Los candidatos y el consejo fiscal
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los candidatos y el consejo fiscal

COMPARTIR

···

Los candidatos y el consejo fiscal

20/06/2018
Actualización 20/06/2018 - 9:46

Algunos analistas de los mercados financieros nacionales temen que las finanzas públicas y la postura fiscal de México puedan sufrir un menoscabo como resultado del proceso electoral.

La razón es que el ganador de la elección presidencial, sea quien sea, tendrá que cumplir con sus compromisos de campaña.

No se descarta que, derivado del cambio de administración y, posiblemente, de partido en la presidencia, haya ajustes en la política de tarifas autorizadas por el gobierno, como las eléctricas.

De ahí la conveniencia de considerar un consejo fiscal independiente al gobierno y apartidista, que apoye en el cumplimiento de las metas de déficit y deuda del sector público para no poner en riesgo la estabilidad económica.

Así lo han propuesto una docena de organizaciones y think tanks, como el CCE y el CEESP, su organismo de análisis económico; México Evalúa, cuya propuesta desde el Colectivo PE$O es coincidente con la de Coparmex, así como el IMEF, entre otros.

Una de las 14 preguntas que lanzó el CCE a los cuatro candidatos previo al tercero y último debate presidencial fue la siguiente:

“¿Cuál es su postura sobre la necesidad de crear en México una institución o consejo fiscal independiente, como instrumento para fortalecer la gobernabilidad y disciplina fiscal, prevenir un nivel insostenible de deuda y promover la transparencia en el Presupuesto?”.

La pregunta no tuvo respuesta en el debate, pero los candidatos Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y el independiente Jaime Rodríguez apoyan la propuesta de instaurar un consejo fiscal, no así José Antonio Meade.

Encabezadas por México Evalúa, las organizaciones que integran el Colectivo PE$O aseguran que el país necesita un consejo fiscal apartidista para promover la sostenibilidad presupuestaria, entre otras atribuciones.

La iniciativa de la Coparmex es crear un consejo fiscal independiente y apartidista, con mandato formal, para proporcionar una evaluación de expertos independientes sobre la política hacendaria y hacer recomendaciones normativas en materias fiscal y presupuestaria.

El IMEF propone en su agenda 2019-2024 “crear un consejo fiscal autónomo, con la participación de actores sociales, para promover la eficiencia del marco tributario y la rentabilidad del gasto público”.

Todas las propuestas son coincidentes en el sentido de crear un consejo fiscal y reabren el debate sobre la adopción de una figura de ese tipo en México.

Gerardo Esquivel, asesor económico externo de López Obrador, dijo al reportero que “nosotros nos hemos manifestado abiertamente en favor de la creación, si es que se considera deseable o conveniente, de un consejo fiscal… como instrumento que supervise las acciones del gobierno”.

Luis Madrazo, vocero económico de Meade, argumentó que las leyes de responsabilidad hacendaria cumplen la misma función de un consejo fiscal, pero reconoció que hay una buena idea detrás de la propuesta, pues “se necesita un contrapeso técnico al gobierno desde el Congreso”.

Dado que los legisladores no han cumplido con esa función de contrapeso, la elección presidencial y la renovación del Congreso deben abrir la puerta a un debate y una discusión profunda sobre el tema.

Más aún, el ganador de la contienda debe contemplar la creación de un consejo fiscal autónomo como una herramienta para mantener la estabilidad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.