México tiene su 'Día D'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México tiene su 'Día D'

COMPARTIR

···
menu-trigger

México tiene su 'Día D'

bullet'Las conversaciones con México se reanudarán con el entendido de que, si no se llega a un acuerdo, los aranceles del 5 por ciento comenzarán el lunes', dijo el presidente estadounidense Donald Trump.

Bloomberg / Josh Wingrove , Justin Sink y Anna Edgerton
05/06/2019
Actualización 06/06/2019 - 4:50
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este miércoles que las negociaciones en la Casa Blanca con representantes del Gobierno mexicano progresaron, pero “no lo suficiente”, por lo que apuntó que este jueves se reanudarán las discusiones y, de no llegar a un acuerdo, comenzarán aplicarse los aranceles a bienes de México el próximo lunes.

"Las discusiones de inmigración en la Casa Blanca con representantes de México han terminado por hoy (miércoles). Hubo progreso, pero ni de cerca es lo suficiente!", tuiteó el mandatario estadounidense.

El presidente del país vecino siguió el hilo del mensaje en su cuenta de Twitter:

".... Conversaciones con México se reanudarán mañana (este jueves) con el entendido de que, si no se llega a un acuerdo, los aranceles del 5 por ciento comenzarán el lunes, con incrementos mensuales gradualmente. ¡Cuanto más altas sean las tarifas, mayor será el número de empresas que vuelvan a Estados Unidos!", continuó Trump.

Una delegación mexicana, encabezada por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunió en la Casa Blanca durante aproximadamente 90 minutos con funcionarios estadounidenses, entre ellos el vicepresidente Mike Pence; el secretario de Estado, Michael Pompeo y el secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan. Trump, que está viajando por Europa, no estaba en la reunión.

El canciller mexicano dijo en una conferencia de prensa, posterior a la reunión, que no discutieron las tarifas durante la reunión, sino que se centraron en la migración. Añadió que no sabía cuánto tardarían las negociaciones.

"Somos optimistas porque tuvimos una buena reunión con posiciones respetuosas de ambas partes", dijo Ebrard. "Tuvimos la oportunidad de explicar nuestro punto de vista".

Detalló que se trató de una reunión cordial, “donde cada quién defendió con argumentos, con firmeza, sus puntos de vista, y al final se acordó que este jueves sigan la conversaciones”.

El mes pasado, Trump anunció aranceles del 5 por ciento sobre todas las importaciones de México a menos que el país tome "medidas decisivas", según lo juzgue su administración, para detener a los migrantes que ingresan a Estados Unidos.

Expuso que los aranceles comenzarán el 10 de junio y aumentarán gradualmente hasta alcanzar el 25 por ciento el 1 de octubre. México es la segunda fuente de importaciones de Estados Unidos después de China.

Dijo que se plantearon varios asuntos que deben tratarse con más cuidado y detalle para tratar de acercar las posiciones, “como ocurre en cualquier negociación”.

Ebrard Casaubón explicó que “lo que está buscando el gobierno de Estados Unidos son medidas que tengan efecto a corto plazo, mientras que de parte de México la postura es que hay que tomar medidas no sólo en lo inmediato y no sólo punitivas, para que esto tenga una solución posible. No está fácil, pero hay que ser optimistas”.

Informó que la reunión de este jueves “será por varias horas, aunque, de momento, no se sabe quiénes estarán en el encuentro por parte de Estados Unidos, aunque al menos estará el equipo de Mike Pompeo”.

Siete exembajadores de Estados Unidos en México manifestaron su rechazo a la decisión del presidente Donald Trump de imponer aranceles, pues “dañar la economía de México dañará su capacidad para enfrentar los flujos de migrantes, así como el crecimiento económico que contribuyó a la migración ‘neta cero’ de México a Estados Unidos hoy”.

En un artículo publicado por la cadena CNBC, los exfuncionarios exhortaron a desvincular el comercio y la migración, y encontrar vías para abordar los problemas reales en torno a la migración centroamericana.

“Como exembajadores de Estados Unidos en México, instamos a estos líderes a desvincular el comercio y la inmigración. De lo contrario, nos enfrentamos a un perder-perder”, escribieron los diplomáticos John Negroponte, James Jones, Jeffrey Davidow, Antonio Garza, Carlos Pascual, Earl Anthony Wayne y Roberta Jacobson.

El texto se publica en el marco de las negociaciones entre México y Estados Unidos para evitar que se apliquen las medidas arancelarias a productos provenientes desde México, por lo que los exembajadores destacan también el riesgo que representa poner en peligro la aprobación del T-MEC.

“Si Estados Unidos y México inician un duelo de aranceles, ambos reenfocarán la atención en la construcción de la prosperidad. El presidente del Comité de Finanzas del Senado republicano, Chuck Grassley, y otros, señalan que imponer aranceles podría poner en peligro la aprobación del Acuerdo entre EU-México-Canadá (T-MEC) para modernizar el TLCAN. Las empresas estadounidenses, los agricultores y los trabajadores perderían un conjunto actualizado de reglas comerciales”, alertaron.

Hasta ahora, la Casa Blanca ha sido vaga acerca de lo que Trump, el "hombre arancelario", espera que México haga para evitar aranceles.

Pero el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, ofreció lo que parecía ser una apertura en las negociaciones del miércoles, y dijo que es posible que las tarifas no tienen que entrar en vigencia si México cumple con tres condiciones, incluida la de mantener a los solicitantes de asilo estadounidense en tierra mexicana.

"Lo más importante es que el gobierno mexicano se lleve a los solicitantes de asilo", dijo Navarro en una entrevista el miércoles en Bloomberg TV en Washington.

El número de detenciones y personas a las que se les negó la entrada a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos ha aumentado constantemente.

Más de 144 mil personas fueron detenidas luego de cruzar ilegalmente la frontera sur en mayo o se les negó la entrada a los Estados Unidos, anunció Aduanas y Protección Fronteriza el miércoles.

Eso es lo máximo en un solo mes en al menos cinco años; el número ha crecido cada mes desde enero.

La mayoría de las detenciones son familias o niños que viajan solos, presionando a un sistema de inmigración de Estados Unidos que ha luchado para detenerlos humanitariamente.

La Casa Blanca ha dicho que es una emergencia y exigió que México acepte a los solicitantes de asilo, intensifique las patrullas de su propia frontera sur y fortalezca los puestos de control a lo largo de la ruta que viajan los migrantes.

Los legisladores republicanos se han pronunciado en contra de los aranceles de México y están presionando por un acuerdo.

El líder en el Senado, Mitch McConnell, dijo que Trump debería retrasar las tarifas hasta que él personalmente pueda presentar su caso ante los legisladores.

La amenaza arancelaria también puso en duda el futuro de la actualización de Trump del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, un logro clave de su primer mandato.

El nuevo pacto comercial, llamado acuerdo entre Estados Unidos, Canadá y México (T-MEC) ya estaba en riesgo de estancarse en el Congreso. La administración de Trump quiere que pase por el verano.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, encabezó las conversaciones con los demócratas del Congreso a principios de este año para poner fin a un cierre del gobierno, solo para que Trump dijera más tarde que "no se había avanzado mucho".

El gobierno permaneció cerrado hasta que Trump cedió a su demanda de que el Congreso proporcionara más dinero para construir un muro fronterizo.

Con información de Susana Guzmán.