¿Adicto al celular? Viajar podría ser la solución
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Adicto al celular? Viajar podría ser la solución

COMPARTIR

···

¿Adicto al celular? Viajar podría ser la solución

En un viaje se trata de vivir el presente a través de las experiencias, por lo que salir de casa ayuda a dejar la tecnología a un lado para disfrutar lo que tenemos enfrente.

EISA MULTIMEDIOS | Nallely Campos
01/06/2018

Actualmente, estar conectado a la tecnología se ha convertido en una necesidad social, y es que a partir de la aparición de las herramientas móviles de comunicación, ésta ha traído consigo nuevas formas de interactuar, así como también comodidad y entretenimiento para el ser humano.

Sin embargo, depender de ella todo el día podría llegar a desconectarnos, pero de la realidad; por lo que es recomendable alejarla de nuestra vida en aquellos momentos en los que no sea necesario, ejemplo de ello son los viajes de placer.

Y es que “no saber gestionar el uso que hacemos de las redes sociales puede conllevar numerosas consecuencias negativas como, por ejemplo, perjudicar a nuestras relaciones personales y a nuestra concentración, o provocarnos estrés y ansiedad”, señaló en entrevista Zamara Bustos, psicoterapeuta de la Clínica de Atención Psicológica Integral (CAPI), quien añadió que un viaje se trata de vivir el presente a través de las experiencias, las cuales podrían llegar a mermarse si en lugar de disfrutar el paisaje, el clima o la naturaleza; la persona se la pasa hablando por teléfono, viendo una película o chateando con sus amigos.

Tendencia en aumento

Agregó que esa tendencia a estar siempre conectados, se da principalmente en personas que tienen una incapacidad a sentirse solos, de valorar lo que tienen y vivirlo, sin que haya alguien que le esté constantemente reconociendo.

Hay gente que no es capaz de desconectarse nunca y la idea de pasar tan solo un día sin poder acceder a sus perfiles para actualizarlos o para ‘ponerse al día’ les parece algo totalmente imposible.

La tecnología tiene muchos beneficios, sin embargo, “es necesario poner un límite, determinar cuántas horas me voy a desconectar del mundo físico para vivir una realidad virtual, qué tanto lo necesito, en qué me beneficia”, señaló

Explicó que debemos tener siempre presente el hecho de que “un viaje implica conocer cosas nuevas, entrar en contacto con la naturaleza, disfrutar una cultura, paisaje y gastronomía diferente, divertirse, olvidarse de los horarios; pero sobre todo, es un buen momento de conocer a nuestro Yo interno, conectarse a la realidad y pulir la relación que tenemos con nosotros mismos.

“No hay mejor manera de vivir una experiencia de viaje que compartiéndola contigo mismo. Donde ya no importa qué piensa la gente de lo que haces, es una experiencia más natural, un viaje real”, finalizó.