Más sobre la beca Meade-Anaya
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Más sobre la beca Meade-Anaya

COMPARTIR

···

Más sobre la beca Meade-Anaya

30/07/2018
Actualización 30/07/2018 - 10:06

En la cuenta de Twitter de Julio César Guerrero Martín (@julioguerrero81) hay un periodo de silencio entre el 1 de julio y el 25 de julio. La primera fecha corresponde a los últimos mensajes que este joven publicó en esa red social en torno a la campaña de José Antonio Meade, campaña en la que colaboró. La segunda fecha corresponde al retuit de un mensaje de su hoy jefe, José Antonio González Anaya, secretario de Hacienda. ¿Qué cambió entre esas dos fechas? El miércoles de la semana pasada, el buen Julio César no sólo rompió el silencio, sino que posteaba desde una situación muy distinta a la de los meses previos: ya tenía hueso en el gobierno. Y un hueso nada menor.

“Politólogo y Administrador Público UIA. Presidente del Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales @INDAABIN”, así se presenta Julio César Guerrero en Twitter. Es uno más de los súbitos nombramientos del gobierno de Enrique Peña Nieto que caminan, parecen, suenan a pago de favores de campaña, o si lo prefieren, es una más de las becas Meade-Anaya, de esas que cayeron a puñados, si bien discretamente, en las semanas recientes.

Según fuentes gubernamentales, lo que se vivió a finales de la primera quincena de julio fue un intento de cerrojazo para ayudar a los cuates. Una veintena de altos puestos de Hacienda, particularmente en la banca de desarrollo, estuvieron vacantes buena parte del primer semestre del año. Pasada la derrota de Meade (que también fue del secretario Anaya, que se la pasó con su amigo antes y después de la elección), han ocurrido nombramientos inopinados en puestos clave de la administración pública, como los narrados aquí la semana pasada, cuando se habló de los casos de Emilio Fueyo Saldaña, nombrado director de Banca, Valores y Ahorro de la Secretaría de Hacienda, y el de Tomás Trueba Zepeda, nombrado abogado y fiduciario de Nacional Financiera (http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/salvador-camarena/pago-de-favores-a-meadistas). Dos grandes puestos para sendos colaboradores cercanísimos a Meade.

Ahora tenemos un caso más. El de Guerrero Martín. Consulté a un par de personas que han trabajado con el Indaabin: “No es un tema menor. Se encarga de toda la valuación de bienes que adquiere la Federación. A reserva de la administración del patrimonio inmobiliario. Más a finales de una administración, cuando debes regularizar expropiación y compras de derechos de vía (CFE, Pemex, Conagua, SCT), todos ligados a proyectos desarrollados por el gobierno. Entre ellos nada más y nada menos que el NAIM... Sí, ahí, donde se dio el caso de los macheteros. El titular debe tener expertise en valuación de activos. Indaabin es la inmobiliaria del país. Eso sin mencionar que además participa en la desincorporación de activos, entre ellos los afectados por el temblor del año pasado”. Otra persona dijo: “Es una institución altamente técnica, de ahí la certeza de los avalúos que realiza sobre el enorme patrimonio de los bienes inmuebles de la Federación, teniendo por consiguiente enorme influencia en el gasto público”.

Como Fueyo y Trueba, Guerrero viene de la campaña y antes de la oficina de Meade. Su título profesional de licenciatura es de 2011. Es un joven. Quizá una promesa para la administración pública. Pero también es uno más de los casos que se aprobaron al límite de lo establecido en el oficio 307-A-1892 de la Secretaría de Hacienda, que con fecha del 29 de junio estableció que no habría contrataciones a partir del 16 de julio.

Horas antes de eso entraron los Fueyo, Trueba y Guerrero. Y otros más, porque se habla de que en esas horas, tan sólo en Banobras, llegaron hasta medio centenar de recomendados.

Y lo mismo ocurrió en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, donde un funcionario vio pasar “a un chavito de no más de 25 años”, sólo para enterarse horas después de que era uno de los nuevos directores de área.

¿Estamos ante un esfuerzo tardío del gobierno de Peña Nieto para hacerle competencia a 'ya saben quién' en eso de dar oportunidades a los 'ninis'?

No, más bien es una singular beca de cuatro mesecitos que no conjura el riesgo en puestos claves de la administración, ayer vacantes y hoy en manos de sufridos compañeros de la campaña. ¡Ay gobierno, no te acabes!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.