¿Un virus extraterrestre? La NASA debe enfocarse en no traerlo a la Tierra
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Un virus extraterrestre? La NASA debe enfocarse en no traerlo a la Tierra

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Un virus extraterrestre? La NASA debe enfocarse en no traerlo a la Tierra

bulletLa NASA lanzará un nuevo rover a Marte en julio, pero aún no ha presentado políticas sobre cómo distribuir de manera segura las muestras devueltas a los científicos.

Bloomberg Opinion / Adam Minter
22/05/2020
La NASA debería reevaluar sus medidas de protección planetaria.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg

Este verano, la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) lanzará un rover (también conocido como astromóvil) diseñado para recolectar muestras de la superficie de Marte y almacenarlas hasta que eventualmente puedan ser enviadas de vuelta a la Tierra.

Cuando lleguen, según un excientífico de la NASA, serán “puestas en cuarentena y tratadas como si fueran el virus del ébola hasta que se demuestre que son seguras”.

Su declaración causó cierta sensación en medios, y es comprensible. En medio de una pandemia, los estadounidenses no están listos para otra importada del espacio. Pero listos o no, Estados Unidos y otras naciones con capacidad espacial deben comenzar a actualizar las medidas de protección planetaria para una nueva era de vuelos espaciales.

En los próximos años, las iniciativas de la NASA en Marte probablemente serán emuladas por otros países. Ambiciosas compañías espaciales privadas están ansiosas por seguir adelante con sus propios robots (y tal vez, eventualmente, humanos). Pautas de seguridad más claras son esenciales tanto para proteger la Tierra como para garantizar que un público cauteloso se sienta cómodo con los próximos pasos de la humanidad hacia el sistema solar.

Nadie sabe, por supuesto, si hay vida en otras partes del universo. Sin embargo, desde mediados de la década de 1950, científicos pensaban en maneras de evitar que formas de vida extraterrestres contaminaran la Tierra (y viceversa).

En 1967, el Tratado del Espacio Ultraterrestre codificó un consenso de que los Estados miembros deberían evitar “cambios adversos en el medio ambiente de la Tierra como resultado de la introducción de materia extraterrestre”. Cuando los astronautas del Apolo XI regresaron de la Luna en 1969, fueron sellados de inmediato en una cámara de descontaminación durante tres semanas, en caso de que hubieran transportado microorganismos lunares a Houston.

En los años siguientes, las pautas de protección planetaria fueron actualizadas gradualmente. El Comité de Investigaciones Espaciales (o COSPAR), un grupo de investigación global, ideó protocolos no vinculantes para varios tipos de misiones y solicitó sabiamente que cualquier “entidad replicante no terrestre”, es decir, una forma de vida, permaneciera contenida en el aterrizaje. En la NASA, la Oficina de Protección Planetaria asegura que siguen estas y otras pautas al planificar nuevas misiones.

Si bien estas reglas funcionaron lo suficientemente bien cuando la NASA se centraba principalmente en proteger otros planetas, están resultando incompletas u obsoletas en una era de misiones únicas como el regreso de la muestra de Marte.

En 2018, una revisión de la Academia Nacional de Ciencias indicó que “no parecía haber una base científica sólida” para algunas de las reglas de protección planetaria de la agencia. E incluso mientras se prepara para lanzar el nuevo rover a Marte en julio, la NASA aún no ha presentado políticas sobre cómo distribuir de manera segura las muestras devueltas a los científicos.

Entretanto, las compañías espaciales privadas tienen cada vez más la tecnología y la ambición de hacer sus propias visitas a Marte. Elon Musk, fundador de SpaceX, dice que espera enviar una misión tripulada allí en 2024.

Si la compañía logra cumplir con ese plazo poco probable, podría evitar por completo los requisitos de protección planetaria. Por el momento, ninguna agencia federal tiene jurisdicción para autorizar y supervisar tal misión. Entre otros problemas, esa brecha regulatoria deja a Estados Unidos fuera del cumplimiento del Tratado del Espacio Ultraterrestre.

Abordar estos problemas es esencial, y no solo para evitar La amenaza de Andrómeda en la vida real. Por un lado, los pasos tomados por EU ahora serán adaptados por COSPAR y se convertirán en un estándar global no vinculante, que debería ayudar a garantizar que esta nueva era espacial sea segura. Al mismo tiempo, es probable que un público marcado por el coronavirus desconfíe de cualquier misión espacial que requiera estrategias de contención a un nivel tipo ébola.

Si la NASA y otras personas de la nave espacial quieren asegurar a las personas que no deberían preocuparse por el ébola marciano, deben demostrar que sus esfuerzos de seguridad son tan seguros como su ingeniería.

Para empezar, la NASA debería reevaluar sus medidas de protección planetaria a la luz de los recientes avances tecnológicos y asegurarse de llenar cualquier vacío. También debería establecer un foro permanente dedicado a actualizar esas políticas a medida que las circunstancias lo justifiquen.

La imposición de requisitos de seguridad a las empresas espaciales privadas es un tema complicado que en última instancia requerirá medidas del Congreso. Pero mientras tanto, la NASA debería vincular el cumplimiento de la protección planetaria con la elegibilidad para contratos federales.

No se sabe cuándo y dónde surgirá la próxima pandemia. Pero con un poco de cuidado, la NASA y sus socios pueden garantizar que no será extraterrestre.

*Adam Minter es columnista de opinión de Bloomberg.

*Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial, de Bloomberg LP y sus dueños. Ni de El Financiero.