Veracruz, donde el pasado cobra vida
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Veracruz, donde el pasado cobra vida

COMPARTIR

···

Veracruz, donde el pasado cobra vida

Recorrimos el Puerto de Veracruz y los alrededores. Sus edificios y tradiciones son el reflejo de una ciudad histórica donde dejaron huella los personajes más relevantes de México.

Alonso Gordoa | EISA Multimedios
11/05/2018
El Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC) es un inmueble del siglo XVIII.

Veracruz tiene una gran riqueza histórica, que le permite a sus visitantes viajar en el tiempo por medio de sus edificios y tradiciones, donde han dejado huella los personajes históricos más importantes desde la conquista hasta la actualidad.

Gracias a su ubicación geográfica, en el Estado de Veracruz se pueden practicar diversas actividades relacionadas con el ecoturismo, o bien, recorrer ciudades con un amplio acervo cultural como el Puerto.

Riquezas del Puerto

Al caminar por las calles del que sigue siendo el puerto más importante del país, se aprecian construcciones que se remontan siglos atrás cuando Veracruz era la única ciudad fundada por los españoles en todo el continente americano.

El recorrido comienza en el Centro histórico, una de las postales características de esa ciudad, donde la mayoría de sus edificios pertenecen al periodo colonial, destacando entre ellos su Catedral y el Zócalo, antiguamente llamado Plaza de Armas. Ahí se reunían las tropas en tiempo de guerra. Es común encontrar distintos eventos culturales, artísticos e inclusive por las noches personas bailando danzón.

En el centro también se ubica el Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), un inmueble del siglo XVIII que es parte de las edificaciones coloniales que todavía conserva la ciudad y una de sus características son los muros de piedra múcara, rasgo de la arquitectura colonial porteña.

El Instituto tiene poco más de 30 años y posee 12 mil obras de arte de pintores como Diego Rivera y José Clemente Orozco; además de que cuentan con una feria del libro, la feria de cerámica y un programa de educación artística.

Cuando llegaron los españoles, la primera tierra que tocaron en América fue la región de la Antigua, a 40 minutos del Puerto. Localizada por la desembocadura del rio Huitzilapan o ríos de los Colibríes, por el cual Hernán Cortés llegó a México en 1519 y donde ahora se llevan a cabo recorridos en lancha de motor.

Su nombre se originó ya que la Villa Rica de la Vera Cruz fue trasladada al sitio actualmente conocido como La Antigua, para diferenciarla de la Nueva Vera Cruz. En este lugar se encuentran varios símbolos históricos de suma importancia en Veracruz para los visitantes.

Allí se ubica la primera casa de Hernán Cortés en tierras mexicanas; de esta construcción sólo sobreviven las paredes, un cañón encontrado en las playas de chalchihuecan, y algunas raíces de los árboles que cubren por completo ese edificio dándole un aspecto llamativo.

Placeholder block

A un lado de ese sitio está la Ceiba, el único árbol de la época que persiste y donde se cree que Cortés amarro sus Carabelas.

El recorrido sigue en la Ermita del Rosario, considerada la primera iglesia de América Continental construida entre 1523 y 1524 por los frailes franciscanos.

La Parroquia del Cristo del Buen Viaje es otra reliquia de la Antigua, fue construida a mediados del siglo XIX y ahí los viajeros pueden observar pilas bautismales hechas por manos indígenas.