Quisiera que tasas bajaran, pero Banxico decide: AMLO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Quisiera que tasas bajaran, pero Banxico decide: AMLO

COMPARTIR

···

Quisiera que tasas bajaran, pero Banxico decide: AMLO

En entrevista con Bloomberg, la primera que da a un medio internacional como presidente, López Obrador dijo que también le gustaría que el Banco, que hoy se enfoca en su mandato sobre la inflación, velara por el crecimiento económico.

Bloomberg /Nacha Cattan y Eric Martin
29/07/2019
Actualización 30/07/2019 - 4:50
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, las tasas de interés que prevalecen en el país son demasiado elevadas para una economía que se desacelera, aunque siempre será respetuoso de las decisiones que tome el banco central.

Así lo refirió el mandatario en entrevista con John Micklethwait, editor en jefe de Bloomberg, quien cuestionó la posibilidad de que el gobierno mexicano alcance el crecimiento económico deseado en un entorno de tasas tan elevadas.

“El Banco de México está vigilando la inflación. Eso no está mal”, dijo López Obrador. “Pero es importante bajar las tasas para impulsar la economía”.

Incluso, el mandatario barajó la idea de que el Banco de México tenga un mandato dual, como ocurre con otros bancos centrales como la Reserva Federal de Estados Unidos, en el que sus responsabilidades también incluyan velar por un crecimiento económico sostenido.

“Me gustaría que el Banco de México no solo se ocupara de la inflación, que pensara también en el crecimiento y el equilibrio”, mencionó.

El presidente, que durante una entrevista de 50 minutos repitió su promesa de respetar la autonomía del Banco Central, se había abstenido de expresar públicamente una opinión sobre las tasas de interés desde que asumió el cargo. La oficina de prensa del Banco Central de México declinó hacer comentarios.

Otros líderes globales, desde Donald Trump, hasta Recep Tayyip Erdogan, de Turquía, han sido mucho más explícitos al exigir menores costos de endeudamiento para impulsar sus economías a medida que se avecina una desaceleración global.

Eso ha suscitado la preocupación de que toda la idea de la independencia del Banxico, una piedra angular de la gestión económica durante décadas, pueda estar amenazada.

El peso se debilitó después de los comentarios y cayó 0.3 por ciento hasta los 19.11 por dólar, pero luego se recuperó.

Banxico ha mantenido la tasa de referencia en un máximo de una década de 8.25 por ciento, incluso cuando la inflación bajó a menos del 4 por ciento y se acerca a su objetivo permanente de 3 por ciento. El resultado es una de las tasas de interés reales más altas del mundo, lo que ayuda al peso a ser de las monedas más fuertes en este año.

La producción se redujo ligeramente en el primer trimestre. Los números de abril a junio deben presentarse esta semana y la estimación promedio en una encuesta de Bloomberg a economistas es de una segunda contracción trimestral consecutiva.

Dos de los cinco miembros de la Junta de Gobierno del Banxico han sugerido que hay margen para la relajación de las tasas, pero la opinión mayoritaria ha sido que la inflación subyacente sigue siendo demasiado alta.

La curva swaps de tasas de interés de México apunta a un recorte de un cuarto de punto en los próximos tres meses, con una reducción esperada en la tasa de referencia del banco central el próximo 5 de agosto o del 26 de septiembre. También se espera que la Reserva Federal reduzca la tasa de interés estadounidense esta semana.

La economía de México se ha expandido a un ritmo anual de aproximadamente 2.5 por ciento durante el último cuarto de siglo, en línea con sus vecinos del norte, Estados Unidos y Canadá, pero solo alrededor de la mitad del promedio de los mercados emergentes.

Actualmente se pronostica que crecerá a un ritmo de entre 1 y 2 por ciento hasta al menos 2021.

Además de los problemas mundiales, como la desaceleración del comercio y la amenaza de los aranceles de Trump, México se ha visto afectado por una desaceleración en la inversión empresarial con López Obrador, que canceló el Nuevo Aeropuerto Internacional de México de 13 mil millones de dólares y tomó medidas para limitar la inversión privada en la industria energética .

En la entrevista, López Obrador se refirió también al tema petrolero. En particular, destacó que el gobierno federal no entregará más contratos a empresas privadas hasta que los ya firmados rindan frutos en la producción. El mandatario cuestionó que el sector privado demande más rondas de contratos petroleros si hasta ahora no han entregado los resultados prometidos.

“Si producen y cumplen, entonces veremos si continuamos entregando contratos”, señaló.

La actual administración federal frenó la reforma energética de 2014 que abrió la puerta a la inversión privada y que permitió subastas de petróleo competitivas y acuerdos de empresas con Pemex.

Además de no generar más rondas por el momento, el presidente destacó que Pemex no recibirá una inyección de efectivo del Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros (FEIP), incluso aunque la producción de crudo disminuya y las refinerías estén inactivas.

“No quiero crear ningún motivo de inestabilidad”, subrayó López Obrador. “Si nosotros utilizamos ese fondo, se puede pensar que hay crisis”.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) había propuesto previamente transferir alrededor de 7 mil millones de dólares del FEIP a Pemex para reforzar sus finanzas.

El presidente restó importancia a las preocupaciones por la recesión, aunque dijo que la economía no está creciendo como a él le gustaría, pues él quiere distribuir mejor la riqueza.

El presidente López Obrador afirmó que no está de acuerdo con las políticas económicas de Agustín Carstens, pero lo respeta y apoyaría si quisiera postularse para dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Me gustaría, siempre apoyaría a un mexicano si es especialista en la materia”, señaló. “Es un profesional de la economía y, sobre todo, es mexicano”.

Carstens, ahora el jefe del Banco de Pagos Internacionales, fue candidato para ser el director gerente del FMI en 2011, cuando Lagarde fue seleccionada para el puesto

Francia apoyaría a Kristalina Georgieva para que sea la próxima jefa del FMI, ya que la Unión Europea busca acordar un candidato único antes de la fecha límite del 6 de septiembre, según funcionarios familiarizados con la decisión.