Afirman que el sector industrial en México ya está en recesión
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Afirman que el sector industrial en México ya está en recesión

COMPARTIR

···

Afirman que el sector industrial en México ya está en recesión

Expertos advierten que esto provocará un retroceso en la posibilidad de generar crecimiento económico vigoroso en el corto plazo, por lo que se requiere de inversión pública y privada.

Leticia Hernández
16/07/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Al menos en el sector industrial ya se puede afirmar que se encuentra en recesión, tras el desplome que registró en mayo pasado, lo que apunta a una mayor debilidad en la economía y aumenta el riesgo que presente una contracción en el segundo trimestre.

“La recesión del sector industrial es una realidad innegable que requiere una visión de política económica diferente. No únicamente se observan ocho meses consecutivos de caídas a tasa anual, además es evidente que la fuerza de la contracción aumenta”, dijo José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Advirtió que uno de los costos más elevados de la recesión industrial es estructural, ya que la caída en su capacidad potencial se traduce en un retroceso en la posibilidad de generar crecimiento económico vigoroso en el corto plazo; para lograrlo se requerirá de un proceso de inversión pública y privada robusto que deje atrás las restricciones.

A la situación interna de la industria se debe agregar la desaceleración del ciclo industrial en Estados Unidos, la cual comenzó a finales del 2018 y afectará con mayor fuerza a la economía mexicana durante el segundo semestre, apuntó el director del IDIC.

La producción industrial en mayo registró una caída anual de 3.14 por ciento, la más severa en diez años, desde octubre de 2009, según los registros del INEGI.

“Este comportamiento permite anticipar cifras negativas o muy reducidas en el crecimiento del IGAE y del PIB que serán publicados hacia fines del mes”, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), en su último reporte semanal.

La probabilidad de que la economía mexicana esté en recesión es de 70 por ciento, estimó Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA en México. Si esto se confirma, dijo, es importante generar mayor certidumbre para reactivar la inversión.

Economistas de Bank of America Merril Lynch (BofA) señalaron recientemente que México ya se encuentra en una recesión técnica.

La definición de recesión técnica es cuando se registra una contracción del PIB por dos o más trimestres consecutivos. En el primer trimestre del año la economía cayó 0.2 por ciento y BofA anticipa una caída de 0.4 por ciento para el segundo trimestre.

Para Ernesto O’Farril, presidente de Bursamétrica, es muy probable que el IGAE de mayo sea negativo y con ello sería el segundo mes del segundo trimestre contrayéndose, “con los datos que nos han arrojado los pronósticos, es muy probable que todo el segundo trimestre sea inferior al primero”.

Explicó que los datos publicados hace unos días, de la producción industrial y el empleo formal, fueron más pesimistas a lo esperado, y revelan que la deteriorada situación de la economía nacional es más pronunciada y apunta a una fase de contracción.

Gabriela Siller, directora de análisis económico en Banco Base, dijo que ajustará a la baja su estimado de crecimiento económico para el segundo trimestre, luego de los datos de destrucción de empleo en junio reportados por el IMSS.

“Vemos dos escenarios posibles, pero con la publicación del IMSS de la destrucción de empleos es más probable que veamos una recesión”, mencionó.

El banco brasileño Itaú ve una probabilidad de 35 por ciento a que la economía mexicana entre en un periodo recesivo, mientras que Grupo Financiero Ve por Más asignó una probabilidad de 30 por ciento a este escenario.

Alejandro Saldaña, economista en jefe de Ve por Más, explicó que si bien los riesgos se han acentuado y con ellos los riesgos de que la economía pueda incurrir en una recesión, el grupo no ha ajustado sus pronósticos debido a que están a la espera de una normalización del gasto público en los próximos meses, situación que podría ayudar al consumo y a la dinámica interna de la economía.

Con información de Jeanette Leyva, Jassiel Valdelamar y Rubén Rivera