Nike y Adidas se 'lanzan' contra aranceles de Trump: 'son catastróficos'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nike y Adidas se 'lanzan' contra aranceles de Trump: 'son catastróficos'

COMPARTIR

···

Nike y Adidas se 'lanzan' contra aranceles de Trump: 'son catastróficos'

Las empresas del mundo del calzado ya pagan algunos de los impuestos más altos en Estados Unidos gracias a las tarifas de larga data que en algunos casos superan el 30 por ciento.

Bloomberg / Eben Novy-Williams
20/05/2019
La industria del calzado sería afectada por los aranaceles de la administración de Trump.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Nike, Adidas y otros gigantes del calzado instaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a reconsiderar sus aranceles sobre el calzado fabricado en China y dijeron que la política sería "catastrófica para nuestros consumidores, nuestras empresas y la economía estadounidense en general".

En total, 173 empresas firmaron una carta abierta al presidente de EU, fechada el lunes y publicada en el sitio web de la asociación comercial de la industria. También fue enviada al secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, al secretario de Comercio Wilbur Ross y al director del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow.

"En nombre de nuestros cientos de millones de consumidores de calzado y cientos de miles de empleados, le pedimos que detenga de inmediato esta acción para aumentar su carga fiscal", dijo el grupo. "Su propuesta de agregar aranceles a todas las importaciones de China está exigiendo al consumidor estadounidense que pague la factura. Es hora de poner fin a esta guerra comercial".

La tensión comercial en curso entre Estados Unidos y China se ha intensificado a medida que Trump amenaza con imponer aranceles tan altos como 25 por ciento sobre productos chinos. La semana pasada, la oficina del Representante de Comercio de EU publicó una lista de productos por un valor aproximado de 300 mil millones de dólares que podrían tener mayores aranceles de importación, entre ellos todo tipo de calzado, desde zapatillas hasta sandalias.

Trump discutirá las tarifas con el presidente chino, Xi Jinping, el próximo mes.

Trump ha declarado repetidamente que China pagaría los aranceles, algo que, según sus críticos, es engañoso o incorrecto. A principios de este mes, Kudlow dijo que "ambas partes" pagarán.

"Como industria que enfrenta una factura de impuestos de 3 mil millones de dólares cada año, podemos asegurar que cualquier aumento en el costo de importación de zapatos tiene un impacto directo en el consumidor de calzado estadounidense", según la carta.

Este sentimiento se ha hecho eco en la industria. "No generamos lo suficiente para absorber esto", dijo Michael Jeppesen, presidente de operaciones globales de Wolverine World Wide, que también firmó la carta. "La única forma de hacerlo es pasándolo al consumidor".

La asociación comercial de la industria del calzado, Footwear Distributors & Retailers of America, estima que las tarifas costarían a los clientes de EU un adicional de 7 mil millones de dólares por año. Las compañías dijeron en su carta que esos costos afectarían desproporcionadamente a los individuos de la clase trabajadora.

Los aranceles son un tema especialmente delicado dentro del mundo del calzado porque las empresas de este sector ya pagan algunos de los impuestos más altos en EU gracias a las tarifas de larga data que en algunos casos superan el 30 por ciento. La industria trasladó una gran cantidad de producción a Vietnam en previsión del Acuerdo Transpacífico, que habría permitido la exportación libre de aranceles a Estados Unidos, pero Trump abandonó estas negociaciones.

Aún así, las compañías en la carta varían en su dependencia de China. Nike, por ejemplo, fabricó 26 por ciento de su ropa y 26 por ciento de su calzado en China en el año fiscal 2018. Skechers USA fabrica alrededor de 65 por ciento de sus productos en China, pero EU no importa todos estos productos.

Under Armour, que también firmó la carta, recibe actualmente alrededor de 18 por ciento de sus productos de China, frente al 46 por ciento en 2013. El objetivo de la compañía es reducir esta cifra a tan solo 7 por ciento para 2023.