Te vamos a pedir, de favor, Marco Antonio…*
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Te vamos a pedir, de favor, Marco Antonio…*

COMPARTIR

···

Te vamos a pedir, de favor, Marco Antonio…*

30/01/2018
1
  

  

mARCO Antonio
,

Te vamos a pedir, de favor, Marco Antonio, que no nos vuelvas a provocar un disgusto. Es que no hay derecho, tú muy quitado de la pena deambulando días y noches por la metrópoli luego de dos arrestos, mientras todo mundo en las redes sociales reclamaba al gobierno que qué te hicieron los policías, que dónde te dejaron, que por qué no aparecías. Hasta fueron a protestar al Ángel, imagina los desfiguros que hoy en día hay que aguantar.

Te vamos a pedir, de favor, Marco Antonio, que por el amor de Dios te ubiques, y que no vuelvas a fotografiar sin permiso ningún graffiti, mural o lo que sea en la Ciudad de México.

Tu ocurrencia sólo podía tener un desenlace: la policía se vio obligada a someterte, Marco Antonio, a tumbarte contra el pavimento y treparte a una patrulla. Quién te dijo que así como así puedes tomar fotografías, menos video, en la ciudad gobernada (es un decir) por un policía.

¿Ya viste la que armaste, Marco Antonio? Pobres policías, ¿te imaginas lo mortificados que estaban? Velos en el video. Nota su voz llorosa. Conmuévete, Marco Antonio, no hay que ser; pobrecillos, una cosa es que armados con cascos y toletes te hayan sometido, que te pasearan quién sabe por dónde, que acabaras con golpes, que no se hagan responsables de tus pertenencias, y otra muy distinta es que no tengas humanidad, que no te duela lo que les pueda pasar a esos pobres elementos que te llevaron y luego no supieron explicar qué fue de ti o de su apego a las normas. Y encima, no te hagas, Marco Antonio, fueron víctimas de tu engaño, porque seguro es cierto que les dijiste que tenías 19 años. Abusivo.

Y no contento con tu chistecito, tras ser liberado en la CDMX, quién sabe a dónde fuiste a meterte. Seguro te escondiste de las cámaras para hacerle pasar un disgusto al señor Mancera. A ver, qué vamos a hacer para reponerle su domingo a don Miguel. Él, que se dedica a hacer ensaladas para sus cuates, tuvo que interrumpir su descanso, buscar la chamarrita que tiene su nombre y salir a rueda de prensa (con lo que le choca contestar preguntas que no sean sobre la Fórmula 1). ¿Te parece que hay derecho, Marco Antonio, a poner a trabajar en fin de semana a ese Ángel que cuida de nosotros?

Y no veas la bola de argüenderos: que si desaparición forzada, que si levantón, que si secuestro. Caray, mesura, señores. Qué culpa tiene el gobierno de que este joven no se haya tomado bien el haberle privado sin causa legal de su libertad. Cosas peores se ven todos los días en este país y en esta ciudad, qué delicados me salieron los chilangos, incluido el Marco Antonio. Haberse ido derechito a su casa y chitón, aguantarse como los hombrecitos.

Porque entiéndelo, Marco Antonio, las cámaras de la ciudad no son para cuidarte ni para dar prontamente con el paradero de alguien reportado como desaparecido, no. Son para demostrar que no andabas bien, no engañes, pobre gobierno, ya ves que ahora cualquiera se siente con derecho a criticar.

Te vamos a pedir, Marco Antonio, que le digas a tu familia y a tus amigos que dejen de insistir en que no hiciste nada. ¿Les parecerá poco evidenciar la pasmosa falta de coordinación entre la CDMX y el Edomex?

Muchacho rejego, tamaño disgusto, y encima ni acudes a la 'procu' a declarar. No hay que ser, Marco Antonio, pobres policías, pobre Mancera.

* Inspirado en un tuit de Pablo Ferri.


Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

2006, aquí vamos
El caso Chihuahua impacta a Oaxaca
Cadena de oración por Mauricio Toledo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.