¿Qué se trae el Gobierno de EU con Huawei y ZTE?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué se trae el Gobierno de EU con Huawei y ZTE?

COMPARTIR

···

¿Qué se trae el Gobierno de EU con Huawei y ZTE?

La aversión a estos teléfonos chinos revivió esta semana con jefes de inteligencia recomendando no comprarlos por razones de seguridad.

Sin embargo el asunto suena más a politiquería y protección de mercado que a una amenaza real, explica Leonid Bershidsky.

Bloomberg Por: Leonid Bershidsky*
15/02/2018
El Mate 10 Pro de Huawei.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La persistente aversión del gobierno estadounidense a los fabricantes chinos de teléfonos inteligentes Huawei y ZTE resurgió esta semana en una audiencia del Comité de Inteligencia del Senado, con seis jefes de inteligencia recomendando a los estadounidenses no comprar los productos de estas compañías por razones de seguridad.

Incluso hay un proyecto de ley patrocinado por los republicanos en el Congreso para prohibir que el gobierno use cualquier equipo Huawei o ZTE.

El último intento de Huawei de abrirse camino en el mercado estadounidense fracasó a principios de este año, cuando AT&T canceló abrúptamente un acuerdo, posiblemente después de estar bajo presión política.

Los consumidores de Estados Unidos deberían tratar estas advertencias más como politiquería y proteccionismo apenas disimulado que como preocupación por la seguridad de sus comunicaciones.

Hay tres razones para ser escéptico de las advertencias.

La primera es técnica. El software espía incluido en aplicaciones o sistemas operativos es relativamente fácil de detectar, y si el gobierno chino decide espiar a estadounidenses a través de, digamos, teléfonos Huawei, hay una buena probabilidad de que los expertos en ciberseguridad, o incluso las propias agencias de espionaje estadounidenses hayan descubierto algo así y habrían avisado al público en general.

De mayor preocupación son los llamados exploits (programas que aprovechan alguna vulnerabilidad) 'fuera de banda' cosidos en el firmware de varios componentes del teléfono o incluso cableados en ellos. Estos pueden permanecer sin ser detectados por años, como los defectos recientemente descubiertos de Spectre y Meltdown - que están involuntariamente, al parecer, en casi todos los procesadores modernos- y que los espías, chinos, y otros, podrían haber explotado según lo que sabemos.

Hoy no hay un teléfono móvil que no use al menos algunos componentes fabricados en China. Si existiera un plan de vigilancia masiva del gobierno chino, no se basaría solo en los fabricantes de dispositivos de propiedad china, sino que también explotaría a Apple, Samsung y otros teléfonos.

Por lo que sabemos, China (y los Estados Unidos y el Reino Unido, donde se diseñan algunos conjuntos de circuitos integrados generalizados) ya lo hacen. Si eres paranoico al respecto, tira tu teléfono móvil sin importar la marca.

Placeholder block

La segunda razón tiene que ver con la selectividad de las advertencias. El gobierno de Estados Unidos ha estado detrás de Huawei y ZTE desde 2011, cuando el Comité de Inteligencia de la Cámara comenzó una investigación de estas dos firmas como proveedores de equipos de telecomunicaciones.

Finalmente descubrió que su cooperación con las autoridades chinas era sospechosa, aunque no se descubrieron puertas traseras específicas en los equipos.

Sin embargo, desde que apareció el informe, Lenovo, una firma china, adquirió Motorola Mobility, de Chicago, y, a pesar de los avisos periódicos del Pentágono y de las agencias de inteligencia estadounidenses y aliadas de que los dispositivos de Lenovo presentan un riesgo de seguridad, no existe presión visible sobre los operadores para que dejen de vender teléfonos Lenovo y Motorola.

En los últimos tres meses de 2017, Lenovo tuvo una participación del 4.1 por ciento de los envíos de unidades de teléfonos inteligentes en los Estados Unidos, en comparación con el 0.3 por ciento de Huawei, que solo ha estado vendiendo teléfonos desbloqueados.

Motorola es un nombre venerable en los Estados Unidos. Y, a pesar de los recortes masivos de personal estadounidense desde el acuerdo con Lenovo, sigue siendo técnicamente una empresa estadounidense.

Los instintos proteccionistas son la única razón lógica por la que no están agrupados con Huawei y ZTE.

La tercera razón para ser escéptico es que Huawei y ZTE no están bajo presión en Europa. En el último trimestre de 2017, Huawei fue el tercer mayor vendedor de teléfonos inteligentes por volumen en Europa Occidental después de Samsung y Apple, logrando una participación de mercado de 13.5 por ciento.

Sin la necesidad de proteger a los fabricantes nacionales de teléfonos inteligentes -pues no los hay-, los países europeos obsesionados con la privacidad están bien con los proveedores estadounidenses y chinos, aunque si supieran con certeza que los espiaron, los consumidores estarían enfadados.

Esto es similar a la situación con el software antivirus, donde el gobierno de los Estados Unidos prohíbe los productos Kaspersky desarrollados en Rusia, pero la mayoría de los gobiernos de la Unión Europea (el Reino Unido es una excepción notable) siguen siendo agnósticos sobre el peligro, utilizando soluciones de seguridad rusas y estadounidenses.

Stephanie Pell, de West Point, y Christopher Soghoian, de la American Civil Liberties Union, explicaron el aspecto político del caso Huawei/ZTE en un documento de 2014 sobre la vigilancia telefónica:

Las compañías que fabricaron los productos que generan desconfianza son chinos y por lo tanto están sujetas a la demonización pronta y políticamente segura (de hecho, políticamente gratificante) por parte de la comunidad de inteligencia y sus aliados en el Congreso. Además, la amenaza de seguridad nacional planteada por la explotación del gobierno chino de puertas traseras en equipos de telefonía chinos, a diferencia de muchas otras amenazas, ofrecía el beneficio político inherente de ser legalmente susceptible de discusión pública sin poner en riesgo fuentes y métodos de inteligencia del gobierno de los Estados Unidos".

Ahora, sin embargo, el diferente tratamiento de Lenovo agrega a esto el elemento de protección del mercado.

No hay ninguna razón por la que el mercado de teléfonos inteligentes estadounidense se vea diferente al global, en el que Huawei es, como en Europa, la tercera marca con un 7.9 por ciento de envíos de unidades.

La razón por la cual la compañía china ha logrado esta envidiable posición es que vende teléfonos confiables y bien diseñados con las mejores especificaciones, algunas de ellas únicas, como las cámaras Leica integradas, y significativamente más económicos que la competencia.

El equipo insignia Mate 10 Pro se vende por 799 dólares desbloqueado en Amazon, en comparación con al menos mil 100 dólares para un iPhone X.

Los consumidores serán libres de juzgar por sí mismos, pero esto se parece mucho más a la competencia en el mercado que un esfuerzo chino para infiltrarse en los Estados Unidos y robar los mensajes privados y datos de los estadounidenses. Ni siquiera China hace eso con marcas de teléfonos estadounidenses como Apple, aunque podría citar fácilmente preocupaciones similares.

Esta columna no refleja necesariamente la opinión de Bloomberg, o sus propietarios, ni de El Financiero

* Leonid Bershidsky es un columnista de Bloomberg View. Fue el editor fundador del diario comercial ruso Vedomosti y fundó el sitio web de opinión Slon.ru.