Los votos inútiles
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los votos inútiles

COMPARTIR

···

Los votos inútiles

26/06/2018
Actualización 26/06/2018 - 9:21

Cuando acabe esta elección, el PRIAN deseará haber existido, haber jugado en equipo, haber recordado a tiempo cómo y con quién podían negociar para atacarse sin hacerse daño. Cuando acabe la elección, el PRI y el PAN verán que durante meses, y hasta los últimos días de los comicios, no hicieron otra cosa que restarse mutuamente posibilidades de ser competitivos frente a López Obrador, incluso cuando apelaron al voto útil.

Hay un mensaje que salta de whatsapp a whatsapp. Dice: “Organicemos nuestro voto vs. AMLO. Ya es un hecho, MEADE, es el vehículo para poder librarnos de la tragedia. La organización www.votoutil2018.org.mx anunció que el candidato con mejor posición para el voto útil es José Antonio Meade. Si compartes esta idea difunde este mensaje vía WhatsApp o Fcebook y pide que lo difundan otras 10 personas, de esta manera llegaremos a más de 10 millones en las próximas horas. De esta manera nos organizaremos y triunfaremos”.

Esa página, que puede ser calificada de fake news por las 'encuestas patito' que exhibe, es tan sólo uno de los intentos por hacer lucir competitivo a quien nunca salió del tercer lugar en las encuestas, posicionarlo en la esperanza de que los antipeje se decanten por el cinco veces exsecretario de Estado y no por Anaya. Pero hay también en las últimas horas encuestas serias que darían a Meade esperanza de tener un cierre honroso o, no se rían, competitivo.

Bloomberg destacó ayer “un aumento de cinco puntos en la preferencia de los votantes del candidato del PRI, José Antonio Meade, en la encuesta de GEA-ISA, llegando a 26 por ciento. Si bien no es suficiente para llevar a Meade firmemente al segundo lugar, lo que muestra la encuesta es ya un empate técnico con Anaya, que tiene 28 por ciento de las preferencias”.

Y en su barómetro electoral, Bloomberg pone a Meade con 24.7 por ciento, a nada de Anaya, que registra 26.5 por ciento (López Obrador aparece a 20 puntos del panista, con 46.3 por ciento). https://www.bloomberg.com/graphics/2018-mexican-election/espanol.html

Tanto la encuesta de GEA-ISA como el consolidado de Bloomberg son agua de mayo para Meade, que la víspera recibió el apoyo de hombres y mujeres de negocios, algunos de ellos de apellidos pesados y que agrupados en algonombrado Empresarios por Meade llamaron a votar por él porque, según mandaron pagar en un desplegado, es el “único que logrará un México próspero para nuestros hijos”.

Sin embargo, en el bando contrario, en el de Anaya, también hacen olas. Jorge Castañeda publicó ayer en EL FINANCIERO el resultado de una ponderación realizada a partir de diversas bases de datos y otros factores, que le darían al panista una posición muy competitiva. “El modelo arrojó una predicción, no una encuesta, de 31.6 por ciento para AMLO, de 27.8 por ciento para Anaya, de 19.9 por ciento para Meade, de 7.4 por ciento para El Bronco y 13.3 por ciento de indecisos”. http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/jorge-g-castaneda/los-ultimos-numeros

Según entiendo, esa ponderación de datos tomó en cuenta zonas que estarían subrepresentadas en las encuestas –secciones que no habrían sido debidamente encuestadas por condiciones de marginalidad o inseguridad. Por lo expuesto por Castañeda, que incluye la encuesta diaria que al 24 de junio los ubica a sólo nueve puntos de AMLO, en la campaña del queretano viven con optimismo la posibilidad de que estemos ante un cisne negro, esos 'sucesos inesperados de gran magnitud' (Wikipedia).

Ese entusiasmo también se nutre de la capacidad de acarreo mostrada por los partidos de Anaya, que en el cierre en la ciudad de México cuajaron el Paseo de la Reforma. Y en lo que es un llamado a hacer voto útil, en ese acto el panista machacó la idea de que él, y nadie más que él, le puede ganar al Peje.

Cuando acabe esta elección, en el PRIAN revisarán cuán pésima idea fue tener dos llamados al voto útil, cuán inútil resultó tener dos bandejas de voto útil.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.