¿Qué preocupa más, previo a la elección?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué preocupa más, previo a la elección?

COMPARTIR

···

¿Qué preocupa más, previo a la elección?

24/01/2018
1
   

   

Seguridad
,

Por primera vez, los problemas que más afectan a las personas y empresas previo a una elección presidencial en México son la inseguridad y la corrupción. 

De acuerdo con el Índice Mexicano de Confianza Económica del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, en diciembre pasado el principal obstáculo al que se enfrentaron las empresas fueron las condiciones de inseguridad en el país.

Así lo consideró el 64 por ciento de los contadores públicos, representados en más de 60 colegios del IMCP, en los que participan profesionales en la materia, socios de despachos contables, que a su vez prestan sus servicios a múltiples empresas en México.

La segunda limitante que enfrentan las empresas mexicanas es la corrupción, con 59 por ciento de las menciones de la contaduría pública.

Ernesto O’Farrill, colaborador de EL FINANCIERO y presidente de la Comisión de Análisis Económico del IMCP, asegura que van varios meses en que la inseguridad y corrupción son los principales obstáculos para la actividad económica, según las encuestas levantadas entre la contaduría pública.

Ambos factores “le ganan a la incertidumbre sobre la renegociación del TLCAN, las elecciones presidenciales y la pérdida de competitividad por la reforma fiscal en Estados Unidos”, como frenos para el desarrollo de los negocios en México.

Además, se mantiene la tendencia alcista en la cifra de homicidios dolosos, tanto que en 2017 se reportó el mayor número de casos en el país, con 25 mil 339, que lo confirman como el año más violento en la última década, según los registros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Los altos niveles de violencia se corresponden con la percepción y sensación de inseguridad.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del Inegi (ENSU), al último trimestre de 2017 prácticamente 76 de cada 100 mexicanos consideraron que vivir en su ciudad es inseguro.

Si bien a nivel nacional no hubo un cambio significativo en diciembre respecto a septiembre previo, se mantiene la proporción más elevada desde que el Inegi comenzó el levantamiento de la encuesta en septiembre de 2013.

Reynosa, Chilpancingo y Fresnillo son las ciudades en que se percibe más inseguridad.

Pero las poblaciones con mayores incrementos en la percepción sobre inseguridad entre un trimestre y otro son Ciudad Juárez, La Paz y Durango.

Según un estudio de The Economist basado en datos del Instituto Igarapé, un think tank brasileño, Acapulco es la ciudad más peligrosa del país y la segunda peor después de San Salvador, la más violenta del mundo.

De hecho, seis poblaciones mexicanas están entre las 50 más peligrosas del planeta, entre ellas Tijuana, Ciudad Victoria y Chilpancingo, señala la misma fuente.

Los lugares en que los mexicanos se sienten más inseguros siguen siendo los cajeros automáticos ubicados en la vía pública, el transporte público y los bancos, muestra la encuesta del Inegi.

El 62.9 por ciento de la población adulta, residente en las ciudades objeto de estudio en la ENSU, manifestó que durante el cuarto trimestre de 2017 modificó sus hábitos respecto a “llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito” por temor a sufrir algún asalto.

Mientras que 55.9 por ciento reconoció haber cambiado hábitos respecto a “permitir que sus hijos menores salgan de su vivienda” a convivir con otros niños.

Con la imagen de violencia e inseguridad que se proyecta al exterior, faltan argumentos para defender –contra lo que afirma Donald Trump– que México está lejos de ser “el país más peligroso del mundo”.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Nos entusiasmamos con el TLCAN?
El ‘impuesto’ de la inseguridad y violencia
Capitalismo Consciente

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.