La bandera de EU le entra a las guerras culturales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La bandera de EU le entra a las guerras culturales

COMPARTIR

···

La bandera de EU le entra a las guerras culturales

Nike utilizó la bandera de Betsy Ross, utilizada por supremacistas blancos, para un calzado especial, lo que despertó polémica e incluso la protesta de Collin Kaepernick.

Bloomberg Opinion
11/07/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La bandera de Betsy Ross (13 franjas rojas y blancas, 13 estrellas) probablemente no fue diseñada por ella. Su nacimiento no se puede rastrear a una sola persona. En realidad, pertenece a todos los estadounidenses.

Dicha bandera se metió en las guerras culturales con una intención comercial. Nike creó un tenis especial, el Air Max 1 Quick Strike, para celebrar el 4 de julio. La parte posterior del zapato trae la bandera de Betsy Ross. Colin Kaepernick, exmariscal de campo de la NFL, activista y portavoz de Nike, dijo a la compañía que consideraba que la imagen era ofensiva, ya que había sido adoptada por supremacistas blancos, tal vez porque la bandera es de una época en que la esclavitud existía en Estado Unidos.

Nike cambió de rumbo y determinó en un comunicado que iba a “detener la distribución” del tenis “basándose en la inquietud de que podría ofender y desvirtuar involuntariamente el día feriado más patriótico de la nación”.

Los fuegos artificiales comenzaron de manera anticipada.

Kaepernick tiene razón al señalar que esta versión de la bandera se ha utilizado para propósitos más oscuros. Pero ese es un motivo más para que el resto de Estados Unidos se aferre a ella. No porque simbolice la perfección o incluso la verdadera igualdad, no lo hace.

Pero señala el comienzo de un viaje hacia una unión más perfecta que el país aún transita. Elegir una solo una estrella o una franja no es parte de su espíritu.

El exjugador tiene derecho a manifestarse en defensa de sus creencias, al igual que Nike de llevar a cabo sus actividades de la manera que mejor le parezca, y Ted Cruz, senador republicano de Texas, tiene derecho a buscar otra marca, como se ha comprometido a hacer.

Pero la discusión subsecuente ha dado crédito a la idea errónea de que una bandera de las 13 colonias originales es de alguna manera un símbolo de odio.

Esto es incorrecto, así como intentar censurar la bandera de Ross elimina la posibilidad de reclamarla de aquellos que la secuestran con fines malignos. Borrar la historia, ya sea de un libro de texto o del talón de un tenis deportivo, rara vez funciona.

Las banderas de Estados Unidos (desgastadas, manchadas, con cicatrices de batalla) marcan el camino imperfecto del país. Son un catálogo de progreso imperfecto, pero progreso al fin, con derechos restringidos primero y luego ampliados. Los estadounidenses los poseen todos, y todo lo que representan.

*Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños, ni tampoco de El Financiero.