Aranceles a México serán pagados por las familias estadounidenses: Cámara de Comercio de EU
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aranceles a México serán pagados por las familias estadounidenses: Cámara de Comercio de EU

COMPARTIR

···

Aranceles a México serán pagados por las familias estadounidenses: Cámara de Comercio de EU

La cámara está explorando cuestiones legales, dijo Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo y director de Políticas de la Cámara de Comercio de EU.

Reuters
31/05/2019
Actualización 31/05/2019 - 17:31
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos señaló que los aranceles de 5 por ciento a los productos provenientes de México anunciados por Donald Trump el jueves son un movimiento equivocado, pues estos serán pagados por las familias y empresas estadounidenses.

Un arancel del 5 por ciento sobre los bienes importados de México, que el año pasado totalizó en 346.5 mil millones de dólares, daría lugar a un aumento impositivo potencial para las empresas y consumidores estadounidenses de 17 mil millones de dólares, según cifras del organismo.

En un comunicado, Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo y director de políticas de la Cámara de Comercio de EU, agregó que con esta medida no se está haciendo nada para resolver los problemas reales en la frontera.

"En cambio, el Congreso y el presidente deben trabajar juntos para resolver los graves problemas en la frontera".

Además, esa cifra se vería eclipsada por los 86 mil millones de dólares que pagarían los estadounidenses si las tarifas llegan el tope de 25 por ciento con el que amenazó Trump.

El comercio con México, que recientemente se convirtió en el principal socio comercial de Estados Unidos, apoya el crecimiento económico y el empleo en todos los estados. Las empresas, los trabajadores y las familias en los siguientes estados serán los más afectados por esta nueva acción: Texas, Michigan, California, Illinois, Ohio y Arizona.

Trump dijo que impondrá aranceles graduales el 10 de junio a México si no detiene el flujo de inmigración ilegal desde Centroamérica a Estados Unidos, declaraciones que afectaron a los activos financieros mexicanos y a bolsas internacionales.

Por otra parte, la Cámara de Comercio está buscando maneras de desafiar los aranceles de Washington a productos mexicanos, incluidas opciones judiciales, dijo este viernes el funcionario del influyente grupo de cabildeo empresarial, parte de una respuesta de muchos sectores económicos al plan del mandatario estadounidense.

La cámara está explorando cuestiones legales y manteniendo las opciones abiertas, dijo Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo y director de políticas de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

"No tenemos más remedio que buscar todas las opciones disponibles para responder", dijo Bradley a periodistas este viernes.

Otros grupos empresariales también han criticado la medida, diciendo que supondrá un costo para las empresas estadounidenses, los agricultores y los consumidores, que ya han sido los más afectados por la disputa comercial con China.

Jay Timmons, presidente y CEO de la Asociación Nacional de Fabricantes de EU, instó al Gobierno de Donald Trump y al Congreso de Estados Unidos a trabajar juntos en una solución legislativa integral al sistema de inmigración.

Agregó, que deben de trabajar juntos, pues "el problema no se resolverá solo culpando a otros países".

Indicó que entrelazar los difíciles asuntos comerciales, arancelarios y de inmigración crea un "cóctel de políticas Molotov" y que los trabajadores de manufactura de ese país no deberían verse obligados a sufrir debido a la falla en arreglar el sistema de inmigración.

“Estas tarifas propuestas tendrían consecuencias devastadoras para los fabricantes en Estados Unidos y para los consumidores estadounidenses. Hemos llevado nuestras preocupaciones a los niveles más altos de la administración y les instamos a que consideren cuidadosamente el impacto de esta acción en las familias trabajadoras de todo el país. Los fabricantes han estado trabajando arduamente para asegurar la aprobación del Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, y lo último que queremos hacer es poner en peligro ese acuerdo histórico y los 2 millones de empleos de fabricación que dependen del comercio de América del Norte", dijo.