OPINIÓN: A diez años de Lehman, lecciones de diversificación
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

OPINIÓN: A diez años de Lehman, lecciones de diversificación

COMPARTIR

···

OPINIÓN: A diez años de Lehman, lecciones de diversificación

14/09/2018

Esta semana se cumplen diez años de la caída de Lehman Brothers, fecha que es recordada a nivel mundial como uno de los momentos más representativos de la Gran Crisis. Las causas y desenlace de ésta han sido materia de profundo estudio, análisis y épica.

En gran cantidad de libros se narra con elocuencia la profundidad de dicha crisis, así como el efecto de contagio a casi todos los rincones del mundo, lo que se tradujo en un pánico generalizado.

Destacaría “Too Big to Fail” de Andrew Ross Sorkin y “The Big Short” de Michael Lewis, ambos relatos llevados a la pantalla.

Una década más tarde, nos encontramos con un mercado estadounidense en máximos históricos, que ha logrado rebotar más de 335 por ciento desde su punto más bajo —seis meses después de la quiebra de Lehman—.

El camino a la recuperación no fue sencillo, se requirió de esfuerzos titánicos y coordinados de los mayores Bancos Centrales, con políticas acomodativas. Esto resultó en una abundancia de liquidez, o dinero barato, que en varias regiones de economías desarrolladas todavía persiste.

El hecho de que el valor del dinero en algunas latitudes se mantenga cercano a cero, e incluso por debajo, ha llevado a los inversionistas a buscar retornos en diversos mercados como: capitales locales o internacionales, públicos y privados, inversiones alternativas, renta fija corporativa y deuda soberana de países emergentes.

El caso de los mercados de capitales emergentes, medido con el índice MSCI, en estos 10 años ha venido acompañado de fuerte volatilidad y altibajos, a diferencia del estadounidense que ha mostrado un paso constante.

Cabe señalar que la volatilidad puede ser una valiosa aliada en un entorno diversificado.

Podemos observar que, tras los mínimos vistos en marzo de 2009, el MSCI de emergentes rebotó casi 150 por ciento en dos años, contra el 98 por ciento del S&P. Pero, pareciera que “no hay que llegar primero sino hay que saber llegar”. A la fecha, el retorno desde sus mínimos acumula un aumento de 105 por ciento (contra un avance de 335 por ciento del S&P).

Si bien hoy podemos creer que la receta ganadora era haber permanecido exclusivamente en EU, la opinión lucía muy distinta en 2011. La diversificación contempla optimizar el retorno respecto al riesgo implícito, al combinar activos. Esa decisión sí se puede gestionar a priori, de forma diligente, para evitar estar saltando entre mercados “correteando” rendimientos pasados o incurriendo en riesgos que se pueden controlar.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.