Nuevas medidas del Gobierno de AMLO ponen 'freno' al desarrollo de energías renovables
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nuevas medidas del Gobierno de AMLO ponen 'freno' al desarrollo de energías renovables

COMPARTIR

···
menu-trigger

Nuevas medidas del Gobierno de AMLO ponen 'freno' al desarrollo de energías renovables

bulletLa actual administración está modificando las reglas para obtener créditos de energía limpia que, a decir de expertos consultados por Bloomberg, apuntalan a la CFE, pero no permiten que otras empresas compitan en este ámbito.

Bloomberg /Justin Villamil
18/11/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente Andrés Manuel López Obrador está revolcando un sistema para alentar el desarrollo de energía renovable, en otro golpe a los esfuerzos para atraer inversiones privadas al sector energético del país.

El Gobierno federal está cambiando las reglas para los créditos de energía limpia, de modo que las represas hidroeléctricas envejecidas operadas por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) califiquen. La medida, dicen los críticos, diluye el valor de los créditos inicialmente destinados a nuevos parques eólicos y solares.

Es el último paso de la administración de López Obrador en crear incertidumbre para los inversionistas que presionan para hacer negocios en México. En febrero, el Gobierno canceló una subasta de energía que se esperaba atrajera a titanes del sector, incluidas la italiana Enel y la francesa Engie. Durante meses, la administración estuvo enfrentada con la compañía del empresario Carlos Slim por las tuberías de gas natural.

Los cambios en los créditos de energía limpia son “un duro golpe para las perspectivas de inversión privada en lo que hasta hace poco era el mercado de energía renovable más atractivo de América Latina”, asegura James Ellis, analista de Bloomberg New Energy Finance.

Julio Valle, de la Asociación Mexicana de Energía Eólica, afirma que permitir a las plantas viejas operadas por la CFE calificar para créditos podría obstaculizar los esfuerzos para crear mercados competitivos y promover la energía limpia. La organización está considerando acciones legales, destacó Valle.

En un comunicado, la Secretaría de Energía (Sener) informó que el cambio tenía la intención de “establecer un campo de juego nivelado al incluir la energía hidroeléctrica”. Un portavoz no respondió a una pregunta sobre si el movimiento dañaría el desarrollo eólico y solar.

Las empresas que podrían verse afectadas por el cambio incluyen filiales de Enel, Engie y la española Iberdrola, que obtienen créditos bajo el programa.

El programa de energía limpia de México otorga créditos a las centrales eléctricas por cada megavatio-hora que producen. Se pueden vender a grandes usuarios de electricidad a los que el gobierno exige comprar una cierta cantidad de energía renovable, creando un flujo de ingresos adicional para los parques eólicos y solares.

La concesión de créditos a las antiguas plantas hidroeléctricas inundará tanto el mercado que serán prácticamente inútiles para estimular el desarrollo, consideran los críticos.

“Estaban destinados solo para nuevos proyectos. Entonces, si vas a otorgarlos retroactivamente a proyectos antiguos, ¿cuál es realmente el propósito?”, explica Lisa Viscidi, directora de energía, cambio climático e industrias extractivas en el Diálogo Interamericano en Washington.

Parece que una razón clave para el cambio es que López Obrador quiere usar los créditos para ayudar a rescatar a la empresa de servicios públicos, puntualiza Viscidi.

Si bien el presidente ha dicho que quiere reducir la dependencia de México del gas estadounidense, eso está pasando a un segundo plano para apuntalar a CFE, asegura.

“Ha habido un retroceso progresivo de la parte de la reforma energética que favoreció a las energías renovables”, detalla Viscidi. “Poco a poco, ha estado minando el sector de las energías renovables”.