¿Nuevo fraude patriótico?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Nuevo fraude patriótico?

COMPARTIR

···

¿Nuevo fraude patriótico?

12/03/2018
Actualización 12/03/2018 - 10:07

El 7 de marzo Helio Flores publicó 'Nacido para ganar', resumen perfecto de las elecciones presidenciales.

En un podio de premiación, el candidato Meade aparece en el sitio del tercer lugar. Un mono –encopetado y cariacontecido– observa la escena. En la siguiente imagen, el mono del copete serrucha el lugar correspondiente al segundo lugar de la competencia. En la tercera hace lo mismo con el sitio del primer lugar. Al final, en su taburetito de tercer lugar, Meade levanta los brazos en señal de triunfo. Mono y candidato sonríen. (https://twitter.com/Helioflores_mex/status/971380225538908160)

Vivimos una versión muy torcida de 1976. El gobierno parece decidido a que su candidato gane sin oposición. Aunque poco faltó, en esta ocasión no serían los problemas internos del Partido Acción Nacional los que dejen a los mexicanos sin opciones competitivas. El plan del candidato solitario se ha maquinado en Los Pinos.

Hundido en las preferencias electorales luego de un sexenio de escándalos de corrupción impunes y de su completa indolencia ante cualquier cosa que no sea proteger el statu quo, el peñismo ha emprendido una estrategia para quedarse con la presidencia por default: a sabiendas de que no pueden ganar, pretenden que los otros no ganen, es más, que ni compitan.

Muy torcidamente vivimos también un momento como el de 1986. Entonces, un gobierno del PRI decidió que no se podía permitir el triunfo de la oposición en Chihuahua. Con paternalismo que soslayaba los derechos ciudadanos, el régimen ejecutó un fraude para impedir que esa entidad, fronteriza con Estados Unidos, 'cayera' en manos de los 'vendepatrias' del PAN.

Émulos de aquella trastada, paradójicamente hoy los peñistas abrazan a Trump y a su yerno en busca de favores redituables electoralmente. Echarse en brazos del peor Washington para que la Casa Blanca bendiga la operación de rescate de un candidato sin futuro. La patria al servicio de Insurgentes Norte y de Pensilvania 1600.

La operación judicial de acoso y derribo en contra de Ricardo Anaya no ha cesado. Y se da por descontado que apenas serruchen al panista, irán por El Peje. Tan anunciadas y tan normalizadas ya están esas versiones que hay quien se escandaliza no de las señales del fraude, sino de que haya quien (AMLO) advierta sobre las consecuencias del mismo.

Los elementos tácticos de tan burda estrategia abundan. El presidente ha pasado de advertir al pueblo que no se deje llevar por el enojo, a pagar millones en publicidad para que los mexicanos hagan “bien las cuentas” de todo lo que estarían por perder.

Y cuando los critican, doblan la apuesta. ¿No les gustó que la PGR difundiera un video de un candidato ante el Ministerio Público? Pues a las pocas horas el encargado de la Procuraduría y el secretario de gobernación (así, en minúsculas) se harán acompañar de los titulares de la Policía Federal y de la Comisión Nacional de Seguridad en una conferencia que, dizque convocada para otro tema, resultará en un acto de defensa de la chicanada contra Anaya. Entre eso y la forma en que el hoy preso Édgar Veytia recibía a los opositores hay demasiado parecido.

Encima, el gobierno no acusó recibo de la inédita misiva que decenas de intelectuales publicaron hace ocho días para demandar al régimen uso imparcial de las instituciones de justicia. “Es el clima natural de todo proceso electoral”, contestó ante esa carta Peña Nieto en una declaración desdeñosa, en la forma y en el fondo, con lo que está en juego.

Llegamos a la fecha del registro de los candidatos sin la certidumbre de que el gobierno permitirá elecciones libres y parejas. De no cambiar eso en las próximas horas, se consumaría la regresión total, esa a la que le parecía natural armar un fraude patriótico.

Así empeñan al país.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.