menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México perderá su grado de inversión en 2021, según el 60% de encuestados por BofA

COMPARTIR

···
menu-trigger

México perderá su grado de inversión en 2021, según el 60% de encuestados por BofA

bulletLa mayoría de los consultados hizo ese pronóstico, mientras que 23% predijo que ese hecho ocurrirá en este mismo año.

Guillermo Castañares
14/04/2020
Actualización 14/04/2020 - 13:34
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El 60 por ciento de los gestores de fondos encuestados por Bank of America (BofA) considera que México perderá su grado de inversión hacia finales de 2021.

“Las opiniones sobre México y Argentina son menos optimistas: 60 por ciento cree que México perderá su calificación de grado de inversión por 2021 (el más rápido desde que hicimos la pregunta por primera vez el 19 de enero)”, comentó la firma.

Por otra parte, el 23 por ciento considera que será en este año cuando México pierda ese grado. De esa cifra, el 60 por ciento considera que esto se deberá al nuevo coronavirus, mientras que el 27 por ciento lo atañe a la importante desaceleración de Estados Unidos que terminará de impactar a México debido a la estrecha relación comercial.

El resto de encuestados considera como alarmantes las decisiones del Gobierno, así como las bajas en la calificación de Petróleos Mexicanos (Pemex) de S&P y Fitch y la posibilidad de enfrentar gravámenes adicionales por parte de EU.

Los encuestados señalaron que el Banco de México (Banxico) continuará con los recortes a la tasa de interés para dejarla entre 4.5 y 5.5 por ciento en 2020.

En tanto, para Argentina el panorama luce más retador, pues el 77 por ciento consideran que su situación se deteriorará más.

Para la región de Latinoamérica, 60 por ciento también considera que la recuperación será lenta y en forma de U, mientras que el 80 por ciento de los gestores de fondos de inversión creen que la inflación en la región disminuirá como consecuencia de los 'shocks recientes' del COVID-19 y la caída en los precios del petróleo.