La política debe estar por encima de la economía: López Obrador
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La política debe estar por encima de la economía: López Obrador

COMPARTIR

···

La política debe estar por encima de la economía: López Obrador

En su primera entrevista con un medio internacional desde la elección, el mandatario habla de Trump, Pemex y la (no) recesión.

Bloomberg / John Micklethwait
08/08/2019
Actualización 08/08/2019 - 4:50
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

John Micklethwait (JM): Presidente López Obrador, a veces conocido como AMLO, muchas gracias por hablar con Bloomberg.

Ahora ya es un poco más de un año, desde que fue usted elegido y luego hablaremos de la economía en México.

Pero primero, quisiera empezar con su ruidoso vecino del norte, Donald Trump. Sabemos que ahora México tiene 20 mil efectivos de la Guardia Nacional y que también ha tomado 20 mil buscadores de asilo que han venido a México y que deberían estar en Estados Unidos y el Secretario Pompeo dice: México necesita hacer más.

¿Ven ustedes a Estados Unidos como un aliado o como un golpeador?

Andrés Manuel López Obrador (AMLO): Es un aliado.

Nosotros no apostamos a la política de la fuerza, al autoritarismo. No pensamos que la solución a los problemas tiene que darse con medidas coercitivas, pensamos más en la cooperación, en el desarrollo y es indispensable el buen entendimiento con nuestro vecino, con Estados Unidos, por cuestiones de amistad, de cultura, de comercio, de economía y por cuestiones de geopolítica.

Tenemos 3 mil 180 kilómetros de frontera, si fuésemos un país europeo, en Sudamérica, a lo mejor podríamos procurar otra relación con Estados Unidos. Pero la vecindad nos obliga a entendernos y para eso, lo mejor es la política, que se inventó para evitar la confrontación.

Es buena la relación con Estados Unidos y vamos a procurar que siga siendo buena la relación.

Estamos convenciendo, persuadiendo de que lo mejor para enfrentar el fenómeno migratorio es la cooperación para el desarrollo, el que se pueda ayudar a países de Centroamérica, que se apoye también a México, pero más a Centroamérica para que se impulsen actividades productivas, haya empleo. Muchos desconocen de que la mayor afluencia de migrantes, el mayor número de personas que pasa por México viene de Centroamérica y de países que, por circunstancias especiales, tienen crisis económica, hay faltas de oportunidades de trabajo, hay violencia.

La migración de México a Estados Unidos ha disminuido y va a disminuir cada vez más, lo que hemos estado viendo en los últimos tiempos es un crecimiento de la migración centroamericana.

Entonces, ¿qué es lo que estamos recomendando? Desarrollo de Centroamérica.

JM: Perdón, quisiera interrumpirlo y hacerle una pregunta, el viernes, como usted sabe, Guatemala aceptó ser el tercer país seguro para manejar este tipo de migración de la que usted hablaba, entonces, gente de países como Honduras o El Salvador cuando buscan asilo tienen que buscarlo primero en Guatemala en lugar de ir directamente a Estados Unidos. ¿Usted permitiría que México hiciera lo mismo?

Brett Gundlock

AMLO: Nosotros no hemos aceptado esa propuesta del llamado tercer país seguro, nosotros no podríamos comprometernos a eso, nosotros estamos aplicando un programa de disminución de número de migrantes, con cuidado a los que ingresan, teniendo más vigilancia, de conformidad con nuestra legislación, cuidando los derechos humanos de los migrantes.

No es lo mismo tener un refugio de migrantes en el sur que en el norte; en el sur de México hay menos violación de derechos humanos y en el norte actúan más bandas de la delincuencia y se han dado casos de asesinatos de migrantes.

No queremos eso, por eso estamos teniendo más cuidado en el sur del país y sí está movilizada la Guardia Nacional porque era una necesidad, ya teníamos ese plan desde antes de la amenaza de aranceles.

Nosotros estamos ahora atendiendo el problema de la inseguridad y de la violencia a partir de la creación de esta Guardia Nacional, porque antes la Constitución impedía que el Ejército y la Marina participaran en labores de seguridad pública.

Se logró una reforma constitucional, casi aprobada por unanimidad de todos los partidos, y ahora contamos con el Ejército, con la Marina para atender la demanda de que haya paz en el país, que haya seguridad pública y esto incluye también lo migratorio.

La Guardia Nacional puede, constitucionalmente, ayudarnos en el control de los flujos migratorios con derechos humanos y los resultados han sido buenos, aunque –insisto– lo mejor es atender las causas. La gente no emigra por gusto, lo hace por necesidad.

Yo tengo un sueño que quiero convertir en realidad, va a llegar el día durante mi gobierno que no van a ir mexicanos a trabajar a Estados Unidos, porque el mexicano va a tener trabajo y va a ser feliz donde nació.

JM: Entonces, voy a regresar después al punto de vista de la economía mexicana, pero en este momento, si no le importa, ahorita tienen a Pompeo en Estados Unidos diciendo que no hacen lo suficiente y viene una elección para ellos.

Cuando en 2017 Bloomberg lo entrevistó, acusó usted a Donald Trump diciendo que hacía una campaña de odio contra los emigrantes mexicanos, que no los querían en Estados Unidos. ¿Cree usted que todavía sea cierto esto?

AMLO: Yo creo que, como se dice coloquialmente, le ha bajado.

Cuando yo fui a Estados Unidos el discurso era otro, era más antimexicano. Ahora el Presidente Trump se ha moderado.

JM: Moderado, ¿con los emigrantes mexicanos?

AMLO: Sí, sí, es notorio.

Y se lo agradecemos, a pesar de que se vive en Estados Unidos, lo digo de manera muy respetuosa, en un proceso electoral, también de manera respetuosa, sería conveniente que se resolviera lo de los cuatro años, con la posibilidad de la reelección, porque llega un Presidente en Estados Unidos y trabaja dos años y ya, pasada esa fecha, pasado ese tiempo, empieza a pensar en la reelección y ya empieza lo electoral, empieza la campaña.

Eso es lo que ahora está sucediendo. También, lo digo de manera muy respetuosa, nosotros tenemos seis años sin reelección y nos funciona bien el estar nada más seis años, no reelección y un periodo un poco más amplio.

Ustedes van a tener elecciones en noviembre del año próximo y ya empezaron las campañas. Y esto se vincula —perdón que te diga— con la política migratoria y con otros temas.

JM: Quisiera empujarlo un poquito más, usted ha visto las campañas en donde la gente grita: “regrésenlos, regrésenlos” y Trump es el que hace estas campañas.

Me pregunto ¿qué hubiera hecho Lázaro Cárdenas, Benito Juárez o Abraham Lincoln? Que eran hombres de principios que realmente representaban sus creencias.

¿Usted cree que Donald Trump piensa así?

AMLO: Fíjese, hay paralelismos. Cuando Abraham Lincoln era Presidente en Estados Unidos, México estaba gobernado por Benito Juárez, el mejor Presidente que ha habido en la historia de nuestro país, y hubo buena relación, el Presidente Juárez se entendió con el Presidente Lincoln, le escribió, lamentó mucho su fallecimiento y el Presidente Lincoln era republicano.

JM: Un republicano muy diferente.

AMLO: Sí, pero republicano.

El Presidente Roosevelt se entendió muy bien con el Presidente Cárdenas, el Presidente Roosevelt, sí demócrata, el Presidente Cárdenas extraordinario, el Presidente Roosevelt un titán de las libertades, partidario de la buena vecindad. A pesar de que, por las circunstancias, el Presidente Cárdenas tuvo que nacionalizar el petróleo, hubo respeto de parte del Presidente Franklin Delano Roosevelt.

Ahora, guardadas las proporciones, aunque el Presidente Trump sea republicano y yo tengo una postura política progresista de dimensión social, nacionalista, pienso que podemos entendernos. Nos hemos entendido, aceptando que debe de haber respeto mutuo y hasta ahora no nos hemos faltado al respeto.

Hemos conversado tres, cuatro veces por teléfono y nos hemos entendido. Lo más complicado fue esto último, de la amenaza de aranceles y se llegó a un acuerdo.

Se acaba de hacer una evaluación del acuerdo a los 45 días, vino el señor Pompeo, se reunió con el Secretario de Relaciones Exteriores de México y mostraron su satisfacción, porque estamos cumpliendo.

Nosotros tenemos muy buena amistad también con dirigentes, legisladores del Partido Demócrata; acabamos de recibir a dirigentes del Partido Demócrata.

Les agradecemos mucho a los dirigentes de los dos partidos, a los empresarios estadounidenses, porque le tienen respeto, afecto y han estado manifestando su interés de mantener las relaciones económicas y comerciales con Estados Unidos, y de manera muy clara el gobierno que yo represento ha expresado que estamos a favor del Tratado de Libre Comercio.

Ya nosotros ratificamos el Tratado, casi por unanimidad en el Congreso de nuestro país y ahora depende del Congreso de Estados Unidos, pero consideramos que nos ayuda mucho el Tratado a Estados Unidos y a México.

JM: Si me permite, quisiera hablar de la economía mexicana.

Usted está funcionando muy bien como presidente, tiene 70 por ciento de aprobación, pero a fin de cuentas mucho depende de la economía y usted esperaba que la economía creciera 4 por ciento y esta semana hay preocupaciones porque incluso puede llegar a recesión, los consumidores no compran ya.

¿Cree que México va a entrar en recesión este año?

AMLO: No, no. Vamos bien. Estamos bien y de buenas.

No está creciendo la economía como quisiéramos, pero tampoco hay riesgo de recesión.

Y tenemos otros indicadores que demuestran que está bien la economía; por ejemplo, el peso se ha fortalecido. Es la moneda que más se ha fortalecido en el mundo con relación al dólar.

JM: Eso es absolutamente cierto, lo pueden ver en Bloomberg, ahí tienen los índices.

AMLO: Claro, claro, en Bloomberg se ve todos los días el comportamiento del peso y de todas las monedas del mundo.

Ustedes son una agencia de noticias especializada, seria. Yo consulto a Bloomberg. Me ocupo de asuntos políticos, no soy fanático de la economía, creo que se exageró durante mucho tiempo cuando se elevó la economía a rango supremo y se subordinó todo lo demás. No creo en eso.

Creo que es la política la que debe de coordinar los esfuerzos para el buen funcionamiento de la vida pública, la política, no la economía.

Entonces, hay indicadores como inflación, es más baja la inflación ahora que el año pasado.

Algo que es muy importante: los salarios. Este año, el salario mínimo aumentó 16 por ciento. No había sucedido esto en 36 años.

Y los que están inscritos en el Seguro Social están demostrando tener mejores salarios que en otros años.

Este año, el promedio del salario en el Seguro Social es, en términos nominales, de los más altos, en 10 años.

Entonces, tenemos buenos indicadores. No recesión. Nada que ver con lo que pasó en 1994-1995, ahí comenzó el gobierno de Zedillo con una caída de seis puntos y Zedillo terminó bien su gobierno, incluso admirado por algunos como buen gobernante, como un presidente que manejó bien la economía y las finanzas.

Entonces, vamos bien, vamos a procurar crecer a 4 por ciento, también, preciso, hablé del 4 por ciento en promedio en el sexenio, no lograr el 4 por ciento en un año, tiene que ser un proceso gradual para tener en promedio 4 por ciento, necesitamos crecer en el 24 al 6 por ciento para tener en promedio de cuatro, ¿por qué cuatro? Porque en el periodo que yo llamo neoliberal y en el caso de México neoporfirista, porque esto ya se aplicó, no es nuevo, se aplicó durante 35 años en que gobernó Porfirio Díaz cuando se hizo esta biblioteca y ese elevador. Ahora fueron 36 años de política neoliberal.

Alcanzar el 4 por ciento en promedio en el sexenio será una tarea difícil. Los especialistas económicos consultados por Bloomberg estiman un crecimiento menor a 1 por ciento este año y entre 1 y 2 por ciento en 2020.

Bueno, en los 36 años de la política neoliberal, crecimiento promedio de dos. Nosotros decimos cuatro en el sexenio y pueden decir los técnicos ¿cómo pasar de dos a cuatro en México? Es que antes del periodo neoliberal, durante 50 años, antes de 1983, desde la Revolución, desde los años 40 del siglo pasado hasta el 83 crecimos al 6 por ciento anual, 5 o 6 por ciento anual, hubo un tiempo de crecimiento del 6 por ciento sin devaluación, sin inflación, el milagro mexicano en economía. Eso es lo queremos ahora.

JM: ¿Puede tener un milagro mexicano con las tasas de interés a 8.25 por ciento?

Yo sé que usted ha sido muy bueno en no interferir en Banxico, en el Banco Central, pero con unas tasas de 8.25 por ciento, que son más altas que cualquier otro país, es mucho más difícil.

¿Creen que las tasas de interés son un problema para crecer? ¿Son demasiado altas?

AMLO: Sí, pero mire, soy respetuoso de la autonomía del Banco de México.

Me gustaría que el Banco de México, pero una cosa es lo deseable y otra cosa es lo posible; me gustaría que el Banco de México no solo se ocupara del control de la inflación, que pensara también en el crecimiento y el equilibrio.

JM: ¿Estamos hablando más de crecimiento?

AMLO: Estamos hablando de que en el Banco de México están cuidando más inflación, que no está mal, no está mal. Pero es importante bajar las tasas para alentar el crecimiento.

Ese tema se lo dejamos al Banco de México porque, John, tenemos nosotros mucha confianza en que vamos a lograr no solo crecimiento, sino desarrollo, porque crecimiento, y eso es lo que queremos cambiar y crear nuevos paradigmas; crecimiento es hacer riqueza, pero no necesariamente distribuir riqueza; desarrollo es crecer y distribuir la riqueza.

Entonces, nuestro gobierno lo que está haciendo ahora mejor es la distribución del ingreso. Entonces, aunque el crecimiento sea escaso, poco, hay una mejor distribución de la riqueza, es decir, hay más bienestar.

JM: Mientas que la gente de la izquierda tienden a gastar dinero, más dinero, usted ha seguido la política de austeridad. Algunos de sus críticos dicen que si quieren distribuir la riqueza, el gobierno tiene que pagar más y que a usted le importa más el excedente dentro de su presupuesto y por eso es que la economía no ha crecido, usted ha cortado demasiado los gastos del gobierno.

AMLO: Es que ese es el nuevo paradigma. O sea, estoy escribiendo un libro que se va a llamar “La economía moral”.

El principal problema de México es la corrupción. Ese era el principal problema, porque ahora puedo decir hoy, hoy te puedo decir que ya no hay corrupción tolerada de arriba hacia abajo, porque la corrupción no es parte de nuestra cultura como se llegó a decir.

La corrupción no se da de abajo hacia arriba, se da de arriba para abajo. No hay un negocio jugoso, un acto de corrupción que no lleve el visto bueno del Presidente. Eso ya no existe en México.

Entonces, esa es una ventaja.

JM: ¿Se puede imaginar al presidente -yendo a Brasil- o expresidente, de la misma forma en que fue a la cárcel el presidente Lula de Brasil, cuando habla de corrupción, a los expresidentes?

AMLO: Hacia el futuro, porque antes no era delito grave la corrupción.

En los últimos veinticinco años, el corrupto podía salir de la cárcel pagando una fianza. En el gobierno de Salinas de Gortari, en 1994, se modificó el Código Penal para que no fuese delito grave la corrupción y así se mantuvo, hasta ahora que hicimos una reforma y ya es delito grave la corrupción, pero no solo eso.

JM: Pero, ¿habrá cargos contra Peña Nieto? Y si hubiera cargos, ¿iría a la cárcel como el Presidente Lula?

AMLO: Sí, pero legalmente sería muy complicado, porque desde hace 150 años, desde la segunda Constitución Federal, la Primera Constitución Federal 1824, se establecía que se podía castigar al Presidente por corrupción.

En la Constitución de 1857 se establece que solo por traición a la Patria. Eso mismo continúa en la Constitución de 1917 y se mantiene hasta nuestros días. Hay impunidad constitucional.

Cuando te digo que el principal problema de México es la corrupción es porque todo el andamiaje jurídico estaba hecho para permitir la corrupción.

Entonces, ahora he enviado una iniciativa de reforma constitucional para que el Presidente de México pueda ser juzgado por todos los delitos como cualquier ciudadano. Esos son los cambios que estamos llevando a cabo.

También lo de la austeridad, en efecto, en la izquierda se piensa que austeridad es despedir trabajadores porque la política neoliberal eso representó. Una ocasión platicando con el líder laborista Corbyn, mi amigo Corbyn, me dice: “¿Cómo hablas de austeridad? No entiendo, porque la idea es que austeridad significa ajustar gasto corriente, afectando a los trabajadores”, la austeridad para nosotros los mexicanos se inspira en Juárez que decía que el funcionario tenía que aprender a vivir en la justa medianía, sin lujos.

Entonces, ¿qué pasaba en México? Se gastaba mucho en mantener al gobierno, porque empezando por los presidentes, el avión del expresidente Peña Nieto que se lo dejó comprado el expresidente Calderón, el avión de lujo, está ahora en venta en California, no lo tiene ni el Presidente Trump ese avión. Y no solo eso, aviones, helicópteros de lujo para todos los servidores públicos. Todo eso se terminó.

Entonces, eso es austeridad, los expresidentes de México tenían pensiones que equivalían a más de lo que recibe cualquier expresidente en cualquier parte del mundo; en total, 5 millones de pesos mensuales.

El Presidente de México era cuidado por 8 mil elementos del Estado Mayor Presidencial, un cuerpo de élite.

El Estado Mayor Presidencial ganaba más que los soldados, que los marinos.

Todo eso se canceló. Eso es austeridad.

Los altos funcionarios públicos tenían atención médica privada, costaba 300 millones de dólares al año pagar la atención médica a los altos funcionarios públicos.

JM: Estas son las razones por las que se volvió popular, porque ataca la corrupción, pero hay menos gastos todavía en la economía.

Yo he hablado con mucha gente, gente de la izquierda, la mayor parte que se queda en la izquierda quiere que se gaste más el dinero para hacer ricos a los pobres, pero usted sigue cortando el dinero, el acceso.

AMLO: Arriba es reducir los sueldos, los gastos arriba, para aumentar los sueldos y el apoyo a los de abajo.

Nunca en la historia de México se había destinado tanto dinero a los pobres como ahora, porque la austeridad no es un asunto administrativo, es un asunto de principios, es terminar con los lujos; no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

Entonces, es que no se quede el presupuesto en el gobierno o que no se quede todo el presupuesto en el gobierno, que se dispersen recursos, que se trasladen recursos, que se transfieran recursos a los mexicanos y, sobre todo, a los pobres.

Y esto hacerlo también sin deuda, sin aumentar impuestos, sin crear impuesto nuevos, porque en la izquierda había la idea de que había que aumentar los impuestos, yo no creo que eso en México sea necesario.

Creo que lo fundamental, John, lo fundamental, si me permites es: “Dígame o dime en una frase ¿cuál es el plan?”, y yo te contesto: Acabar con la corrupción.

JM: Pero hay otra más, que les preocupa a los inversionistas.

Ven en México, entienden y aceptan que está combatiendo la corrupción, que están manteniendo el peso fuerte, pero les preocupa acerca de las intervenciones que ha hecho usted, que son más de la izquierda.

Para empezar, detuvo el crecimiento del aeropuerto, canceló también las subastas petroleras, otros ductos petroleros. ¿Qué le va a decir usted a los inversionistas petroleros que ven esto? ¿Pueden confiar en usted, en que no vaya a intervenir en la economía?

AMLO: Que no vamos a intervenir en los contratos, se están respetando, que no se va a cometer ningún abuso, que se respeta y se necesita la inversión extranjera.

Que el caso del aeropuerto tuvo que ver con corrupción, porque se quería construir el nuevo aeropuerto en un lago, es la parte de la ciudad, del Valle de México que más se hunde. Se puede hacer un aeropuerto en el océano, nada más que cuesta mucho hacerlo.

Entonces, era una obra de mala calidad, con riesgos de hundimiento, con sobreprecios, costosísimos o mejor dicho un proyecto muy costoso, oneroso, para hacer dos pistas en el nuevo aeropuerto iban a cerrar dos aeropuertos: el actual aeropuerto y el aeropuerto militar de Santa Lucía; o sea, se iban a construir dos pistas e íbamos a perder tres pistas.

Y lo que había en el fondo es que el actual aeropuerto, que son 600 hectáreas se iba a urbanizar e iban a hacer negocios jugosos al amparo del poder público.

Entonces, dijimos: “No”, pero eso no significa detener el progreso. Primero hubo arreglo con todos, no vamos a quedar a deber ni un peso a los inversionistas, sean accionistas, los que compraron bonos, las empresas contratistas, a todas se les liquida.

Segundo, se va a construir el nuevo Aeropuerto en la Base Militar de Santa Lucía, ¿sabemos cuánto nos vamos a ahorrar por esta decisión? 100 mil millones de pesos. Eso por lo que corresponde al aeropuerto.

Pero mencionabas otro asunto.

JM: También los contratos, las subastas de perforación de pozos, ¿van a permitir que haya más subastas para la perforación de pozos?, ¿van a regresar este año?

AMLO: Sí, es posible, nada más que tiene que haber rendimientos.

¿Sabes qué hicieron? Hubo una reforma energética hace cuatro años y aseguraron que iba a llegar inversión extranjera, dieron contratos, 107 contratos para extraer petróleo, tenían proyectado, hablaron y dejaron escrito en los considerandos de las leyes, de la reforma energética que para ahora íbamos a estar produciendo tres millones de barriles diarios de petróleo. ¿Sabes cuánto se está produciendo, después de que entregaron los contratos? Un millón 680 mil barriles diarios, de tres que ofrecieron que íbamos a tener.

¿Cuántos barriles de petróleo se han extraído con los contratos hasta hoy? 10 mil barriles.

Entonces, ¿qué les digo a los empresarios que tienen los contratos? Se van a respetar, no se cancelan.

Pero no podemos convocar a nuevas rondas, a entregar nuevos contratos si no hay resultados. Esto no es un asunto político, ideológico, es de juicio práctico.

Si producen y cumplen, entonces vemos si continuamos entregando contratos.

Si no hay producción, cómo les entregamos contratos, solo para la especulación financiera, solo para que digan: “Obtuve de México un contrato y puedo, en la Bolsa de Valores, especular financieramente”.

Entonces, son de las explicaciones que estamos dando. También te aclaro que ya hay un plan para recuperar la producción en Pemex, exitoso el plan; ya estamos trabajando en 22 campos petroleros.

Fuente: Brett Gundlock

La caída en la producción petrolera, doy un dato interesante de las calificadoras, que son así como sagradas, ¿no?, que no se pueden tocar. Cuando se estaba cayendo la producción en el gobierno anterior y estaba aumentando la deuda de Pemex, le aumentaron la calificación a Pemex las calificadoras.

Ahora que estamos estabilizando la caída, ya lo logramos, y estamos trabajando en estos 22 campos petroleros, las calificadoras, no sé por qué razón, no están tratándonos bien. Pero nosotros estamos seguros de que ya para finales de este año vamos a empezar a producir más petróleo y vamos a recuperar y a rescatar la industria petrolera.

JM: Quisiera hablar sobre Pemex.

Arturo Herrera, su Secretario de Hacienda, quiere usar parte del dinero del Fondo de Estabilización Petrolera, para comprar bonos de Pemex ¿Apoya usted esto o sería otra cosa que podría añadir estabilidad a Pemex?

AMLO: No quiero yo crear ningún motivo de inestabilidad. Si nosotros utilizamos ese fondo, se puede pensar que hay crisis y nos puede afectar la estabilidad económica y financiera.

En este sentido quiero actuar de manera conservadora.

No hay necesidad de utilizar ese fondo, hay remanentes que tiene el gobierno para, en su caso, fortalecer las finanzas de Petróleos Mexicanos y ya lo estamos haciendo.

Pero no queremos cambios bruscos, porque entonces sí, se generaría desconfianza, habría nerviosismo.

Ahora, han tratado de crear un ambiente de incertidumbre, pero no lo han logrado. México sigue siendo un país muy atractivo para la inversión.

Hay Estado de Derecho, que no había, anteriormente era Estado de chueco, ahora es Estado de Derecho.

Se respetan las leyes. No hay autoritarismo. El Poder Ejecutivo no es el Poder de los Poderes, como era antes.

Tú sabes, John, que el que mandaba en todo en México era el Presidente, ahora no, a pesar de que es un régimen presidencialista somos respetuosos de la autonomía del Poder Legislativo y del Poder Judicial. Eso no se había visto.

JM: Usted ha hablado del Estado de Derecho, pero si observa aquí en la Ciudad de México hay asesinatos que han aumentado en 16 por ciento ¿Cómo va a combatirse la inseguridad?

AMLO: Bueno, ya lo estamos haciendo, primero atendiendo las causas.

¿Qué es lo que pasó en México? Se desató la inseguridad y la violencia porque se abandonó el desarrollo.

Entonces, ahora estamos atendiendo las causas, pero no solo eso, te hablaba yo de la Guardia Nacional, no se podía tener más elementos para cuidar al pueblo porque estaba prohibido.

Entonces, se promovió este cambio constitucional y ahora elementos del Ejército y de la Marina nos están ayudando para garantizar la seguridad pública, no teníamos elementos.

Todos los días, de seis a siete de la mañana, de lunes a viernes, tengo reunión con el Gabinete de Seguridad, yo personalmente recibo el parte, el reporte de todos los delitos que se cometen en el país y tomamos decisiones.

No delego a nadie este asunto, lo estoy atendiendo de manera personal.

Es una asignatura pendiente.

JM: Quisiera hacerle una última pregunta, de sí o no.

Christine Lagarde visitó México y está ahora dejando el Fondo Monetario Internacional, y su amigo Agustín Carstens, que actualmente está encabezando el Banco de Pagos Internacionales, podría aspirar a la jefatura de ese organismo internacional.

¿Va a apoyar al señor Carstens para que sea el nuevo jefe del FMI?

AMLO: Me gustaría, siempre apoyaría a un mexicano, si es especialista en la materia.

Yo no coincido con él en su concepción de política económica, pero lo respeto. Es un profesional de la economía y sobre todo es mexicano.