Rosario, la secretaria tóxica
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rosario, la secretaria tóxica

COMPARTIR

···

Rosario, la secretaria tóxica

09/03/2018
Actualización 09/03/2018 - 7:45

El 7 de abril de 2013 se rompió la magia del presidente Enrique Peña Nieto. El entonces líder del PAN, Gustavo Madero, presentó grabaciones en las que se escuchaba a funcionarios y exfuncionarios de gobiernos priistas, así como a candidatos y representantes de ese partido, organizar y evaluar estrategias y procedimientos para la utilización masiva de recursos y padrones de beneficiarios de programas sociales en las siguientes elecciones. La difusión de esos materiales provocó un escándalo que colocó a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, en el epicentro. La controversia fue subiendo de tono durante dos semanas, hasta que la madrugada del 23 de abril, cinco días después de que Robles destituyó a seis funcionarios de la dependencia que habían participado en esas reuniones, el presidente Peña Nieto suspendió “de manera temporal” todas las actividades públicas del Pacto por México, y pospuso la presentación, programada para horas después, de la reforma financiera.

Peña Nieto no alcanzó a ver que en ese momento arrancaba el fin de su sexenio corto y comenzaba su imparable caída de desaprobación a su gestión. El Pacto por México, la placenta de las élites mediante el cual se procesaron las grandes reformas del sexenio, había recibido un tiro de gracia y no se habían dado cuenta. El 20 de abril, tres días antes de extender su acta de defunción preliminar, el presidente puso en marcha en Zinacantán, Chiapas, la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que era el proyecto prioritario ordenado a Robles. Como invitado –y un pago de 300 mil dólares de por medio– estuvo el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien, en ese entonces, ya trabajaba como abridor de puertas para el conglomerado Odebrecht, que se dedicó a corromper funcionarios en 11 países, incluido México, para resultar beneficiado con obra pública.

En su discurso, Peña Nieto señaló: “Yo le decía (a Robles), y también lo ha dicho el expresidente de Brasil…: ‘Rosario, no te preocupes, hay que aguantar, porque han empezado las críticas, han empezado las descalificaciones de aquellos a quienes ocupa y preocupa la política y las elecciones, pero nosotros, este gobierno, tenemos un objetivo claro que es acabar con el hambre. Que sigan criticando las acciones, porque a otros los ocupan las elecciones. A nosotros nos ocupa, y nos comprometemos con el hambre en México”. La frase “no te preocupes” se puede trasladar al momento actual, donde la hoy secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, se encuentra en medio de otro escándalo, pero porque no ha comprobado, durante los dos encargos secretariales que le han asignado, cinco mil 321 millones de pesos, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación.

Las irregularidades encontradas a Robles y su equipo han ayudado a Ricardo Anaya, quien, en la mayor crisis política que ha tenido como político y candidato presidencial de la alianza Por México al Frente, ha logrado dividir el impacto negativo de las imputaciones políticas y mediáticas en su contra, con señalamientos de corrupción en contra de la secretaria, y de omisión, negligencia y encubrimiento por parte del candidato oficialista, José Antonio Meade, quien fue su sucesor en Desarrollo Social. Meade sostiene que las irregularidades que le imputan sólo conciernen a Robles, en un deslinde con claros fines electorales. Sin embargo, no ha funcionado. La toxicidad de Robles ha contaminado a Meade y su campaña presidencial, que hasta este momento no ha podido ni desmarcarse ni desprenderse de ese lastre. Viendo la gestión de Robles, a través de la ruta trazada por la Auditoría Superior de la Federación, ciertamente es difícil hacerlo.

La forma como manejaba el presupuesto Robles fue ilustrado por una de las observaciones registradas en la edición impresa de Eje Central, que menciona los 155 globos nacarados para la promoción de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, que costaron 32 mil 900 pesos. Cada globo costaba entre 15 y 30 pesos, pero Sedesol los pagó en 212 pesos. “Así se manejaba el presupuesto en la Sedesol en los años en que Rosario Robles estuvo al frente de la dependencia”, escribió el reportero Juan Carlos Rodríguez. “Pero no es extraño. De las 111 personas que han ocupado una secretaría de Estado en los últimos 18 años, Robles es la funcionaria que tiene el historial más negro en el manejo de los recursos públicos”.

El número de recursos no recuperados del erario en las gestiones de Robles equivale a todas las observaciones que se hicieron al gobierno del presidente Vicente Fox o al presupuesto anual de la Secretaría de Turismo. Robles, sin embargo, parece blindada. Nadie la ha tocado ni tampoco a su equipo más cercano, en particular a Emilio Zebadúa, su oficial mayor, a quien, según la Auditoría, se le señala como presunto responsable de adquisiciones, servicios, asesorías que no siempre se entregaron, de acuerdo con la ley.

El “no te preocupes” del presidente Peña Nieto a Robles en 2013, tiene que cambiar en estos tiempos electorales. Vale la pena recordar hoy al Conde de Mirabeau, el monárquico y revolucionario, quien en un apasionado discurso dijo que si para salvar a la República se tuviera que guillotinar al rey, que se guillotinara. Mirabeau murió dentro de la descomposición de la Revolución Francesa, y no vio cómo, poco después, a Luis XVI le cortaron la cabeza. El dilema de Peña Nieto es semejante. Para salvar a Meade y su campaña presidencial, necesita guillotinar a la secretaria que más quiere. Es un dilema doloroso, pero con esto puede estarse jugando la presidencia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.