histórico, a un proyecto de país, y no digan esta boca es mía.

Con un sexenio más de perseverancia en la inercia que trae México con sus políticas públicas, “nos ubicaríamos entre Chile y España”, me dijo un experto de indudables conocimientos.

No fue ninguna gracia lo que hicieron. Tenían 209 diputados y se quedaron con 47.

En la elección presidencial el PRI tuvo 13.6 por ciento de los votos.

Lo que hizo el electorado el domingo primero fue decirle al PRI, al PAN y al PRD: lárguense.

¿Qué pasó? ¿Nadie va a pedir una explicación?

¿Nadie va a asumir una responsabilidad por la extinción de un proyecto histórico?

La gente no votó por el programa de López Obrador. Ya lo cambió y lo siguen apoyando. Volverá a cambiarlo y lo seguirán respaldando hasta que truenen la economía y el empleo.

El voto del uno de julio fue contra el PRI y contra el gobierno.

Para el gobierno no hay problemas. Sus integrantes se van dentro de cuatro meses y varios de ellos tienen su futuro asegurado, pero dejan al país a merced de las ocurrencias y estados de ánimo del próximo presidente.

A los votantes del lopezobradorismo –lo hemos visto en estos días– les da igual si vende o no vende el avión presidencial.

Les tiene sin cuidado si sigue adelante la reforma energética o la frena.

Lo mismo sucede con el aeropuerto, con la reforma educativa, con la Fiscalía General y hasta con la libertad de expresión.

Mandaron a volar al PRI, pues no lo aguantaba casi nadie. Sólo 13.6 por ciento de la población.

Y votaron por López Obrador porque era la oposición creíble a todo lo que oliera a PRI y a gobierno.

El candidato del PRI era excelente. El mejor de los cuatro, de calle. Pero iba por el PRI y representaba al gobierno. A la basura: 13.6 por ciento.

La Cámara de Diputados tendrá al PRI como la quinta fuerza. La quinta.

Esa es la realidad y nadie se hace cargo de ella.

Las reformas del presidente Peña estuvieron bien hechas. Hizo lo que el país necesitaba.

Hasta ahora –subrayo el hasta ahora– el presidente electo ha dado su apoyo a todas las reformas –salvo una parte de la educativa– que prometía echar abajo.

López Obrador ahora está de acuerdo hasta con la reforma fiscal de Peña Nieto, pues sólo bajará unos puntos al IVA en la frontera (lo que implica menos recursos para su presupuesto), y lo demás sigue igual.

El punto no está ahí, sino en otro lado.

La arrogancia desencantó a la base del priismo y hartó a la sociedad en general.

A falta de una explicación, cada quien busca a sus villanos favoritos para cargarle las culpas del desastre y, sobre todo, haber tirado por la borda un proyecto de nación que caminaba.

Unos ven la inseguridad descontrolada en la segunda mitad del sexenio, y culparán a sus encargados de la debacle electoral.

Otros, a la corrupción de gobernadores y sus estrafalarias fortunas, así como a la de funcionarios del gobierno federal.

No combatieron la percepción y ante la realidad actuaron demasiado tarde.

En el caso federal, no movieron a nadie que la gente pedía a gritos quitar.

Trajeron a Donald Trump cuando más nos insultaba.

A los pobres les dieron un cheque, pero no les dieron la mano.

Renunciaron a hacer política e instalaron sus camionetas Suburban en la plancha del Zócalo capitalino.

Todo eso influyó y el resultado está ahí, sin que nadie calibre lo que acaba de suceder.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.