menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Óscar Yasser Noriega ‘Akira’: un disruptor de los videojuegos en México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Óscar Yasser Noriega ‘Akira’: un disruptor de los videojuegos en México

bulletEste pionero de los medios de videojuegos ayudó a impulsar esa industria en el país y creó una cultura de innovación disruptiva.

Gonzalo Soto Jonathan Ruiz Torre
16/11/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A finales de los años noventa, un joven estudiante de Ciencias de la Computación del Tecnológico de Monterrey tuvo una idea extraordinaria.

Como un gran aficionado a los videojuegos, Óscar Yasser Noriega notó que el creciente número de ‘gamers’ en México carecía de una fuente de información y noticias acerca de ese mundo virtual, que ya se asomaba como una poderosa industria en todo el planeta. En esa época, si alguien deseaba conocer acerca de los próximos lanzamientos, las innovaciones en las consolas, competencias y rumores, debía acudir a publicaciones en inglés, sobre todo estadounidenses y un puñado de británicas, o a sitios y revistas de España.

‘Akira’, como sería conocido Óscar en todo el mundo gamer en México y el extranjero, fundó Atomix, una revista que se convirtió en un parteaguas en los medios de comunicación especializados en videojuegos. Tenía solo 17 años.

La pasión de ‘Akira’ por los videojuegos comenzó muy temprano, según dijo en varias entrevistas, apenas a los seis años cuando sus padres le regalaron un Atari. La vida de este joven oriundo de Zapopan, Jalisco, estuvo ligada de manera permanente a los controles de mando, y su evolución como periodista, emprendedor e innovador fue de la mano de la propia industria en el país.

Atomix se convirtió en un referente absoluto para los amantes de los videojuegos y ‘Akira’ en un ícono, quien desde la publicación o en su programa ‘Atomix TV’, de Canal Once, acercaba a más fanáticos a su mundo.

Pero no puede limitarse la influencia de este personaje al mundo de los videojuegos. ‘Akira’ impactó la cultura en general en México. Cofundó SCLBits, una agencia de marketing digital que colaboró con grandes marcas como Telmex, Coca-Cola o Nike.

Y también ayudó a desarrollar aplicaciones como VideoSelfie y Unda, a través de Pocket Supernova Inc., de la cual fue director y lo llevó hasta Japón para realizar esos proyectos.

‘Akira’ tenía 41 años cuando el COVID-19 cobró su vida. Su muerte causó un sismo en un grupo allegado al que este editor y emprendedor visitaba todos los días, el mundo de los empresarios que contra casi todos los obstáculos fundan compañías de vanguardia tecnológica en México.

La noticia de su fallecimiento pasaba de un chat a otro entre desarrolladores, expertos en código, jefes y socios, fundadores de empresas de análisis de datos. Los ‘nerds’ que ahora son reconocidos y admirados por la sociedad.

También impactó en otras comunidades, como la LGBTQ: “Siempre me dejaste una silla abierta en Nerdcore. ‘Para que pueda luego llevar mis shows’, recuerdo me decías en el 2010. Y vea. Gracias dúd. Gracias por todo. La silla ahora te la guardo yo en el corazón”, escribió en su cuenta de Twitter a sus más de 415 mil seguidores la física transgénero Ophelia Pastrana.

Las tertulias en vivo convocadas por Akira en sus podcast de Nerdcore coqueteaban en ocasiones con una suerte de diálogos socráticos ‘New Age’, centrados en discusiones que tienen poco lugar en México: aquellas relacionadas con alta tecnología y disrupción. La pandemia nos arrebató un promotor de caminos que pudieron llevar a México mucho más lejos.

Pero su legado sigue aquí. Atomix informa diariamente sobre videojuegos a los millones de ‘gamers’ que conforman el mercado más atractivo para esa industria en América Latina y sus lecciones de emprendimiento son un faro para otros disruptores como él. En otras palabras: el ‘high score’ es tuyo, ‘Akira’, bien jugado.

Te recomendamos:

Héctor Zamora: el arte de hacer un ‘muro’ en Nueva York

María Hanneman: la joven virtuosa del piano que ha conquistado al mundo entero

Enrique Serna: el irreverente escritor que ganó el Premio Xavier Villaurrutia