Guía fácil para descarrilar a Meade
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Guía fácil para descarrilar a Meade

COMPARTIR

···

Guía fácil para descarrilar a Meade

06/03/2018
Actualización 06/03/2018 - 8:52

La forma más sencilla para tumbar la candidatura presidencial de José Antonio Meade es demostrar que tiene un ritmo de vida y propiedades que sobrepasan sus ingresos.

Se le puede tirar si le detectan que tiene una vida en Estados Unidos. ¿De dónde? Con el sueldo de secretario de Estado, por más que lo haya sido cinco veces, no podría sostenerla. Para abajo Meade.

A Meade lo podrían tirar, fácil, si le encuentran que es dueño de una planta industrial. Fuera Meade.

No tenía cómo comprar el terreno ni para construirla.

Con la rapidez de un rayo caería Meade si le detectaran que la nave industrial se la vendió a una empresa fantasma. Sería un escándalo internacional. Adiós a Meade.

Meade caería si dijera que esa nave industrial la construyó con el dinero que recibió de la hipoteca de su casa, que ya estaba hipotecada desde 2005 en HSBC y no hay un gravamen más. Mentira, fuera.

En el piso y sin derecho a réplica quedaría José Antonio Meade si se supiera que le vendió la nave industrial a una empresa fantasma que se constituyó un mes antes de la operación.

En la lona estaría Meade si se comprobara que mintió al decir que su nave industrial se la vendió a un arquitecto, y que en realidad fue a una facturera, a la que se incorporó el arquitecto un mes después de realizada la operación.

En su casa, y sin salir de ella por un buen tiempo, quedaría José Antonio Meade si le comprueban que esa empresa fantasma a la que le vendió una planta industrial es de los empleados de un amigo suyo que no tienen capacidad de pago.

Sepultado en condenas quedaría Meade si se supiera que su nave industrial se la vende a dos personas que tienen su domicilio fiscal en un terreno baldío.

De ocho columnas sería que dos especialistas en lavado de dinero dijeran que fueron contratados para abrir empresas en paraísos fiscales y hacerle llegar ese dinero a José Antonio Meade.

Que esas empresas existieran, que las triangulaciones de dinero se hubieran hecho a través del mundo, y que el dinero efectivamente hubiese llegado a la cuenta bancaria de Meade.

Muchos recordarían, y con razón, que Javier Duarte cayó preso porque uno de los que realizó las triangulaciones de dinero dijo que esos recursos se movieron para beneficiar al entonces gobernador de Veracruz. Nada está a su nombre. En otra dimensión, pero sería el mismo caso.

Caería fácil José Antonio Meade si le encuentran que hizo una fundación para atender el autismo (algo muy cercano a su corazón), y que hubiera construido un edificio para venderlo.

El fin de Meade sería decir que no recuerda qué empresa le construyó el edificio para su fundación contra el autismo, y resultara que fue la misma compañía que le construyó la nave industrial que luego le vendió a una empresa fantasma, etcétera, etcétera.

Con una sola de esas tropelías Meade estaría hoy sentado en el banquillo de los acusados y no como candidato presidencial.

Bueno, resulta que nada de lo anterior ha hecho Meade.

Y todo, absolutamente todo, lo ha hecho Ricardo Anaya.

La información es pública y verificable. No son filtraciones ni campaña negra o guerra sucia.

Las preguntas son: ¿cómo es posible que nadie le pida cuentas? ¿Cómo es posible que lo defiendan?

La respuesta es tan sencilla como descorazonadora. Anaya goza de la indulgencia moral de intelectuales, académicos y medios que dicen estar contra la corrupción… pero sólo cuando es de un adversario político.

De eso es la columna de mañana.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.