Enrique Serna: el irreverente escritor que ganó el Premio Xavier Villaurrutia
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Enrique Serna: el irreverente escritor que ganó el Premio Xavier Villaurrutia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Enrique Serna: el irreverente escritor que ganó el Premio Xavier Villaurrutia

bulletDesde la crítica y la narración, el escritor ha construido una obra que ha llamado la atención de un número creciente de lectores.

Bloomberg /Alejandra Ojendi
31/07/2020
Enrique Serna
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo GAME CHANGER
Bloomberg Businessweek

La historia de un escritor es, sin duda, la de un lector, y en el caso de Enrique Serna su amor por las letras empezó gracias a su madre, una catalana hija de refugiados españoles, ‘lectora omnívora’, que lo mismo leía best sellers que clásicos.

El gusto por los libros de Serna, como ocurre con tantos otros en este país, pronto se topó con un muro escolar. En la preparatoria tenía una maestra de literatura que se dedicaba únicamente a dictar fechas sobre la vida y obra de los autores del rígido plan de estudios, cosa que aburría en extremo al futuro escritor. Entonces aprovechó el tiempo de esa clase para escribir lo que él considera su primer cuento: ‘La Bóveda’. El texto se publicó en el suplemento ‘La cultura en México’ del periódico El Nacional.

Años más tarde, Serna empezó a estudiar la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, pero ahí tampoco se sintió a gusto, le hacía falta su amada literatura. El escritor nuevamente dio un giro y en 1985 concluyó la carrera de Lengua y Literaturas Hispánicas en esa misma universidad.

Su nombre comenzó a ser reconocido paulatinamente en el suplemento ‘sábado’, el legandario suplemento editado por Huberto Batis y publicado en unomásuno. Ahí, el escritor capitalino le ponía letras a sus avispados pensamientos, sin reparar demasiado si en sus textos cuestionaban a otras grandes figuras de la cultura nacional, como Octavio Paz o Carlos Fuentes.

La crítica desde el humor negro al gremio literario ha estado presente, desde entonces, en parte de su obra.

Su novela ‘El miedo a los animales’, acerca de un reportero de nota roja que investiga un asesinato ocurrido en el mundo de las letras, y su ensayo ‘Genealogía de la soberbia intelectual’, son evidencia de ello.

La mirada sin concesiones de Serna lo ha llevado, asimismo, a denunciar la corrupción del país a partir del estudio cuidadoso del pasado, como lo muestran las novelas históricas ‘El seductor de la patria’, basada en Antonio López de Santa Anna y ‘El vendedor de silencio’.

En esta, su más reciente novela, el escritor aborda la vida de Carlos Denegri, quizá el periodista más influyente y corrupto de mediados del siglo XX en México. Por esta obra, que se ha mantenido como uno de los libros más vendidos del país desde su publicación, le fue concedido a Serna, por unanimidad, el Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores.

El galardón, sumado al hambre pública que crece por sus textos, es una muestra del reconocimiento y el respeto que Serna ha ganado en el medio literario del país. Un entorno cuyo ‘modus operandi’, paradójicamente, ha sido precisamente objeto de su crítica y una de las razones por las que incluso se ha mostrado hostil. Serna, por ejemplo, no solo ha dicho que tiene pocos amigos en ese entorno, generalmente pequeño y cerrado, sino también se jacta de jamás haber solicitado una beca al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). “Es ridículo que los escritores seamos mimados en un país que no lee”, asegura.

Pese a su postura, ese país que se priva de las letras voltea a ver, con mayor frecuencia y avidez, lo que Serna tiene que decir.

Suscríbete a El Financiero y Businessweek México